A dos años, la muerte del fiscal Nisman sigue siendo un enigma

El caso, aún sin aclarar, es el eje de una enmarañada causa judicial
A dos años, cumplidos ayer miércoles, la muerte aún sin esclarecer del fiscal Alberto Nisman es epicentro de una enmarañada causa judicial, marcada por las oscilaciones de la política argentina, mientras sigue sin resolver el atentado al centro judío Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, que el magistrado investigaba.

Nisman fue hallado muerto en el baño de su apartamento con un tiro en la cabeza, el 18 de enero de 2015, y la Justicia todavía no puede determinar si se suicidó o fue asesinado, como supone su familia.

Junto a su cuerpo fue encontrada una pistola Barsa 22, de donde salió la bala, y que el fiscal había pedido prestada a un colaborador de su fiscalía, el asesor informático Diego Lagomarsino, el único procesado.

Al día siguente, Nisman, quien investigó por más de una década el ataque a la AMIA, que causó 85 muertos en 1994, debía explicar en el Congreso su denuncia contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), a quien acusó de intentar encubrir a iraníes acusados del atentado a cambio de acuerdos comerciales.

Según Kirchner, el acuerdo con Irán –luego declarado inconstitucional– estaba destinado a que un juez argentino pudiera indagar en Teherán a los acusados, entre ellos el recientemente fallecido expresidente Alí Rafsanjani.

La muerte del fiscal se coló en 2015 en la campaña electoral que llevó a la presidencia al exjefe del gobierno de Buenos Aires, el centroderechista Mauricio Macri.

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) convocó ayer a un acto en homenaje a Nisman frente a la sede de la Unidad Especial de investigación del atentado a la AMIA, cerca de la Plaza de Mayo.

Nisman tendrá además un monumento en la ciudad israelí de Naharía, levantado por la Organización de Latinoamericanos en Israel.

La denuncia de Nisman contra Cristina Fernández fue reabierta el pasado 29 de diciembre por la Cámara Federal de Casación Penal argentina, a instancias de la DAIA, luego de haber sido desestimada en cuatro instancias judiciales por "inexistencia de delito".

La expareja y madre de las dos hijas de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, atribuyó la muerte del fiscal a su papel en la investigación del atentado a la AMIA.

Arroyo Salgado acusó al gobierno de Kirchner de "tratar de obstruir la tarea" de Nisman, y dijo no tener dudas de que se trató de "un homicidio vinculado a los servicios de inteligencia".
La pista sobre el espionaje conduce al influyente exjefe de los servicios de inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso, despedido por la expresidenta en 2014 y hombre de confianza del fiscal.

Stiuso proveyó información clave para la acusación que Nisman formuló en 2006 contra los exgobernantes iraníes por el atentado a la AMIA, una causa sin detenidos 22 años después.

Después de idas y vueltas y pasar de la Justicia ordinaria a la federal, hasta ahora el único imputado por la muerte de Nisman es Lagomarsino por haber prestado el arma al fiscal. "No tengo dudas de su participación", declaró Arroyo Salgado.

Mientras tanto, un juicio por encubrimiento y el desvío de la investigación del atentado a la AMIA, cuya sentencia se espera para el segundo semestre de este año, también tiene en el banquillo al expresidente Carlos Menem (1989-1999).

Junto a Menem, son juzgados un exjuez federal, un exjefe de inteligencia, dos exfiscales, un excomisario, varios exagentes de inteligencia y hasta un expresidente de la DAIA.

Durante la primera investigación que llevó el caso a un juicio luego anulado en 2004, el exjuez Juan José Galeano le pagó US$ 400 mil a Carlos Telleldín, acusado de proporcionar la camioneta repleta de explosivos que hizo volar la AMIA para que involucrara a un grupo de policías y los acusara de suministrar el apoyo logístico para el atentado.

"A algunos les llama la atención que a dos años de la muerte de Nisman no se sepa nada. Pero a 22 años y medio del atentado de la AMIA tampoco se sabe nada.

Veintidós años y en 10 de ellos el fiscal fue Nisman", dijo a la AFP Adriana Reinsfeld, presidenta de Memoria Activa, una agrupación de familiares de víctimas que sigue reclamando justicia.

Justicia sin "presiones"

El gobierno argentino mostró ayer su apoyo a la familia del extinto fiscal Alberto Nisman y dijo que la Justicia puede trabajar "sin presiones" en la investigación de su muerte.

Tras "dos años de la muerte del fiscal Alberto Nisman acompañamos a su familia y confiamos en que la Justicia brindará las respuestas", expresó el ministro de Justicia argentino, Germán Garavano, en un mensaje difundido por la red social Twitter.

Fuente: AFP

Populares de la sección