5 ideas de negocios que no vemos en Montevideo...y ¡quisiéramos!

No se trata de Starbucks, Ikea, Nespresso o H&M, aunque muchos las ansiemos por estas latitudes

Son de ésos locales usualmente de pequeña escala que hablan de experiencias asociadas a actividades algo perdidas, que incluso se vuelven a valorizar en tiempos modernos. Han surgido en todos los formatos en otros lugares, con soluciones encantadoras que disfrutamos cuando viajamos,  pero acá, parecería que se perdieron definitivamente...y no nos gusta éso!!

Nos negamos a la excusa de que el mercado es pequeño o que es muy específico, queremos recuperarlos y encontrar opciones que nos den alternativas de personalización, porque de éso se trata en casi todos los casos:

1) Florerías

De buen gusto e ideas modernas; excluyamos las relacionadas a servicios fúnebres o las que van intrínsecamente asociadas a lo kitsch, parientes cercanos de las tiendas de flores de plástico. No señores: acá mismísimo hay viveros con opciones increíbles de flores, como para armar arreglos más que originales.

Recuperemos el uso de flores frescas en locales comerciales o viviendas en formatos originales, que no por eso deben ser barrocos o exhuberantes. A veces lo más simple o rústico puede generar un efecto reconfortante y de alegría en el ambiente, con pocos recursos.

Porque alegran la vida, el alma, un lugar o un momento, ya lo hemos mostrado gráficamente acá luego de volver de un viaje en el que quedamos extasiados por los locales que las venden y el uso que se les da  a nivel comercial.

Un ejemplo acá cerca: Florería Atlántico en Buenos Aires fue nombrada uno de los mejores....bares de la ciudad. Es que arriba tiene su fachada como florería, pero abajo, una barra de 18mts invita a consumir tragos y ambiente increíbles. 

2) Papelerías de calidad

De esas que tienen desde cuadernos con tapas de cuero o papeles especiales a impresos con motivos originales, accesorios como lapiceras, tintas, lápices especiales, carpetas, bolsos, sobres o sellos para lacres o tintas. Toda forma de personalizar envíos de documentos escritos reales -no virtuales- es bienvenida. A esto se le suma afiches y láminas con diseño gráfico para decoración, mapas o grabados interesantes, papeles de regalo con diseños o dibujos que se apartan de lo que vemos siempreeee...

En Uruguay hay sobrado talento egresado de escuelas de diseño nacionales. 

Un ejemplo local increíble es Florentina Print, con su oferta de telas, papeles, wallpapers whatever!

Me encantan los papeles con marca de agua, pero cuando los busco en papelerías de acá ni siquiera saben a qué me refiero y debo explicarlo, tarea vana si las hay.

Además este rubro es amable con respecto a asociaciones con otros similares: papelería/café, papelería/librería, papelería/regalos u objetos de diseño, papelería para decoración, etc etc

La vuelta de los movimientos arts and crafts americanos, aunada esta tendencia a cierta importancia y diferenciación en la imagen, ha impulsado el crecimiento de este rubro en varios lados....menos acá :-(

Nuestra preferida, Papelería Palermo en Buenos Aires, y muchas más por esos lares..una maravilla que recupera el arte de escribir sobre texturas y diseños muy originales y cautivantes. Y muchas de ellas, doble mérito, no es que son importados de China sino que generan y producen sus propios diseños.

En algunas, hasta  dan clases de envoltorio de regalos, origami, caligrafía, etc. Sí señores, esa práctica existe y mucha gente lo toma como terapia y de paso hace una diferencia en los cumpleaños.

3) Restaurantes o bookshops en los museos

No se trata tan solo de tirar cuatro mugs y dos remeras en un escritorio y listo, no señores. Es la forma más eficiente de financiar actividades del museo, tales como reformas, difusión de contenidos y permanencia en la memoria de la gente. 3x1 por el mismo precio.

La excepción a la regla acá sería el Museo Torres García; aunque bastante escueto tiene un cierto despliegue de artículos relacionados. Cualquier museo de casi cualquier parte del mundo civilizado los tiene...acá brillan por su ausencia.

Si..hay mucha cosa para hacer antes que eso, pero tal vez contar con unoayudaría a financiar al propio museo. Si hasta los shoppings tienen tiendas "ancla" los cafés y gift shops serían las de los museos.

Entre mis favoritas: La de la Tate Modern y el restaurant del Malba..

4) Casas de telas.

Hubo épocas, antes del consumismo, en las que uno iba a elegir telas para hacerse la ropa. Ya fueron borradas de la faz de la tierra. La tapicería se excluye y persiste y mi última excursión a uno de estos negocios resultó en una compra en vez de para un mueble para un saco, de ésos con estampado original que no se encuentran en todos lados.

Y galones, guardas, telas inusuales como neopreno o pieles sintéticas...Pueden tomar ideas de las casas destinadas a decoración; usualmente están mejor resueltas, más ordenada y despojadas. 

O hay tienda de telas que ofrecen insumos muy básicos y calidades ídem o en el otro extremo, para vestidos de fiesta a razón de U$S 250 el metro. ¿No puede haber opciones que ofrezcan precios moderados, telas como para blusas de verano o pantalones de invierno, que permitan mandarse a hacer algo original que no esté en ninguna vidriera?

La gente que experimenta y muy bien con sublimación y técnicas de estampad en Uruguay, debería tener su boca de salida para personas como uno.  Claro que ese puede ser el problema...¿sólo a una o dos personas nos encantaría esto?

Con los talentos que hay acá, y que actúan por ejemplo en el Centro de diseño Industrial, podríamos tener lugares donde acceder a telas más experimentales o fuera de lo común.

5) Tiendas de especias

La cocina es hoy es más que nunca un medio de expresión, de comunicación, de reunión y de creatividad. A quienes les gusta experimentar saben que las especies bien usadas son realmente poderosas. Tenerlas a disposición y en variedad, poder hacer mezclas personalizadas y encima (no menor) tener un packing como para transformarlas en un regalo....ah...¡qué lindo!

El tema es modernizar el concepto; mezclas como "sal marina en escamas al limon" o azúcar con chips de chocolate o canela para agregarle al café, jengibre y naranja para el pollo...y así sucesivamente.

En Canadá hay una tienda que se llama "The Silk Road, Spice Merchants" que refleja un poco éso; hasta ofrecen en su web un sector de kits para regalos! En Europa está lleno de opciones como ésas. Acá hay casos muy puntuales, pero falta masa crítica.

Como bonus....los FOODTRUCKS pero eso lo dejo para otro capítulo!

A excepción de dos o tres que están en la vuelta para caterings de eventos, hay mucho camino para recorrer, así como reformas de normativas de habilitación.

A ustedes, ¿qué negocios les gustaría que hubiera en su ciudad y no encuentran?

Cuéntennos y mientras, miren ejemplos divinos de todo lo relatado en este link


Comentarios

Acerca del autor