Agencias de viaje suman servicios para afrontar competencia digital

Generan herramientas para venta online mientras defienden el método tradicional
Las agencias de viajes no escapan a una consigna que se escucha en actores de distintos sectores de servicios: a cada rubro le llega su Uber. En ese escenario, enfrentan a compañías aéreas que venden pasajes a través de internet o sitios como Airbnb que ofrecen alquileres a distancia. Aunque todavía entienden que la llegada de la nueva tecnología no se convierte en una amenaza actual, buscan alternativas que les permita a los viajeros acceder a opciones a través de diferentes canales.

El gerente comercial de Abtour Viajes, Favio Lambrechts, dijo a El Observador que la agencia desarrolla herramientas de venta online como una forma de ofrecer dos servicios: el tradicional, y uno distinto, más vinculado a los jóvenes. "Estamos haciéndolo para esa generación que va a comprar a través de un smartphone. Buscamos tener dos alternativas", explicó. Igualmente, indicó que no más del 15% de los viajeros uruguayos compra viajes o estadías a través de internet.

"Las grandes compañías ofrecen precios magníficos (por internet), pero si querés ahora comprar un boleto aéreo para Madrid para agosto a US$ 750 no lo vas a encontrar por ningún lado", añadió.
Al contrario que en otros sectores, la irrupción de la tecnología todavía no hizo caer la actividad de las agencias de viaje, sostienen, aunque recortó su potencial de crecimiento.
"El mercado creció y no sé cuánto podríamos haber crecido si no estuviese toda esta tecnología", dijo Lambrechts.

"Los uruguayos todavían no son muy afines a comprar por internet, salvo cosas puntuales. Un viaje de placer es difícil que lo compres hoy a través de una computadora", añadió.

En diálogo con El Observador, Carlos Pera (hijo) de la empresa Aeromundo indicó que este año se le comenzó a dar más importancia a las nuevas tecnologías porque lo que más se vende a través del comercio electrónico son los viajes.

A modo de ejemplo, informó que su empresa cuenta con una agencia de marketing exclusivamente para atender las consultas que llegan por Facebook y proporcionar información al pasajero para luego concretar la venta.

Por otro lado, explicó que hoy en día la búsqueda en Google es la primera opción que utiliza la gente para consultar por un destino en particular antes de buscar más detalles a través de una agencia.
Eso llevó a los agentes a crear páginas con determinados resultados para que ocupen los primeros lugares de la búsqueda.

En esas páginas se tiene la opción de colocar algunos datos personales como nombre y correo electrónico. Así se busca captar un potencial cliente al que luego se le manda información más detallada.

A su vez, Pera manifestó que si bien se tiende a pensar que el contacto con la agencia está disminuyendo, especialmente por parte de los más jóvenes, algunos estudios indican lo contrario.
Según señaló, la importancia que se le atribuye a la experiencia de viajar hace que se quiera contar con la mayor información posible y eso aumenta la interacción con la agencia.

Otra visión es que la tecnología no puede brindar el servicio que sí puede hacer una agencia de viajes. "Airbnb y todo eso, pero a tu madre o a tu abuela no la mandás sola a Nueva York. Los agentes de viajes tenemos excursiones con salidas acompañadas. Una cosa es que entre por Madrid y luego vaya a París y otra cosa es que haga toda la excursión por su cuenta y en auto. Habrá alguno que lo hace, pero hay gente que no le gusta irse sola", dijo a El Observador el presidente de la Asociación Uruguaya de Agencias de Viaje (Audavi), Jorge Valenti.

A pesar de la defensa del servicio que brindan las agencias de viajes, Valenti reconoce que las empresas atraviesan por un momento difícil. "Las agencias chicas pueden tener complicaciones. Cada una tendrá que dar más asesoramiento, más servicios y asegurarle a sus clientes alguna cosa que las máquinas no saben ni pueden hacer", expresó Valenti.

El presidente de Audavi manifestó que "las máquinas divinas pueden dar información pero nunca la prestación que te da un agente de viaje. ¿Si surge un problema, quién te lo resuelve? ¿Qué hace la persona? ¿Llama a un portal?"
Además de Airbnb, las agencias de viajes señalan a otra competencia. "Las compañías aéreas también lo son hoy en día. Hacen unas ofertas con las que marcan los precios de tal manera que los márgenes de rentabilidad de las agencias sean cada vez más chicos", finalizó el presidente de Audavi.