Advierten atraso de 20 años en la legislación uruguaya sobre minería

El país no ratificó el convenio de la OIT sobre seguridad para trabajadores del sector, denunció Asociación de Licenciados en Geología

Uruguay todavía no ratificó el convenio Nº 176 sobre Seguridad y Salud en las Minas que estableció la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 1995 a pesar de que recientemente se ha aprobado la megaminería. Ni siquiera se tiene un registro de salud para los mineros.

“Tenemos casi 20 años de atraso”, apuntó Alejandra Martínez, secretaria de la Asociación de Licenciados en Geología del Uruguay (ALGU) en su exposición en el VII Congreso Uruguayo de Geología y el I Simposio de Minería y Desarrollado del Cono Sur. Pero la norma nacional que está en vigencia es aún más vieja: el Reglamento de Policía y Seguridad Mineras es del año 1946.

Esta organización abogó ante los parlamentarios que Uruguay ratifique la norma de la OIT pero su consideración no fue incluida en la discusión que llevó a la aprobación de ley de minería de gran porte. Pero el proyecto de ley al respecto enviado por el Poder Ejecutivo recibió media sanción en junio de 2013 y, de acuerdo al diputado Alfredo Asti, será aprobado por el Senado antes de fin de año. "No era conveniente sumarlo a la ley de megaminería" por la carga de estudio que supone el convenio, dijo. El Parlamento tiene que ratificar más de una veintena de convenios internacionales.

“Uruguay carece de una norma de seguridad minera que garantice la seguridad, la sustentabilidad y el desarrollo sostenible de los emprendimientos; para el minero, el Estado y, fundamentalmente, para la ciudadanía”, dijo la geóloga.

Martínez indicó que la importancia de la norma internacional es su “carácter universal”: es aplicable a la minería en general e incluye protocolos de seguridad, salud y resolución de posibles reclamos internacionales ante perjuicios que son de cumplimiento mundial. Esto es necesario porque las grandes empresas que pretenden operar en el país –como el grupo anglo-suizo Zamin Ferrous y su filial Aratirí– son multinacionales y, además, emplean mano de obra extranjera. “Se debe exigir la acreditación de los geólogos del exterior”, indicó Martínez, puesto que se desconoce su aval técnico.

En su exposición en congreso, la secretaria de ALGU recordó tres accidentes que evidencian la necesidad de una norma de seguridad para el sector: la ambulancia de una mina no estaba en condiciones el día que se necesitó para socorrer a un herido; un barrenista con 20 años de experiencia murió al manipular pólvora negra tras una seguidilla de “fallos en el control” de los explosivos; y un obrero que murió aplastado por una pala mecánica. El último caso ocurrió en 2012.

Orosur Mining Inc. y Cementos Artigas llevan registro de los accidentes de su personal. La primera, además hace pruebas de alcoholemia.  Martínez señaló que la proporción de accidentes en minería es menor que en otras industrias, pero no por ello se debe subestimar el riesgo. “En Bella Unión –donde se explotan ágatas y amatistas– persiste el manejo artesanal de la pólvora negra”, mencionó.

Otra carencia de Uruguay respecto a la seguridad de los trabajadores que señaló la geóloga es que el Ministerio de Salud Pública no cuenta con un registro de salud para el sector, a pesar de que se trata de una población “muy vulnerable” a sufrir enfermedades provocadas por su actividad. Así, cada empresa adopta las medidas que considera apropiadas.


Populares de la sección

Comentarios