"¿A quién no le da miedo la noche?". 560 personas duermen en la calle y enfrentan al frío

A 12 días de que llegue el invierno muchos uruguayos se niegan a ir a refugios, por distintas razones
A quién no le da miedo la noche?", dijo Miguel, de 61 años, mientras fumaba tabaco sentado en una esquina de Barrio Sur, esperando que pase el tiempo. Desde hace dos años Miguel vive en la calle y su mundo se reduce a un pequeño carro donde guarda las pertenencias que le quedan y otros objetos que algunos vecinos le regalaron para vender en la feria. Es por ese carro que desde hace meses Miguel ya no se queda a dormir en refugios y en cambio prefiere pasar las noches a la intemperie con frío. Porque en los refugios no le permiten entrar su carro y sin su carro no tiene para vivir.

Al día de hoy son unas 560 las personas que, como Miguel, duermen en la calle y se niegan a ir a refugios, según informó esta semana en conferencia de prensa la subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Ana Olivera. Para el Mides, la asistencia a personas que viven en la calle es un problema que se repite año a año cuando las temperaturas comienzan a descender. Y esta vez, a 12 días de que comience el invierno, parece que no será la excepción.

A mediados de mayo, el ministerio habilitó 162 cupos extraordinarios en los 53 refugios que tiene distribuidos en el país para asistir a un mayor número de personas durante el invierno. Esos se sumaron a los 1.565 cupos que el Mides tiene habilitados durante todo el año. En total son 1.727 los cupos actuales.

Durante la conferencia, Olivera aseguró que el Mides dispondrá de "los cupos que sean necesarios en función de las personas que se presenten". Pero, justamente, ese es el principal problema: el ingreso de los adultos a los refugios es voluntario y muchos de ellos se niegan a alojarse allí.

Ese es el caso, por ejemplo, de Jonathan y Ana, una pareja que pasa las noches atrás de la antigua estación central de AFE. A diferencia de Miguel, ellos no tienen nada. Solo una pequeña colchoneta de polifón que días atrás les regalaron otras personas que duermen en la zona.

Jonathan comentó a El Observador que no le gusta ir a los refugios porque siempre hay peleas entre los usuarios.

"Se pelean hasta por los sillones", agregó Ana, quien además contó que ella misma terminó envuelta en una pelea la última vez que fue a un refugio. Por eso cree que en la calle "están más tranquilos" y consiguen ayuda de otros que están en su misma situación.

Además de las peleas y los conflictos entre los usuarios, otra de las razones por las que las personas optan por no ir a los refugios es el sistema de ingreso.

Juan es compañero de Miguel en la feria y hace cuatro meses que vive en la calle. Según contó a El Observador, ir a un refugio es complicado porque las inscripciones son muy temprano pero recién en la tarde les avisan acerca del centro al que pueden acudir, y muchas veces no tiene los medios para ir ya que están lejos. Él prefirió hablar con la dueña de un local vacío que está en el barrio y pedir su autorización para dormir en la puerta durante las noches. "Para estar mal allá, mejor me quedo acá. Al frío te acostumbrás", opinó Miguel.

Para brindar asistencia a estas 560 personas el Mides puso a disposición equipos móviles que desde las 9 de la mañana hasta la hora 0 recorren circuitos de la ciudad y brindan asistencia atendiendo los avisos recibidos por parte de la ciudadanía.

Asimismo, la Junta Nacional de Drogas tiene una unidad móvil de asistencia que de lunes a sábado visita ciertos puntos de la ciudad durante la noche. También la Intendencia de Montevideo trabaja en la limpieza de espacios públicos que son ocupados por personas que viven en la calle a través del Centro Coordinador de Emergencias Departamental.

El coordinador de esa dependencia, Jorge Cuello, comentó a El Observador que diariamente son visitados entre 20 y 30 puntos diferentes de la ciudad y se llena un camión de basura (entre 8 y 12 toneladas). Colchones viejos y sillones son los objetos que más se recolectan.

Números a los que llamar para atender a personas en situación de calle

  • 08008798 para avisar al equipo móvil del Mides
  • 105 si la persona requiere atención medica ASSE
  • 08005050 en caso de que haya niños o adolescentes línea azul de INAU
  • 24804092 para hacer denuncias de ocupación de espacios públicos al Centro Coordinador de Emergencia Departamental

Consejos para el frío

  • Cubrir las áreas de la vivienda por donde se pueda disipar el calor (cerrar cortinas y postigos de ventanas y puertas, colocar burletes, etc.)
  • Procurar llevar varias prendas ligeras y cálidas superpuestas, en lugar de una sola prenda de tejido grueso. Protegerse el rostro y la cabeza. Usar calzado impermeable
  • Consumir comidas y bebidas calientes (guisos, sopas, té, mate, etc.)
  • Evitar ingerir alcohol ya que disipa el calor corporal
  • Tomar especiales precauciones para evitar la intoxicación por braseros o estufas de carbón, leña o gas

Populares de la sección

Acerca del autor