A Figueredo le sirve una pena alta, para evitar la extradición a EEUU

Luego de cumplir su pena en Uruguay, será extraditado a Estados Unidos
El director de la investigación de corrupción y lavado de dinero en FIFA del Federal Bureau of Investigation (FBI) llegó la semana pasada a Montevideo para intercambiar información con los investigadores locales y reiterar que la Justicia de su país, Estados Unidos, está interesada en extraditar al dirigente Eugenio Figueredo después que cumpla su pena en Uruguay. Figueredo, de 83 años, pretende obtener la prisión domiciliaria en Uruguay y evitar la extradición a Estados Unidos.

Eso lo convierte en un delincuente atípico: cuanto más grave la pena, mejor.

Figueredo fue detenido en Suiza el 27 de mayo de 2015 a pedido de la Justicia de Estados Unidos, que lo acusó de corrupción y lavado de dinero. Cuando las justicias de Uruguay y Estados Unidos pidieron a Suiza la extradición de Figueredo, el dirigente manifestó su voluntad de ser juzgado en su país natal. Finalmente, la Justicia de Suiza concedió la extradición a Montevideo, donde fue procesado con prisión el
24 de diciembre por estafa y lavado de dinero.

El artículo 13 de la ley 17.835 prevé una pena mínima de dos años y una máxima de 15 años para quienes son procesados por lavado de dinero. De todas maneras, la pena se define cuando se dicta la condena.

Figueredo negocia desde el 15 de enero con el fiscal Juan Gómez beneficios a cambio de aportar información y bienes que la Justicia aún no ha incautado. El artículo 6 de la ley 18.494 establece que "el Ministerio Público, en cualquier etapa del proceso penal, podrá acordar con una persona que haya incurrido en delitos que sean competencia de los Juzgados Letrados de Primera Instancia

Especializados en Crimen Organizado, la reducción de la pena a recaer hasta la mitad del mínimo y del máximo o aun no formular requisitoria según la circunstancia del caso".

Estas son horas cruciales para sellar el acuerdo con el fiscal, puesto que Gómez será trasladado a una fiscalía ordinaria y su sustituta en crimen organizado, María de los Ángeles Camiño, dijo a El Observador semanas atrás que la posibilidad de llegar a un acuerdo debe estudiarse "caso a caso".

Por otra parte, Alejandro Burzaco, uno de los empresarios que pagó coimas a los dirigentes de Conmebol, logró prisión domiciliaria en Estados Unidos a cambio de colaborar. Y de US$ 20 millones de fianza.

Populares de la sección