48 horas

En dos días como presidente electo Tabaré Vázquez demostró que se acabó el tiempo de cogobernar con el comité de base ampliado y habrá un jefe de Estado

“Si ustedes quieren eso yo también lo quiero” dijo con determinación el ex presidente de Estados Unidos George W Bush mirando a los ojos a su par uruguayo Tabaré Vázquez durante una histórica reunión que los mandatarios y varios de sus más cercanos colaboradores mantuvieron en la mañana del 4 de mayo de 2006 en el Salón Oval de la casa Blanca. “Eso” era un tratado de Libre Comercio (TLC) que la principal potencia económica  mundial estaba dispuesta a conceder a un país remoto y pequeño como Uruguay. ¿Por qué extraña razón una nación que entonces  estaba en guerra  tuvo tamaño gesto? Vázquez, el primer presidente de izquierda uruguayo, representaba una lumbrera de sensatez y pragmatismo en una región con gobernantes populistas y hostiles con Washington ( Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, el kirchnerismo en Argentina en su apogeo).


En aquella reunión – que duró 47 minutos y en la que se supo años después Vázquez pidió apoyo a Bush para una eventual conflicto bélico con Argentina por la instalación de la planta de celulosa de la ex Botnia - participaron la secretaria de Estado Condoleezza Rice, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental Thomas Shannon, el máximo responsable del Consejo de Seguridad nacional Stephen Hadley y el representante de esa oficina para el Hemisferio Occidental, Dan Fisk.
Vázquez estuvo acompañado por los entonces ministros Danilo Astori (Economía), Jorge Lepra (Industria),  Reinaldo Gargano (Relaciones Exteriores) y el embajador Carlos Gianelli.

Como periodista de El Observador cubrí aquella histórica visita y puedo dar fe que el extinto canciller debió ingerir algo de alcohol para soportar el mal trago que suponía para un socialista ortodoxo de toda la vida pisar terreno imperialista. Como se sabe la concreción de un TLC naufragó por la oposición de parte del Frente Amplio alineada con Gargano y aquello quedó diluido en un tratado de protección recíproca de comercio e inversiones.


La reseña de marras no es antojadiza y puede ayudar a ponderar los primeros movimientos de Vázquez apenas 48 horas después de haber arrasado en las urnas e ingresado no solo en el selectísimo grupo de los dos veces presidentes de la República sino de ser el mandatario electo con mayor cantidad de sufragios directos de la historia uruguaya. ¿Qué hizo el electo presidente para de entrada demostrar que en  su gobierno mandará él y no habrá lugar a cabildeos como sucedió infinidad de veces con la vacilante y anárquica gestión de josé Mujica? El tupamaro acabará su gestión con una enorme popularidad pero escasísimos logros medidos en relación al dinero y el apoyo político del que dispuso.
Vázquez dio la orden de que el 1º de marzo mismo se envien al Parlamento varios proyectos de ley para impulsar medidas clave como un plan de obras de infraestructura  el Sistema de cuidados de ancianos y la creación de 300 guarderías en asociación con privados.
 
A las ya conocidas nominaciones de Danilo Astori y su equipo para seguir manejando la economía –la clave del éxito de la década de gobierno frentista- le agregó al igual que en su primer mandato un guiño al mundo empresarial al nominar en Industria a Carolina Cosse la presidenta de ANTEL, una de las compañías de mayor facturación del país, tal como lo hizo en su primer gobierno con Lepra que provenía que de la multinacional Texaco. Haber mantenido a Tabaré Aguerre, un empresario agropecuario como secretario del ramo y tal vez uno de los mas capacitados en muchas décadas, fue otra señal clara de compromiso con el rubro de mayor generación de divisas para el país.

El futuro canciller Rodolfo nin Novoa ya dejó en claro esta semana  que no se guiará por la ideología berreta y será pragmático en las relaciones externas al admitir de arranque que está de acuerdo en trabajar en un TLC con Estados Unidos si es que ese tren vuelve a pasar, lo que no es imposible teniendo en cuenta que en los círculos de poder norteamericano la simpatía por Vázquez era incluso mayor que hacia Lacalle Pou previo a los comicios.

La designación de Ernesto Murro, un histórico representante de los gremios y actual presidente del BPS, fue asimilada con resignación por el empresariado que entiende que por tercera administración consecutiva el gobierno no será equidistante en las relaciones entre patronos y empleados aunque se valora su experiencia en asuntos de seguridad social. "Mas de lo que torcieron la balanza en la última década es imposible", comentó en confianza un ejecutivo de una de las principales corporaciones empresarias tras conocer el nombramiento.

El mantenimiento de Eduardo Bonomi en Interior es casi un acto de fe aunque su involucramiento en depurar la Policía es valorado en algunos ámbitos.

El nombramiento más significativo porque pinta el talante con el que gobernará el nuevo mandatario es el de María Julia Muñoz en Educación, no por sus credenciales en la materia sino porque se trata del área donde la izquierda ha fracasado en forma estrepitosa en gran medida por la resistencia de los gremios docentes a los cambios (el Plan Ceibal y el Promejora por citar los ejemplos más paradigmáticos). Para el próximo lustro el mandatario ya comprometió elevar el presupuesto educativo a 6% del PBI pero Astori ya adelantó que serán exigidos resultados a cambio.

Vázquez dio la orden, además, de que  del 1º de marzo mismo se envíen  al Parlamento varios proyectos de ley para impulsar medidas clave como un plan de obras de infraestructura el Sistema de cuidados de ancianos y la creación de 300 guarderías en asociación con privados y la eliminación de la doble tributación del IRPF al cobrar aguinaldo y salario vacacional.

El derrotero de la segunda administración de Vázquez se evaluará el 1º de marzo de 2020 pero ya hubo un cambio notable entre la conducción filoanarca del mandatario actual, que seguramente se convertirá desde el Parlamento en el principal líder de la oposición interna.


Comentarios

Acerca del autor