Advierten debilidad de Uruguay ante impacto de la tecnología en la educación

El movimiento lanzó nuevo programa de formación a docentes y ciudadanía


El movimiento ciudadano Eduy21 –liderado por el exsubsecretario de Educación, Fernando Filgueira, y el exdirector nacional de Educación, Juan Pedro Mir– lanzó ayer su programa "Formar y aprender", destinado a la formación de docentes, de la ciudadanía y de actores claves, como periodistas, empresarios y sindicatos.

"Quince pistas sobre la educación en el mundo" fue el nombre de la conferencia con la que el magíster en Investigación Educativa, Renato Opertti, inauguró el nuevo programa. En ella advirtió sobre el impacto que la cuarta revolución industrial, marcada por la tecnología y la era digital, está teniendo y tendrá en la vida de los seres humanos y, por lo tanto, en la educación, e hizo hincapié en el concepto de "competencia digital": "Ya no es que el alumno sea solo usuario de la computadora. Competencia digital es la capacidad que tiene el niño de resolver problemas, dándoles instrucciones a la computadora", afirmó.

Este grado de tecnificación traerá consigo un desafío en el mundo del trabajo. A corto plazo "las oportunidades de trabajo van a ser cada vez más escasas", resaltó.


"Equidad no es poner una escuela, es remover los obstáculos que impiden los aprendizajes", dijo Opertti

De hecho, dijo que investigaciones recientes arrojan que en el futuro el 40% de los puestos de trabajo de Estados Unidos van a desaparecer a manos de la tecnología, sobre todos aquellos de baja y mediana calificación. "Las personas que van a tener trabajo son aquellas que estén altamente calificadas", afirmó, y se preguntó: "¿Qué va a pasar con los jóvenes que no terminan educación media?".

Observó que la inequidad puede llegar a ser aún mayor porque los sectores sociales más altos tendrán más acceso a la tecnología y con ella podrán mejorar sus condiciones de vida y su confort. Por esta razón, expresó que el desafío de la educación será igualar las oportunidades para que los países no queden "fuera del mundo".

Ante este panorama, Opertti subrayó que "la debilidad de Uruguay es muy alta desde el punto de partida", dado que la calidad de los aprendizajes y competencias es deficitaria, la excelencia es "marginal" y la inequidad es "intolerable".

En este sentido, cuestionó a aquellos quienes sostienen que la inclusión es dar acceso a la educación para todos. "Eso era hace 40 años. Incluir no es solamente acceder a la educación, incluir es congeniar equidad y calidad", dijo en referencia al presidente del Codicen, Wilson Netto, que ha hecho foco en la inclusión como universalidad en el acceso a la educación. "Equidad no es poner una escuela, es remover los obstáculos que impiden los aprendizajes", agregó. A su vez, definió la calidad como la interfase entre lo que se quiere enseñar y cómo se hace. "Calidad no es cuántos escuelas construyo y cuantos laboratorios tengo", aseguró.


Populares de la sección