Acuerdo por refugiados exige una labor hercúlea a Grecia

Ese país debe detener y repatriar a los migrantes que lleguen de Turquía
Organizar el traslado a Turquía de los nuevos migrantes llegados a sus islas y ocuparse de las personas bloqueadas en su territorio asegurándose en todo momento de que se respeta el derecho de asilo, son parte del trabajo herculino que espera a Grecia para cumplir con el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía.

En un intento por frenar la llegada de refugiados a Europa, los países del bloque hicieron un acuerdo con Turquía. Este país es un eslabón clave en la cadena por donde pasan aquellos que llegan desde Medio Oriente para cruzar el Mediterráneo e ir de ahí a Grecia y luego hacia otros países de Europa.

Turquía, vecino de Siria, está desbordado con 2,7 millones de refugiados y por lo tanto deja seguir a los que quieren continuar su viaje. Pero desde la entrada en vigor del nuevo pacto, los turcos deben frenar las partidas de migrantes y, en todo caso, recibir otra vez a aquellos que ya se fueron a Grecia. A cambio, los países europeos se comprometen a dar asilo a los miles de refugiados que lo esperan en Turquía.

De esta forma, se aliviaría en parte el peso de Grecia, cuyas islas están desbordadas de personas que quieren entrar a la Unión Europea por allí.

Según la Comisión Europea, cerca de 4.000 especialistas se trasladarán en estos días a territorios helenos para colaborar con las urgentes tareas. Los europeos enviarán a 400 expertos en asilo, 400 intérpretes y traductores y 1.500 especialistas en temas de seguridad, que se unirán a otros tantos griegos hasta llegar a las 4.000 personas.

Según las autoridades griegas, el domingo llegaron de Turquía a Grecia unas 1.500 personas y todas estas debían ser repatriadas. Pero por el momento es imposible organizar los vuelos de regreso. "Nos espera un trabajo herculino, especialmente a Grecia", reconoció el presidente del ejecutivo europeo, Jean-Claude Juncker.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) estimó el viernes que el modo de aplicación del acuerdo será "crucial". "Los refugiados necesitan protección y no rechazo", añadió la organización en un comunicado.

De centros de acogida a centros de reclusión

El hecho de que los que arriben a Grecia deban ser repatriados implica que sean detenidos mientras esto no se concreta. El portavoz del alcalde de la isla de Lesbos, Marios Andriotis, confirmó esto en conversación con la agencia EFE. Precisó que tienen que hacer obras en los centros de acogida para convertirlos en centros de detención y explicitó que, a diferencia de los refugiados que llegaron hasta el viernes, los que arribaron desde el sábado están bajo custodia.

Pero las estructuras no están preparadas para el cambio. Según la misma agencia EFE, en el puerto continental de Pireo en estos momentos se hacinan 5.132 refugiados en las instalaciones habilitadas de forma improvisada y en las carpas repartidas por todo el recinto portuario.

Ayer de mañana llegaron unos 500 migrantes desde las islas de Lesbos y Quíos pero solo la mitad pudo ser trasladada en cuatro ómnibus a centros de acogida de la región. El resto tuvo que quedarse en el abarrotado puerto por escasez de medios de transporte.

En el puerto de Elefsina, a menos de veinte kilómetros al noroeste de Atenas, el transbordador Eleftherios Venizelos, con 1.433 personas a bordo, tuvo que esperar horas en alta mar hasta poder atracar porque tampoco había ómnibus disponibles para trasladar a los refugiados a los centros de acogida en tierra firme.

Fuente: Agencias

Populares de la sección