Acusación contra Obama empieza a complicar a Trump

Comisión parlamentaria y el senador McCain exigen que demuestre sus dichos
Los líderes del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos reclamaron a la Casa Blanca que facilite a la comisión cualquier prueba sobre las presuntas escuchas ordenadas por el expresidente Barack Obama en la Torre Trump.

Según informó el diario especializado en información legislativa The Hill, el presidente del comité, el republicano Devin Nunes, y el demócrata de más alto rango de la misma comisión, Adam Schiff, pusieron fecha al gobierno para sustentar las acusaciones del presidente Donald Trump, que llegó a comparar, a través de su prédica incendiaria en Twitter, la situación con el Watergate que le costó la presidencia a Richard Nixon.

Trump mantuvo distancia con la prensa desde el fin de semana pasado, cuando había acusado a Obama de poner dispositivos de vigilancia en la Torre Trump de Nueva York antes de las elecciones de noviembre. No proporcionó ninguna prueba al respecto, y un portavoz de Obama negó que la Casa Blanca ordenara ningún tipo de "pinchazo" a las comunicaciones del entonces candidato presidencial republicano.

La Casa Blanca pidió que se investiguen las presuntas escuchas telefónicas como parte de la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales, lo que para muchos es un movimiento de distracción respecto al papel del Kremlin en los comicios.

A su turno, el influyente senador republicano John McCain –muy crítico con Trump– también pidió al presidente que presente dichas pruebas, o bien se retracte de las acusaciones contra su antecesor.
Nunes afirmó que el comité de inteligencia investigaría la potencial vigilancia de los partidos políticos como parte de su investigación sobre Rusia, sin precisar que fuera una maniobra orquestada por Obama, mientras que Schiff calificó a los republicanos de "extravagantes" y destructivos".

Conway retrocedió


Mientras tanto, la consejera presidencial Kellyanne Conway había sugerido el domingo que Trump fue espiado con teléfonos, televisores e, incluso, con microondas, aunque después matizó sus comentarios y admitió que carecía de pruebas sobre el supuesto espionaje. "No soy el inspector Gadget. No creo que la gente usara un microondas para espiar a la campaña Trump", dijo ayer Conway en una entrevista con CNN.

Conway, una de las asesoras más cercanas al presidente, avivó una polémica al decir que la campaña de Trump había sido vigilada de "muchas maneras".

"Había un artículo esta semana sobre cómo se puede supervisar a gente con tus teléfonos, con televisores y, desde luego, de muchas maneras. Microondas que se convierten en cámaras, etcétera. Sabemos que esto es un hecho de la vida moderna", afirmó Conway en una entrevista en el diario The Bergen Record.

Aunque Conway hizo referencia a ese tipo de espionaje, consideró en la red social Twitter que sus comentarios fueron sacados fuera de contexto por la prensa.

Visita estratégica en Asia

El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, realizará una visita oficial a Asia en momentos en que los planes nucleares y balísticos de Corea del Norte se presentan como la primera crisis internacional del presidente Donald Trump.

Tillerson visitará Tokio, Seúl y Pekín para abordar una crisis nuclear que amenaza con convertirse en guerra.

El secretario de Estado llegará mañana a Tokio, donde se reunirá con el primer ministro, Shinzo Abe, y el ministro de Relaciones Exteriores, Fumio Kishida, quienes vieron con preocupación las últimas pruebas de misiles de Pyongyang.

El viernes visitará Corea del Sur, sumida en una crisis política tras la destitución de la presidenta Park Geun-Hye y pendiente también de las provocaciones de su vecino del norte. Para concluir irá a China, tal vez la única potencia mundial con alguna influencia en el régimen de Kim Jong-Un.


Fuente: EFE

Populares de la sección