Abengoa evita la quiebra con el apoyo del 75% de los acreedores

La compañía, que evita así entrar en concurso de acreedores, espera lograr más apoyos en las próximas semanas para poner en marcha ese plan de rescate

Abengoa tiene vía libre para evitar el que hubiera sido el mayor concurso de acreedores de la historia de España. La empresa logró el respaldo del 75,04% de los acreedores financieros para solicitar este lunes en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla la homologación del contrato de 'standstill' o prórroga en el proceso de negociación de su reestructuración financiera, según informó a la CNMV (Comisiòn de Valores .

La empresa sevillana, en preconcurso de acreedores desde hace cuatro meses, tenía plazo hasta hoy para presentar en el juzgado un respaldo mayoritario de sus acreedores. De no lograrlo, el juez hubiera tenido que declarar el concurso.

Como los plazos se echaban encima y el proceso de negociaciones con sus acreedores es muy complejo, la empresa ha optado por recurrir al contrato de espera (standstill), como paso previo a sellar el acuerdo definitivo. Abengoa ha logrado un 15,04% superior al mínimo del 60% establecido en este primer paso. Este contrato da a Abengoa siete meses para lograr el mayor número posible de acreedores a su plan de rescate definitivo e impide durante ese tiempo que los acreedores puedan reclamar su deuda.

Fuentes cercanas a las negociaciones destacan que la compañía cuenta ya con el 75% del apoyo, como se ha manifestado al lograr ese porcentaje de adhesión al contrato de espera. Abengoa subraya "que podrán adherirse nuevos acreedores hasta la fecha en la que el juez se pronuncie sobre la misma (la homologación del contrato) por lo que este porcentaje podrá incrementarse en los próximos días".

El proceso de negociación es muy complejo porque requiere el visto bueno de cada uno de los comités de riesgo de los acreedores y, además, tiene que ser validado por la junta de accionistas de Abengoa. Lograr todos esos acuerdos antes del 28 de marzo era prácticamente imposible. Una vez que tenga cerrado todos los trámites, Abengoa pedirá al juez que levante el preconcurso de acreedores y que extienda el acuerdo a aquellos acreedores que no lo hayan suscrito. Según la ley, se puede pedir esa extensión si se logra el 75% de la masa acreedora.

Las mismas fuentes señalan que es muy probable que no se agote el plazo de siete meses del contrato de espera y que el plan se ponga en marcha antes.

Reestructuración

El acuerdo de reestructuración dejará reducida al 5% la participación de los actuales accionistas. Al margen de los actuales accionistas, que dispondrán de la opción de elevar su participación al 10% en la Nueva Abengoa, el acuerdo incluye además una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como 'dinero nuevo' y cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital.

En cuanto a los actuales acreedores de la compañía, tendrán un 30% en la Nueva Abengoa, después de sufrir una quita del 70%. En este grupo figura el grupo de los bancos implicados en las negociaciones, inicialmente conocido como G-7, además de los bonistas.

Una semana después del préstamo

La prórroga se solicitará en el juzgado de Sevilla apenas una semana después de que Abengoa suscribiese un préstamo de 137 millones de euros con un grupo de bonistas que permitirá cubrir sus necesidades de liquidez más inmediatas, entre ellas las relacionadas con el pago de las nómina y a los proveedores.

La suscripción de este préstamo, en el que Abengoa ha identificado a todos los fondos que participan en la operación, ya fue percibida como un indicio de que la empresa tendría éxito al recabar el apoyo de más del 60% de los acreedores para lograr la prórroga.

Como ya ocurrió en la concesión de las dos anteriores líneas de liquidez, Abengoa ha presentado como garantía acciones de su participada Atlantica Yield, en la que es el principal accionista. En esta ocasión, ha otorgado una prenda sobre el 14,3% del 'yield' cotizado en Nueva York.

En paralelo, Abengoa también presentará, como parte del proceso de reestructuración de la compañía, las solicitudes de Chapter 11, para aquellas sociedades que están presentes en EE.UU., y Chapter 15 para todas las sociedades, con el objetivo de hacer extensiva la protección y homologación del acuerdo en este país.

En Uruguay

En Uruguay, Abengoa -a través de Teyma Abengoa, su filial local- está involucrada en varios proyectos, entre los que se encuentran el polideportivo ANTEL Arena, la construcción de un muelle pesquero en Capurro, el primer centro de reclusión llevado adelante bajo la modalidad de participación pública privada (PPP) en Punta de Rieles y el Centro de Convenciones de Punta del Este, entre otros.



Fuente: Expansiòn

Populares de la sección