Advierten por baja cobertura de programas para dejar de fumar

Aseguran son muy efectivos pero hay solo en el 25% de los centros de salud
Un informe de la evaluación de la campaña antitabaco en Uruguay será presentado este martes en la sede de la Organización Panamericana de la Salud en Washington, Estados Unidos. Investigadores uruguayos aseguran que si bien los programas para dejar de fumar tabaco "han sido muy efectivos" en los centros que firmaron convenio con el Fondo Nacional de Recursos, "su cobertura ha sido relativamente baja".

Los programas gratuitos de cesación del tabaquismo comenzaron a ofrecerse en 2003. "Tuvieron un efecto significativo pero éstos tienen aún un bajo nivel de penetración, que alcanza 25% total de los centros", indica el informe. "Parecería recomendable generar incentivos más fuertes que promueven un mayor uso de estos programas, como la obligatoriedad de no pagar copagos" (tickets), dice una de las conclusiones. Fue realizado por la profesora titular del Departamento de Economía de la Universidad de la República, Patricia Triunfo, Ana Balsa de la Universidad de Montevideo y Jeffrey
Harris de Economía de una universidad de Estados Unidos.

El tabaco es la segunda droga más consumida por los uruguayos, a pesar de que su consumo ha descendido. El 64 % de las personas de 15 a 65 años ha consumido tabaco alguna vez en su vida, mientras que el 33 % declara haberlo consumido en los últimos 12 meses y el 29,5 % en los últimos 30 días, según la Sexta Encuesta de Hogares del Observatorio Uruguayo de Drogas. Hay 408.881 uruguayos que presentan un consumo problemático.

Entre sus consumidores, los que más preocupan a las autoridades sanitarias son las embarazadas, ya que una de cada cuatro aseguró haber fumado durante el embarazo. Esto significa un riesgo tanto para la mujer como para el feto.

Según datos citados en el informe, entre 2007 y 2013, la proporción de mujeres embarazadas fumadoras que dejaron de fumar al llegar al tercer trimestre aumentó de 15,4 a 42,7%. Esta disminución del consumo se debió más que nada a las políticas no asociadas al impacto en el precio, según plantean los investigadores en el informe. Sin embargo más de la mitad continuan fumando al enterarse que van a ser madres y un 50% vuelve a fumar en su segundo embarazo.

Analizaron que el impacto de dejar de fumar en la salud perinatal, medida a través del peso al nacer y hallaron que "dejar de fumar en el tercer trimestre se asoció con un aumento de 188 gramos de peso al nacer" del bebé.

"La eficacia relativa de las medidas antitabaco distintas a los precios sugiere varios caminos de profundización en el control del tabaco, que incluyen la introducción de mayores restricciones al empaquetado, la extensión de los programas de cesación y la implementación de campañas antitabaco a nivel nacional", plantearon los investigadores.

Los datos obtenidos sobre la Economía del Control del Tabaco en las Américas reflejan el balance de la campaña antitabaco. Las últimas medidas anunciadas por Tabaré Vázquez, a finales de octubre de este año, fueron la prohibición de fumar en la puerta de los centros de salud, de enseñanza y estadios deportivos y la posibilidad de multar a los que incumplen la normativa, algo que hasta ahora solo se podía hacer a las empresas.

En 2005 comenzó con la prohibición de fumar en los espacios públicos cerrados y lugares de trabajo públicos y privados. Luego se sumaron siete modificaciones en las advertencias de las cajas, la última en 2016. Como otra de las medidas se prohibió toda forma de publicidad o exhibición de productos, incluso en los puntos de venta, y también aumentaron los impuestos al tabaco.

Populares de la sección