Aduanas opera desde hoy con su vieja estructura funcional

Ayer el organismo designó a nuevos jerarcas y suprimió reforma de 2013
A contrarreloj. Así trabajó ayer la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) para que hoy el organismo pueda estar en condiciones de operar y no se procesara un "caos administrativo" que impidiera su funcionamiento, luego de que un fallo administrativo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) la obligara a dar marcha atrás en una reestructura que comenzó a operar hace tres años.

El Poder Ejecutivo tiene previsto aprobar un decreto para intentar mantener la reforma que estaba en marcha, pero los tiempos no dieron para que esa solución administrativa fuera aprobada para hoy. Fuentes de Aduanas informaron ayer a El Observador que lo que hay es un proyecto de decreto que está circulando por los distintos organismos del Estado, Presidencia, OPP y Ministerio de Economía. "Aún no llegó la versión definitiva para que los servicios jurídicos de Aduanas puedan expedirse", indicaron.

Por ese motivo, el director de Aduanas, Enrique Canon, aprobó ayer dos resoluciones generales –que antes se conocían como órdenes del día– para imponer nuevamente el esquema de funcionamiento de acuerdo al decreto 282 del año 2002, que sustituye al que regía desde julio de 2013. Según las fuentes, eso permite que la "estructura jerárquica pueda continuar trabajando".

La primera resolución precisó todos los cambios que deben procesarse en el organigrama de funcionamiento, y en la segunda se designaron a los funcionarios que están a cargo de cada una de las viejas divisiones de la Aduana.

El informante explicó que este cambio implicará, por ejemplo, que se elimine el área de comercio exterior.
"Hay un cambio profundo en las gerencias. Lo que se intenta con estas resoluciones es evitar un caos administrativo", explicaron las fuentes. Otra de las figuras que desapareció a partir de hoy es la del Operador Económico Calificado, una herramienta diseñada para fortalecer y mejorar la relación entre la Aduana y los operadores privados.

El secretario general de la Asociación de Funcionarios Aduaneros (AFA), Basilio Pintos, había informado a El Observador que la anulación de la reestructura organizativa implica que unos 70 cargos que habían sido ocupados al amparo del decreto "deben caer". En muchos casos son funcionarios presupuestados que volverán a sus puestos anteriores y en otros son personas que fueron contratadas en forma directa y que no pertenecen a la DNA.

Revés y apoyo privado

La reestructura organizativa de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) que fue aprobada por decreto en julio de 2013 fue dada de baja a fines de julio por el TCA por violar el derecho a la carrera funciona. Tuvo un costo de US$ 690 mil y fue financiada por el BID dentro de un programa de asistencia crediticia por US$ 22 millones.

La sentencia del TCA concluyó que la reestructura funcional viola el derecho a la carrera de los funcionarios ya que el nuevo esquema operativo preveía que los cargos jerárquicos se ocuparan en forma transitoria por decisión del director de la DNA, en base a un criterio de dedicación exclusiva y con un acuerdos de gestión.

A grandes rasgos, la reforma consistió en la creación de nuevos incentivos para los funcionarios, el aumento de sueldos para más de 500 trabajadores, nuevos ingresos al organismo y la creación de un sistema por el cual degradar al personal jerárquico en caso de no cumplir con al menos el 70% de las metas establecidas.

Luego de conocido el fallo del TCA, las principales gremiales empresariales cerraron filas para defender la reforma y advirtieron sobre las consecuencias negativas que tendría volver al régimen anterior.

Populares de la sección