A Tabaré Vázquez se le abrieron varios frentes internos

La relación del presidente con el FA y el PIT-CNT atraviesa momentos de tensión
El presidente Tabaré Vázquez miró hacia donde se encontraba sentado el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, y dejó salir la molestia que le habían causado las manifestaciones públicas del jerarca a favor de cambiar las pautas salariales marcadas por el Poder Ejecutivo.

"Yo no sé si a veces no hablo bien nuestro idioma o capaz que hay algunas dificultades de memoria. Pero hay cosas que ya fueron acordadas y, si hay diferencias, es bueno que sea planteado en los ámbitos en donde corresponde", dijo Vázquez durante el Consejo de Ministros del lunes 4 según narraron a El Observador fuentes del oficialismo.

El enojo de Vázquez debido a lo que, según entiende, representa una ruptura de acuerdos ya establecidos, no solo alcanza al ministro Murro sino también a buena parte del Frente Amplio y al PIT-CNT.
Según las fuentes, el presidente consideró que la central sindical parece estar más preocupada por aumentar los sueldos que por cuidar las fuentes de trabajo, en referencia a la postura del PIT-CNT favorable a mejorar las pautas marcadas por el gobierno.

Al mismo tiempo, Vázquez viene insistiendo una y otra vez a los legisladores del Frente Amplio acerca de la necesidad de que voten la Rendición de Cuentas tal cual ha ingresado al Parlamento y abdiquen de su pretensión de subir otros impuestos que no sea el IRPF a los sueldos mayores a $50 mil pesos.
No obstante, en la izquierda no se resignan y todos los grupos –salvo el Frente Líber Seregni (FLS)- consideran que no es coherente que el gobierno acreciente el impuesto a los sueldos y se niegue, por ejemplo, a subir el impuesto al patrimonio o a ponerle IVA a los juegos de azar.

Es así que el Partido Comunista (PCU) se dispone a presentar una nueva propuesta alternativa al resto de los sectores del Frente Amplio con la intención de llegar a una solución común para comunicársela luego al Poder Ejecutivo. Los comunistas han sido de los más enconados críticos con la Rendición de Cuentas que recorta unos $1.400 millones de pesos en gastos previstos para la Anep, el Inau y la Universidad. Este dinero iba a ser repartido en 2017 y fue postergado para 2018.

"El recorte planteado en la Rendición es de $ 2.588 millones, y más de la mitad es en la educación pública. Desde nuestro sector tenemos una mirada crítica porque esto no fue parte del acuerdo", dijo a El Observador el diputado Gerardo Núñez.
. En cuanto a la decisión del gobierno de no cambiar las pautas salariales pese al empuje de la inflación, Núñez dijo que esapostura representa un "profundo error", que "parece responder más a un capricho que a la realidad que se está viviendo en el país".

Advirtió que si esa posición no cambia "se va a intensificar la lucha del movimiento estudiantil, la lucha en el movimiento sindical y la lucha misma dentro del Frente Amplio".

También el secretario general del PCU, Eduardo Lorier, cargó contra la postura del Poder Ejecutivo. "Los fundamentalismos y la pedantería no pueden predominar en el Frente Amplio, máxime cuando son una minoría. Hay que cuidar el mercado interno (salarios, pasividades, inversión), frente a las dificultades del mercado externo. Los lineamientos salariales con variaciones razonables que aseguren, como mínimo, mantener el poder de compra de los salarios, o sea, que no se pierda salario real, es lo que nos permitiría superar nuestras contradicciones con el movimiento obrero", escribió Lorier en su cuenta de Facebook.

Además, el anuncio del ministro de Economía, Danilo Astori, acerca de que se adelantará solo $200 pesos de aumento a los jubilados más pobres, también causó molestia en buena parte de la izquierda.

El diputado de la lista 711, José Querejeta, propuso dedicarle al sueldo de los jubilados parte del dinero que la dirección de Casinos le dedica a pagar los premios de las carreras de caballos

Encuentros


Mientras esto sucede dentro del Frente Amplio, el PIT-CNT ha amenazado con una ola de movilizaciones en caso de que el Poder Ejecutivo no modifique algunas de las decisiones adoptadas.
Para hacerles conocer su molestia y buscar aliados políticos, una delegación de la central sindical se reunirá el próximo lunes con el Secretariado del Frente Amplio y con la bancada de diputados de la coalición.

El diputado del PVP, Luis Puig, dijo a El Observador que la Rendición de Cuentas no está cerrada ni mucho menos. "Seguimos negociando", aseguró el parlamentario.


Populares de la sección