Accidente nuclear es de alcance local, pero sigue el estado de alerta en Japón

No explotó el reactor atómico pero se produjeron emanaciones de vapores radiactivos. El gobierno evacuó 46 mil personas y repartió dosis de yodo para evitar cáncer de tiroides. Es el peor episodio nuclear desde Chernobil

La explosión en la central de Fukushima alertó a todo el mundo de un desastre y agitó el fantasma de Chernobil, que tuvo consecuencias nefastas durante años. Pero por el momento el accidente nuclear de este sábado en Japón fue catalogado de grado 4, en los siete posibles, lo que significa que ha sido de alcance local.

El temor de que el recalentamiento de un reactor haya terminado en su explosión y en la consiguiente emanación de vapores contaminantes fue creciente hasta que las autoridades japonesas explicaron que la situación no era tal. Que sí se había producido una explosión pero no correspondía al reactor nuclear.

Durante el recalentamiento del mismo y debido a los infructuosos métodos de enfriamiento que debía ser manual, dado que el terremoto había anulado los sistemas automáticos, las autoridades niponas fueron resolviendo la evacuación de las zonas más cercanas.

“Tras probar diversos medios para tratar de enfriar el núcleo, el gobierno ha dicho que va a tratar de rellenar con agua de mar, mezclada con ácido bórico, la estructura que contiene el reactor. Se trata de un método ‘sin precedentes’, según ha dicho el portavoz gubernamental, Yukio Edano, porque los refrigerantes empleados no están consiguiendo su objetivo”, publico el portal de El País de Madrid.

Primero se evacuaron tres kilómetros, luego 10 y finalmente 20 kilómetros a la redonda de la planta. La cada vez más exigente recomendación no hizo otra cosa que aumentar la alarma.

En una rueda de prensa, el ministro portavoz, Yukio Edano, dijo que la explosión, que tampoco dañó el depósito que protege al reactor, se debió a una reacción química entre hidrógeno y oxígeno y aseguró que ha bajado el nivel de radiactividad en la zona.

También se informó que sí se había producido una emanación de vapores radiactivos, pero que no eran de importancia. Luego, se anunció que “el nivel de radiactividad en la zona (afectada) ha bajado y que, no obstante, un equipo del Instituto Nacional de Estudios Radiológicos podría haber sido enviado a Fukushima”.

Estaría formado por médicos, enfermeras y otras personas especializadas en el trato de la exposición a la radiación, según expresa la edición digital de El Mundo de España.

Las autoridades catalogaron el accidente de grado 4 de los siete posibles, lo que significa que se trata de un incidente con consecuencias locales.

El País de Madrid informó que “solo en dos ocasiones se han registrado accidentes peores: se trata de la explosión en Chernobil (categoría siete, accidente grave) y de la fusión, en 1979, de un reactor en la central estadounidense de Three Mile Island (categoría cinco, accidente con consecuencias de mayor alcance)”.

Distintos medios japoneses reproducidos por televisoras y diarios de todo el mundo, anunciaron que la radiación en la planta subió a un nivel inusual. “En la sala de control de uno de los reactores la radiación se disparó hasta 1.000 veces por encima de su nivel habitual”, se anunciaba desde la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

Eso disparó la decisión de evacuación por parte del gobierno nipón. Según la agencia japonesa Kyodo. “Más de 51.207 personas podrían abandonado la zona”, agregó.

Asimismo, se informó que algunas personas habían sido afectadas por la radiación y que se había procedido el reparto de yodo entre los que fueron evacuados y los que permanecieron en la zona.

“El yodo tiene la capacidad de bloquear el paso del yoduro radioactivo a la glándula tiroidal, previniendo el cáncer de tiroides. Los expertos aseguran que es más efectivo en niños y jóvenes que en adultos”, informa El Mundo.

El cáncer de tiroides fue una de las dolencias que más afectó a las personas expuestas a las radiaciones de Chernobil.

(Observa en base a agencias)


Populares de la sección

Comentarios