Adivinanza: ¿cuándo empezó la transa de drogas en Uruguay?

Solo puede haber sorpresa donde haya ignorancia
En 1989, o sea hace 27 años, el argentino Raúl Vivas fue detenido en Punta del Este acusado de lavar dinero del narcotráfico a través del cambio Italia. Fue extraditado a EEUU donde cumple una condena de 505 años. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1990, o sea hace 26 años, el narcotraficante Omar Clavijo era considerado el rey de la cocaína en Punta del Este. Terminaría sus días ejecutado por narcos paraguayos por un asunto de dinero. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1994, o sea hace 22 años, un informe de la DEA, agencia antidrogas de EEUU, señaló a Uruguay como un importante centro de lavado de dinero del narcotráfico. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1995, o sea hace 21 años, se requisaron 231 kilos de cocaína en Uruguay. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1996, o sea hace 20 años, una azafata de Pluna que llevaba 15 kilos de cocaína de alta calidad fue detenida en Madrid. En ese entonces, el director de drogas del gobierno colorado, Alberto Scavarelli, advirtió que, al ser perseguidos en sus países, los narcos más pesados buscaban las rutas del sur, entre ellas Uruguay. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1997, o sea hace 19 años, se detectó la presencia en Uruguay del cartel de Juárez, en ese momento la organización criminal más poderosa de México. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1998, o sea hace 18 años, se requisaron 431 kilos de marihuana. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 1999, o sea hace 17 años, el agente de la DEA (agencia antidrogas estadounidense) Abel Reynoso dijo que a través de sociedades anónimas uruguayas se lavaba abundante dinero del narcotráfico. Advirtió que los grandes carteles de la droga ya operaban en el país. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2000, o sea hace 16 años, la Policía antidrogas, bajo la égida del inspector Roberto Rivero, nombrado por el presidente Julio María Sanguinetti, comenzó una serie de incautaciones de marihuana y cocaína como no se habían registrado en la historia. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2000, o sea hace 16 años, un informe oficial indicó que en los 10 años anteriores el consumo de drogas había crecido sin cesar en Uruguay. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2000, o sea hace 16 años, en el mundo de las drogas uruguayo mandaban los que el periodista Antonio Ladra en su libro Narcos en el Uruguay calificó de traficantes de segunda generación, entre ellos los más conocidos Maurilio Martínez y Washington "Bocha" Risotto. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2003, o sea hace 13 años, se inició la denominada Operación Campanita, una de las más extensas y complejas que involucró a organizaciones locales y colombianas, incluso con la connivencia de miembros de las fuerzas de seguridad uruguayas. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2005, o sea hace 11 años, el diario colombiano El Tiempo dio cuenta del avance de los carteles de Colombia sobre Uruguay y mencionó incluso como pioneros de esta avanzada a Rodrigo Tamayo, señalado como excapo del cartel de Medellín, y Francisco Ramírez, hijo de Micky Ramírez, socio de Pablo Escobar. También mencionó el caso de Juan Diego Montoya, el líder narco que desde 2000, o sea hace 16 años, vivía en Punta del Este y que recién fue detenido en 2010. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2005, o sea hace 11 años, un informe del Departamento de Estado estadounidense señaló que en Uruguay operaban las mafias colombianas y mexicanas, lavando dinero proveniente del narcotráfico. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

Hasta 2005, o sea hace 11 años, se llevaban más de 100 personas procesadas por lavado de activos en el país. Tuvieron que pasar aún cuatro años para que en 2009 el organismo que controla internacionalmente el lavado de dinero sacara a Uruguay de una especie de lista negra en esta materia. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2000, o sea hace 16 años, apareció muerto Julián González Bermúdez, con un balazo que le atravesó el cráneo. Un año después se confirmó que se trató de lo que luego sería una epidemia: un ajuste de cuentas entre narcos. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2006, o sea hace 10 años, se requisaron 463 kilos de cocaína y, sumados los procesados desde 1996, habían marchado a prisión unas 2.500 personas por narcotráfico. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2006, o sea hace 10 años, se volvió a batir récord en requisas de cocaína: 500 kilos. El entonces jefe de drogas y actual director nacional de Policía, Julio Guarteche, estuvo en la mira de un grupo de narcos que pensaban colocar una bomba al paso de su vehículo. Esto fue público, incluso salió en los diarios.

En 2016, o sea hace unos días, el senador colorado Pedro Bordaberry y el Ministerio del Interior se trenzaron en un debate acerca de si los ajustes de cuentas son o no un asunto de los últimos 10 años (algo que pareció alarmar al legislador) como si la historia del narcotráfico en Uruguay hubiese comenzado en 2005 y como si la territorialización del narco (algo que es de manual para quienes estudian apenas un poquito el tema) fuera una sorpresa y no el destino final en una pendiente de más de tres décadas. Esto también fue público, incluso salió en los diarios

(Vaya este brevísimo repaso de una historia mucho más extensa en reconocimiento a los policías que combatieron y combaten honestamente el crimen organizado y en homenaje a las familias que perdieron a alguno de sus integrantes por efecto de las drogas. Ellas saben bien desde cuándo existe el narcotráfico en Uruguay.)

¿Qué fue lo que dijo Bordaberry?

La propuesta del senador colorado Pedro Bordaberry de realizar un pacto nacional contra el narcotráfico generó malestar en el Ministerio del Interior, que elaboró un irónico editorial cuestionando a blancos y colorados. La respuesta de Bordaberry no se hizo esperar. "Evidentemente el Ministerio del Interior siente que nosotros tenemos que aplaudir todo lo que hace y que cuando hay algo mal nos tenemos que quedar callados. Fíjese que el propio comunicado dice que hay un avance de la lucha por territorios entre narcos y ajustes de cuentas. Hace 10 años no existía eso, vamos rumbo a lo que era el Bronx en los 70 o Miami en los 80, donde había narcos que dominaban barrios", dijo Bordaberry en el programa En perspectiva.

Populares de la sección

Acerca del autor