Agarrate Catalina empieza a bajar el telón de su último show, Un día de Julio

Habrá funciones en el centro de espectáculos Landia del parque Roosevelt
La semana que viene marcará una de las últimas oportunidades para ver Un día de Julio, de Agarrate Catalina, ya que la murga comenzará a bajarle el telón a su show. Es que el equipo creativo ya puso el foco en diseñar un nuevo espectáculo, cuya presencia en el próximo concurso de carnaval depende de una discusión interna aún pendiente.

Un día de Julio se exhibirá en el centro de espectáculos Landia, en el parque Roosevelt, los días jueves 27 y viernes 28 de abril, desde la hora 21. Las entradas están a la venta en Red UTS, en los locales de Redpagos y en Tienda Inglesa, con precios desde $ 300 y descuentos con OCA de 20% para el día inicial. Habrá locomoción directa hasta Landia por las líneas 104, 105, 142 y 306.

Este espectáculo, murguero pero con alta carga teatral, se estrenó a fines de 2015 en el Sodre y superó las 150 presentaciones. Dura casi dos horas, se ha exhibido en todo el país, en Argentina y en Chile e involucra a 23 murguistas sobre el escenario, en el marco de un equipo conformado por los integrantes de la cooperativa más técnicos especialmente involucrados para estas funciones de mayor porte, lo que hace que se movilicen cerca de 40 personas.

Un día de Julio: 23 murguistas en Landia, los días 27 y 28 de abril, con entradas desde $ 300.

En contacto con El Observador Yamandú Cardozo, director responsable de Agarrate Catalina, definió el show como el "más experimental" de la Catalina, "con el cual nos terminamos de demostrar, muy felizmente, que podíamos tener vida propia y útil lejos de las normativas de un concurso, con un espectáculo que no perdió por sus experimentaciones el corazón de la murga y que está muy jugado al humor, aunque no por eso es sencillo o liviano. Se mete con cosas muy profundas, con cosas muy actuales".

"Es una de las versiones más maduras creadas por Agarrate Catalina", sintetizó.

Por otra parte, muchos contenidos han evolucionado respecto a la función inicial, lo que hace que siga siendo atractivo para quien ya lo haya visto.

No estar sujeto al reglamento del concurso, que entre otras obligaciones limita el show a 45 minutos, es un disparador para "un montón de libertades", comentó Cardozo. Se está al margen "de la legislatura de un reglamento tan específico como lo es el del carnaval, que está bueno porque define el género y porque en el marco de un concurso lógicamente tiene que haber un reglamento", pero esta otra realidad, para Agarrate Catalina, "permite variar los tiempos y contenidos del espectáculo". "Por ejemplo, podemos trabajar con el componente audiovisual", dijo.

De todos modos, precisó, "la sensación es que este espectáculo es muy murga, porque seguimos enamorados de lo mismo que nos enamoró. Tenemos sí otros condimentos, otros discursos estéticos, otras exploraciones, pero en el cimiento el espectáculo sigue siendo murga".

Sobre el perfil del público que ha observado este show, fuera del Teatro de Verano y los tablados, explicó: "Fue muy variado, con ese público bien carnavalero, pero la Catalina llegó a lugares muy diferentes con una propuesta muy inclusiva y hemos disfrutado de públicos de todos los estratos sociales y culturales, y de todas las franjas etarias, con los niños entendiendo hasta dónde pueden escarbar, con gente con mayor interés en seguir hurgando en las capas en las que está armado el espectáculo y que debe seguir encontrando sustrato para analizar, y gente que va hasta una capa superficial y que lo disfruta igual".

Lo que cambia, dijo, es cómo los va a ver la gente. En un concurso "se la puede notar con otra adrenalina, es un campeonato, te van a ver con otro nervio", pero afuera de esa realidad "la gente va a dejarse enamorar por un espectáculo sin tener que compararlo con otro que tenga dos lentejuelas más o cante tres decibeles más abajo; por suerte en todos los contextos hemos sido muy bien abrazados".

