Abogado de enfermero asegura que su defendido nunca confesó los homicidios

El defensor de Marcelo Pereira señaló que las acusaciones se derrumbaron cuando se consiguieron las pruebas científicas
A pocos días de que el Tribunal de Apelaciones confirmara la absolución de los dos enfermeros procesados en marzo de 2012 por la muerte de 15 pacientes de la Asociación Española y del Hospital Maciel, el abogado de uno de ellos señaló que su defendido nunca confesó que fuera responsable de las muertes y que el caso perdió sustento con la presentación de las pruebas científicas.

En entrevista con el programa En Perspectiva, el abogado del enfermero Marcelo Pereira, Humberto Teske, indicó que, si bien su defendido confesó que le suministraba morfina a los pacientes, nunca dijo les provocó la muerte.

"Dijo, como cualquier enfermero, que le daba sedantes a las personas cuando están doloridas. Muchas veces les dan algo hasta que llegue el médico", manifestó Teske.

El abogado señaló además que cuando el enfermero prestó declaración, su esposa se encontraba detenida y que eso implicó un aumento de "la presión" sobre él. "Pensó que lo estaban interrogando por falta de medicamentos en el hospital. No se dio cuenta de que lo iban a acusar de homicidio", agregó.

El profesional aseguró que las acusaciones a su defendido empezaron a derrumbarse con la aparición de las pruebas científicas. En uno de los casos, al paciente se le había dado morfina previamente a ser atendido por Pereira. En otro caso, cuando al paciente se le otorgó la medicación, el defendido se encontraba de licencia. En un tercer caso, la medicación había sido recetada por el médico tratante.

Pereira "tenía una vida ordenada, con dos trabajos -en la Asociación Española y en el Hospital Maciel- y se encuentra de la noche a la mañana preso, y cuando sale de la cárcel no consigue trabajo en ningún lado", relató Teske en el programa del periodista Emiliano Cotelo.


Con respecto a la posibilidad de demandar a la Justicia por los años que su defendido estuvo preso, el abogado señaló que aún no había hablado con su defendido sobre el tema.

En julio de 2013, el fiscal Gilberto Rodríguez, quien había quedado a cargo del caso, pidió que Pereira fuera condenado a 14 años de prisión y Acevedo a 16, al entender que si bien las pericias concluyeron que su accionar no causó la muerte de los pacientes, incurrieron en el delito al suministrar medicación no indicada así como de inyectarles aire (lo que puede provocar la muerte). Esa postura fue mantenida por la fiscal Mónica Ferrero, que actualmente tiene a su cargo el expediente y que es la tercera representante del Ministerio Público que interviene en la causa.

La resolución indica que al dictar los procesamientos de los enfermeros "se contó" con los elementos probatorios que requiere el Código del Proceso Penal, pero en el transcurso del proceso se "diluyeron" las pruebas y por eso no es posible dictar un fallo condenatorio.

El eje de la causa fue la confesión de Pereira en relación a la muerte de una paciente del Hospital Maciel a la que dijo haberle suministrado medicación no indicada por los médicos. Sin embargo, tal situación no se probó en las pericias realizadas en el cuerpo de la mujer.

Populares de la sección