Advierten problemas "inevitables" por aumento de la tasa consular

En el gobierno estiman que desde dentro y fuera del Mercosur pueden iniciar "procedimientos"
Una tormenta asoma en el horizonte. No se sabe cuándo llegará, ni la fuerza que tendrá y ni siquiera los daños que causará. Pero lo cierto e inevitable es que tarde o temprano la tormenta llegará.

Esa fue la descripción de una de las tres fuentes de gobierno consultadas por El Observador sobre los efectos que tendrá en materia de política exterior la decisión del Poder Ejecutivo de aumentar la Tasa Consular en esta Rendición de Cuentas. Para los informantes es "inevitable" que los socios del Mercosur, así como otros países con los que Uruguay tiene relaciones comerciales, muestren pronto su malestar por la decisión del gobierno uruguayo de subir la tasa a las importaciones de los bienes de consumo. Y no descartan que, incluso, en algún caso inicien "procedimientos" contra el estado uruguayo.

El gobierno informó sobre la medida este miércoles, luego de presentarle los principales puntos de la Rendición de Cuentas a la bancada de legisladores del Frente Amplio. El ministro de Economía, Danilo Astori, explicó que la suba de la Tasa Consular era una de las dos modificaciones tributarias que el Ejecutivo había adoptado con el fin de recaudar los US$ 112 millones extra que necesita para hacer frente al aumento del gasto.

El IRPF que se aplicará a los premios de los juegos de azar y el IRAE a la Banca de Quiniela recaudará US$ 17 millones. Los otros US$ 95 millones vendrán del aumento de la Tasa Consular, un tributo del que están exonerados los bienes de capital de uso exclusivo en los sectores industrial, agropecuario y pesquero; el petróleo crudo y los bienes introducidos al territorio nacional en régimen de admisión temporaria.

La Tasa Consular está en 2% y aumentará un punto para las importaciones del Mercosur (a 3%) y tres puntos para el resto de los países (a 5%). El ministro de Economía señaló que se trata de una medida "provisoria" y que a partir de 2020 regirá un cronograma de desmantelamiento de esta tasa.

"Esto nos da margen para negociar en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y con los países que tenemos relaciones comerciales. Tiene un impacto moderado", dijo Astori.

Sin embargo, hay quienes en el gobierno discrepan con el ministro y advierten que el "impacto político" de la medida se hará sentir, sobre todo por parte de los socios del Mercosur. Brasil, Argentina y Paraguay reclaman la eliminación de la tasa desde que el impuesto se volvió a instalar durante la administración de Jorge Batlle.

El hecho de que un país de extra zona como México no tenga que afrontar el impuesto –gracias al Tratado de Libre Comercio bilateral- se presenta como una situación de comparación evidente por parte del bloque que genera insatisfacción.

Las fuentes consultadas también opinaron que esta medida es una "señal inconveniente" en un momento en el que Uruguay intenta lograr un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea en el marco del Mercosur.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) recomendó sacar el impuesto en su examen de la política comercial uruguaya que hizo en 2010 y advierten que es probable que vuelva a desaprobarlo en el examen que volverá a hacer este año. Fuentes del gabinete presidencial dijeron a El Observador que las posibles implicancias de aumentar el impuesto fueron evaluadas durante las reuniones en que el Consejo de Ministros discutió el tema pero que, como resulta evidente, prevaleció la opinión de aumentar la tasa.

El presidente Tabaré Vázquez volverá a verse con sus pares del Mercosur el 21 de julio en Mendoza, cuando Argentina le entregue la presidencia pro témpore del bloque a Brasil. Será la primera reunión en 20 meses.

Inicio auspicioso de la negociación con EFTA

El Mercosur y la Asociación Europea de Libre Cambio (EFTA por sus siglas en inglés) culminaron esta semana en Buenos Aires su primera ronda de negociaciones y continuarán en agosto en Ginebra.

En esta instancia las partes comenzaron con el intercambio de información que tuvo lugar en un "excelente clima", dijeron fuentes oficiales. La protección agrícola por parte de los estados que conforman EFTA (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) aparece a priori como una de las principales barreras en la negociación. Sin embargo, la estimación oficial es que esta negociación tendrá menos dificultades que la que está planteada con la Unión Europea.

El Mercosur tiene finalmente una agenda de negociación real con expectativas a mediano plazo que puede convocar a nuevos socios.


Populares de la sección

Acerca del autor