2016: año de inflexión uruguayo

Lo novedoso es el FA en el gobierno sin mayoría propia en una cámara
El 2016 es un año de inflexión en el mundo y un año de inflexión en la comarca. Un punto clave es la pérdida de la mayoría parlamentaria por parte del Frente Amplio en su tercer gobierno. Hecho novedoso que obliga al Frente Amplio a replantear su lógica de funcionamiento político en general y de su funcionamiento parlamentario en particular.

En los últimos 75 años es cuando Uruguay vive dos períodos largos de poliarquía plena, interrumpidos más o menos a la mitad por los 12 años de dictadura. En esos 75 años se han sucedido 15 períodos de gobierno, 13 de ellos completo, uno interrumpido por el golpe militar y uno en desarrollo. En esos 15 periodos la titularidad del Poder Ejecutivo (presidente de la República o mayoría del Consejo Nacional de Gobierno) correspondió en 9 oportunidades al Partido Colorado, 3 al Partido Nacional y 3 al Frente Amplio. De ellos corresponden al viejo formato bipartidista 7 gobiernos: 4 colorados y 2 blancos, y al formato tripartidista, o neo bipartidista 3 colorados, 1 blanco y 3 frenteamplistas.

En total el partido titular del Ejecutivo contó ocho veces con mayoría parlamentaria propia: cuatro el Partido Colorado (1942, 1950, 1954 y 1966), una el Partido Nacional (1958) y tres el Frente Amplio (2004, 2009 y 2014) (2). Como se observa, las cinco veces de mayoría tradicional ocurrió bajo el formato bipartidista y las tres de mayoría frenteamplista en el nuevo formato que va del tripartidismo al nuevo bipartidismo (3). De estas ocho veces que el partido titular del Ejecutivo logró mayoría en las urnas, en la mitad (cuatro) las perdió en el curso de la legislatura:

Uno. En la de 1954, al segundo año se produce la ruptura entre "La Lista 15" y "La Lista 14"; el Ejecutivo liderado por Luis Batlle no reconstruyó la mayoría y gobernó el resto del periodo mediante acuerdos puntuales en ambas cámaras.

Dos. En la de 1958, entre el segundo y el tercer año el Partido Nacional pierde la mayoría en la Cámara de Representantes por la desvinculación de dos diputados que van hacia la construcción de dos proyectos diferentes de unidad de las izquierdas (Collazo al Fidel y Erro a la Unión Popular). Buscó acuerdos puntuales en la rama baja.

Tres. En la de 1966 el Partido Colorado pierde la mayoría en ambas cámaras con las disidencias de los grupos de Michelini, Roballo y Vasconcellos, pero reconstruyó la mayoría con el apoyo de casi todo el Partido Nacional.

Cuatro. En la de 2014 el Frente Amplio acaba de perder la mayoría en la rama baja.

Ha habido siete gobiernos sin mayoría parlamentaria propia del partido titular del Ejecutivo, dos en el formato bipartidista y los cinco siguientes en el nuevo formato. De la época bipartidista, el Partido Colorado no obtiene mayoría en 1946 y gobernó con pactos puntuales de carácter legislativo, donde la Unión Cívica, o el Partido Nacional Independiente o el propio Partido Nacional (herrerista) aportaron los votos faltantes. El Partido Nacional tampoco logra mayoría en 1966, y además se fractura temporalmente en el Senado, con lo que busca acuerdos puntuales, en particular con el Partido Demócrata Cristiana o con el grupo de Michelini.

Desaparecido el viejo bipartidismo se suceden cinco gobiernos sin mayoría parlamentaria propia:
En 1971 -en un periodo de poliarquía limitada y semipoliarquía- el Partido Colorado forma una mayoría de arquitectura variable que finalmente desemboca en una coalición con la minoría nacionalista (Echegoyen, Heber, Beltrán).

En 1984, el Partido Colorado se apoya primero en la Concertación con el Partido Nacional, la Unión Cívica y el Frente Amplio, y luego en entendimientos significativos con los dos primeros.

En 1989 el Partido Nacional, y en 1994 el Partido Colorado, establecen coaliciones de gobierno de diferente formato y duración. En ambos casos, el gobierno contó con respaldo parlamentario mayoritario.

En 1999 la Presidencia de la República es obtenida por una coalición electoral y de gobierno explícita conformada por el Partido Colorado y el Partido Nacional. Ello plantea la duda de si se está ante un Poder Ejecutivo sin mayoría parlamentaria propia (porque no la tiene el partido al que pertenece el presidente) o un Poder Ejecutivo con mayoría parlamentaria propia producto de la coalición electoral triunfante. A efectos sustantivos, el apoyo parlamentario mayoritario se mantiene todo el periodo.

Una primera conclusión es que en 75 años la falta de mayoría parlamentaria propia es más la regla que la excepción. Y una segunda conclusión es que la construcción de mayorías no tiene un patrón único, sino que en cada oportunidad se han ensayado formas y caminos diferentes. Lo realmente novedoso, el punto de inflexión, es que por primera vez el Frente Amplio se encuentra en la titularidad del gobierno sin una mayoría propia en una de las cámaras.

1)Catedrático de Sistema Electoral de la Universidad de la República (Facultad de Ciencias Sociales, Instituto de Ciencia Política).
2) Para evitar confusiones, al periodo de gobierno y a la Legislatura respectiva se las menciona por el año de la elección que les dio origen.
3) Formato bipartidista se considera cuando el Número Efectivo de Partidos (en la formulación de Taagapera & Lakso) es igual o inferior a 2.5 y superior a 1.5.

Acerca del autor