Agarrate Catalina funciona como una compañía itinerante estable. Sus espectáculos, cada tanto, contienen piezas de propuestas emblemáticas anteriores. Eso pasará con segmentos de Un día de Julio, pero, según Cardozo es tiempo de darle descanso a ese show. "Llegó la etapa de armar otro espectáculo. Somos letristas de murgas, es lo que nos llena, lo que nos gusta con Tabaré. Un letrista traduce lo que está entre sus ojos y el mundo a un espectáculo. Estamos en eso y con Tabaré (su hermano, también letrista de la murga) lo disfrutamos porque seguimos enamorados de la murga", enfatizó.

Carnaval con la ñata contra el vidrio

Como sucede con técnicos y jugadores de fútbol cuando están libres y se los suele ver en las tribunas observando a sus colegas, Yamandú Cardozo aprovechó el febrero pasado para ver otras murgas.

"Siempre intento hacerme un tiempo. Laburamos mucho, no siempre estamos en Montevideo, pero pude ir a ver algunas al Teatro de Verano, a otras las vi en los tablados, también me fui poniendo al día por televisión. Me gusta salir (en el concurso), pero también no salir, aunque se extrañan muchas cosas", reconoció.

Añadió que "desde afuera" la competencia "se disfruta inocentemente". Graficó que "es como un titiritero que ve otras marionetas... no concursar, no competir, te permite disfrutar de otros, este año se pudo y vi cosas muy lindas, otras que no tanto, pero me alegró disfrutarlo desde ese lado".

El regreso se discutirá "con naturalidad y alegría"

"Sin que estuviera firmado en ningún lugar, nunca nos prometimos salir por siempre en carnaval ni tampoco dejar de salir por siempre", respondió Yamandú Cardozo, consultado sobre si Agarrate Catalina se presentará en la prueba de admisión para el concurso de carnaval de 2018.

Explicó que cuando se gesta cada nuevo show "vuelve a presentarse la posibilidad y la duda, porque el concurso es parte importante del carnaval, que es nuestro lugar, un lugar que siempre nos será muy cercano, muy familiar. Cuando estamos lo disfrutamos y cuando no, lo extrañamos, como disfrutamos estando afuera y extrañamos eso cuando estamos adentro del carnaval".

"Lo que nos une con el carnaval es muy fuerte", enfatizó, y comentó: "La decisión nunca está tomada, al menos hasta que los plazos lo permitan. Nunca hay un no o un sí para siempre".

"Cuando empecemos a armar el nuevo espectáculo entre los compañeros aparecerá esta cuestión. Veremos si este año, que venimos de armar y brindar un espectáculo con otras libertades, tenemos ganas de ceñirnos a un concurso. No hay necesidad de ponerle ningún velo de misterio. Ganas hay siempre y cuando no estuvimos fue porque lo necesitábamos o porque el carnaval lo decidió. Es algo que lo vamos a discutir como siempre, con naturalidad y alegría", anunció.

Ficha técnica de Un día de Julio

  • Técnicos. Textos: Yamandú Cardozo, Tabaré Cardozo y aportes de Martín Cardozo; director responsable: Yamandú Cardozo; director escénico: Tabaré Cardozo; arreglos corales: Tabaré Cardozo y aportes de Darío Prieto; diseño de vestuario: Mercedes Lalanne; maquillaje: Carolina Gómez; puesta en escena: Alberto Rivero, Alfredo Iriarte y Darío Rabotti; operador de sonido: Martín Toledo; operador de luces: Nicolás Amorín; utilería: Julio Montero, Andrés Álvarez, Manuel Fernández; manager: Fernando Mino (Tres Cuartos Producciones); tour manager y producción ejecutiva: Mauro Beltran; prensa: Sibyla Trabal.
  • Componentes. Tabaré Cardozo, Yamandú Cardozo, Matías Beracochea, Andrés Pazos, Darío Rabotti, Nicolás Gentile, Martín Cardozo, Maximiliano Porciúncula, Álvaro Pérez, Agustín Pittaluga, Carolina Gómez, Victoria Gómez, Leonardo Gómez, Eder Fructos, Leonardo Viana, Levón Giondjián, Michel González, Ariel Olivero, Álvaro Imbert, Diego Pérez, Humberto Orique, Martín Ambrosio y Dustin Scoto.

La cifra

4 primeros premios... logró la murga Agarrate Catalina en el concurso de carnaval en los años 2005, 2006, 2008 y 2011.





Populares de la sección

Acerca del autor