Activistas pro negros moderan consignas y son más inclusivos

Los asesinatos de ocho policías llevaron a un cambio en la postura
Los asesinatos de policías en Estados Unidos ocurridos en las últimas semanas a manos de separatistas negros en las ciudades de Dallas y Baton Rouge provocaron un giro la prédica del movimiento Black Lives Matter (BLM), que protesta contra la violencia policial hacia la comunidad negra en el país norteamericano.

Nacido en las redes sociales, acéfalo, el movimiento Black Lives Matter (que se traduce al español como "las vidas de los negros importan") surgió de un hashtag y se popularizó en los últimos dos años gracias a internet. Pero ahora, tras los últimos hechos, comenzó a ser común escuchar y leer consignas más inclusivas entre sus seguidores como que "las vidas de todos importan" o "las vidas de los negros importan también".

Estas fórmulas son reacciones al asesinato este mes de ocho policías por parte de separatistas negros. Según activistas locales de Black Lives Matter, el objetivo del movimiento es ahora la violencia armada que azota a Estados Unidos, venga de donde venga.

"Me alegra saber que Black Lives Matter se está convirtiendo en algo donde todos quieren hacer oír su voz", dijo el activista comunitario John Lewis en un café en el campus de la Universidad de Luisiana.
Cinco policías blancos fueron asesinados por un separatista negro el 7 de julio en Dallas, en el Estado de Texas, en venganza por las muertes esa misma semana en Luisiana y Minnesota de dos hombres negros a manos de policías nerviosos que les dispararon a quemarropa.

Probablemente por la misma razón, aunque aún no se confirmó, otro extremista negro mató el domingo 17 de julio en la ciudad de Baton Rouge, la capital del Estado de Luisiana, a tres policías, dos blancos y uno negro.

El rechazo y patriotismo que generan tales ataques llevó a Black Lives Matter, que aunque es pacífico se asocia a un movimiento antipolicía, busque instintivamente desligarse de estos episodios y mostrarse más inclusivo.

"Odio decir que estas tragedias unieron a las personas, pero es el tipo de tragedias que hacen que la gente converse sobre lo que está pasando", dijo Lewis en declaraciones a la agencia AFP.

Golpe de efecto

"Black Lives Matter se está encaminando hacia convertirse en un movimiento que reúne a los progresistas y a las personas de la izquierda del espectro político estadounidense", comentó el sociólogo y politólogo Michael Heaney, de la Universidad del Estado de Michigan. "Está mostrando señales de poder hacerlo", agregó el especialista.

Pero aunque su carácter de comunidad virtual a través de internet le permite moldearse rápidamente ante nuevas realidades, la principal debilidad del movimiento –su falta de jerarquía– puede ser una amenaza para su durabilidad, según advirtió el profesor.

Uno de los golpes de efecto más notorios en este cambio es la vigilia el miércoles en la Universidad de Luisiana en honor a los policías asesinados, convocada por la activista musulmana Blair Imani conjuntamente con la institución.

Hace dos semanas, la misma activista de 22 años había sido arrestada durante una protesta de Black Lives Matter contra la violencia policial.

"El objetivo (del movimiento) nunca fue demonizar a la policía, sino reformar las tácticas y la cultura de las fuerzas policiales", dijo Imani.

"La narrativa de que hay dos bandos es un gran obstáculo para que tengamos una conversación productiva", sostuvo. "Espero que la gente comience a entender que el fin de la violencia en todas sus formas es el objetivo de la mayoría de todos los movimientos de justicia social", agregó.

Esta visión coincide con otras respuestas inclusivas. Un ejemplo es la misa de la NAACP –la organización de defensa de los derechos de los negros más antigua de Estados Unidos– en honor a los oficiales Brad Garafola, Matthew Gerald y Montrell Jackson fallecidos en Baton Rouge.

Un centenar de personas acudieron a la vigilia en honor a los tres oficiales en New Roads, un diminuto poblado rodeado de cañas de azúcar al borde del río Misisipi y a 60 kilómetros de Baton Rouge.

"Sentimos que nuestros hombres negros están siendo masacrados (por la policía), pero gracias a eso sabemos que todas las vidas importan", dijo Ruth Oliver, presidente de la NAACP local.

Al decir esto, la líder de la centenaria, histórica organización de derechos civiles utilizó sin darse cuenta la nueva variación del eslogan de los jóvenes millenials de Black Lives Matter.

Policías con fusiles personales

La policía de Oklahoma City, la capital del estado de Oklahoma, permitirá que sus agentes lleven sus fusiles personales al trabajo con el fin de que "se sientan seguros", después del asesinato de ocho agentes en dos tiroteos. El jefe del departamento, Bill Citty, anunció esta medida que justificó por la falta de fusiles (hay unos 300 para 500 agentes) y por los policías asesinados. "Con todo lo que está sucediendo, quiero que los agentes se sientan seguros", dijo Citty en rueda de prensa.



Fuente: Agencias

Populares de la sección