Acuerdo con Argentina asegura viabilidad de la regasificadora

El presidente Macri anunció un compromiso de compra de gas natural licuado a Uruguay

El anuncio del presidente argentino Mauricio Macri de comprometerse a un contrato para la compra firme de gas natural no es un dato menor para la viabilidad de la planta regasificadora. La obra civil se detuvo en febrero del año pasado y desde entonces las dudas sobre la conveniencia de seguir adelante con una inversión millonaria para la matriz energética uruguaya con un petróleo por el piso y un avance mayor al previsto de las energías renovables, dejaban la puerta abierta para la postergación de ese proyecto.

El gobierno uruguayo tiene plazo hasta marzo para responder a la opción de arrendamiento del buque regasificador de 10 millones metros cúbicos de capacidad por 15 años que la firma japonesa MOL está construyendo en un astillero.

Un estudio técnico que había procesado la Dirección Nacional de Energía (DNE) cuando se procedió a adjudicar la planta regasificadora a la firma GNLS había trazado diversos escenarios por la posible y factible venta de gas natural licuado (GNL) hacia Argentina, teniendo en cuenta su vulnerabilidad en materia de suministro.

Uno de ellos suponía la venta excedentaria de GNL (gas natural licuado) con un contrato firme. Bajo una "variante optimista" que supone la firma de un contrato firme para el uso de la totalidad de la capacidad excedentaria de la regasificadora (unos 5 millones de metros cúbicos diarios promedio), durante todo el año, el valor actual neto (VAN) que obtendría Gas Sayago alcanzaría los US$ 571 millones durante un período de 15 años. En cambio, si el contrato se mantuviera por 10 años el retorno sería de unos US$ 412 millones. Esos ingresos tienen en cuenta un costo de regasificación y almacenamiento de gas de US$ 1,2 por millón de BTU (unidad de medida para calcular el gas).

Se proyecta que la planta tendría un costo total de US$ 1.125 millones, con lo cual el ingreso ya sea por un período de 10 o 15 años por la venta a Argentina da un empuje definitivo a la viabilidad del negocio.

El trabajo también analiza una "variante más realista" –siempre bajo el supuesto de un contrato firme– que supone la venta de gas por los primeros 10 años, período que se considera Argentina demandará para avanzar en su producción masiva de shale gas en Vaca Muerta. Acá se simula que Argentina importe gas de Uruguay durante ocho meses al año por un volumen de unos 5 millones de metros cúbicos diarios. Vendiendo esa capacidad de recepción, almacenamiento y regasificación a US$ 1,5 por millón de BTU, el ingreso anual para Gas Sayago sería de US$ 67 millones y el VAN para los diez años llegaría a los US$ 343 millones.

"La racionalidad económica indica que es de conveniencia para Argentina utilizar la terminal de regasificación de Punta de Sayago, y esto por varias razones", indica el informe oficial. Y en su argumentación menciona que la economía argentina ha crecido, y por lo tanto su consumo energético, y al mismo tiempo la producción propia de gas natural no es suficiente para cubrir la demanda. En segundo término, indica que las inversiones que necesita Argentina para autoabastecerse de gas implican varias decenas de miles de dólares durante años. Por último, señala que el vecino país no cuenta con alternativas geográficas para instalar nuevas terminales de regasificación cerca de su principal centro de consumo, el Gran Buenos Aires.


Populares de la sección