Abastecen con helicóptero a localidades aisladas por las inundaciones en Rocha

Una crecida histórica del río Cebollatí dejó la zona rural bajo agua

Desde el aire se ven los bosques totalmente tapados por el agua, decenas de casas a las que solos se les ve el techo y ganado muerto, en una amplia zona rural de Rocha que está bajo agua desde hace varios días. Una "sábana de agua" tapó gran parte del departamento y las autoridades estiman que al menos 300 kilómetros de caminería están inundados, además de que varios puentes internos fueron arrancados por la corriente.

Las precipitaciones que sufrió Rocha hicieron que dos localidades del departamento estén completamente aisladas y que solo se pueda acceder a ellas desde el aire o mediante gomones o lanchas. Se trata de Barranca y Villa Cebollatí, al norte de Rocha, la zona más "complicada" por las inundaciones, según dijo Anibal Pereyra, intendente del departamento a El Observador.

El escuadrón nº5 de helicópteros de la Fuerza Aérea Uruguaya comenzó el viernes a sobrevolar el área con bomberos para rescatar personas en emergencia o trasladarles alimentos, agua, medicamentos y ropa a las familias aisladas.

Helicóptero de la FAU asiste a damnificados por inundaciones en Rocha

Mediante contacto por celular las personas enviaban su ubicación para que les llevaran suministros. Si los helicópteros no lograban aterrizar porque el terreno estaba inundado, les tiraban las provisiones desde muy baja altura. Al menos 20 personas están refugiadas en una escuela, que es el punto más alto de Villa Cebollatí, el único lugar -junto a la comisaría- donde todavía no llegó el agua.

"Lo que esperamos es que no llueva más porque la situación se complejiza. La gente que ya ingresó a sus hogares está encontrándose con los problemas que dejó la inundación: como varias viviendas con riesgo de derrumbe o cosechas que se perdieron", aseguró Pereyra. Hasta ahora, la prioridad de las autoridades es la atención de emergencia a las familias, pero son conscientes de las consecuencias económicas que castigarán a la población posteriorimente, luego de que pasen estas inundaciones.

Camiones circulan igual

Las carreteras son un mar y los camiones van en el medio. Decidieron circular igual, a pesar de que los caminos estén inundados. El intendente de Rocha aseguró que desde hace una semana está prohibido el tránsito para camiones que trasladan maderas, pero "los camiones de arroz tienen que circular igual o la situación se dificulta", aseguró. Las inundaciones llegaron cuando apenas el 30% de los productos había podido ser cosechado, por lo que, cuando para la lluvia, las personas salen a las chacras a cosechar como pueden.

Ya es considerada una crecida histórica, de 420 milímetros de lluvia, que superó a los 360 que habían caído en 1959 en el departamento, siendo los niveles de precipitación más altos registrados hasta le momento.

Para el alcalde de Lascano, los pobladores de la zona rural hicieron barreras de contención para que el agua no entre en sus predios que empeoraron la situación porque esto hace que el agua circule con mayor fuerza. "Son como paredes que rodean los predios y hacen que el aguase lleve todo lo que encuentra en el camino y eso frena la bajada del agua", dijo Ricardo Rodríguez a El Observador.

En las últimas horas registraron una pequeña bajante pero el pronóstico augura más lluvias. "Cuando el agua desaparezca nos vamos a encontrar con todos los destrozos luego de estar siete días sucumbidos bajo el agua", agregó.


Populares de la sección