Agosto trajo buenas noticias para la lechería

A las puertas de la primavera, la época en que se juega el resultado anual de los tamberos, hay novedades alentadoras
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Tras cuatro meses sumamente adversos en lo productivo entre abril y julio, la producción lechera intenta acomodarse para los meses de primavera, decisivos en el resultado del año. Agosto ha sido un mes favorable tanto por el buen tiempo como por algunas medidas de alivio acordadas entre el gobierno y las gremiales lecheras.

Desde el punto de vista de los mercados, luego de más de dos años de precios internacionales deprimidos, los últimos 15 días generaron un repunte de precios interesante de aproximadamente 20%, que inevitablemente genera esperanzas.

Hace dos semanas el precio internacional de referencia subió 6,6% en las ventas de Fonterra y a ello siguieron respuestas positivas en lo local. Conaprole aportó partidas especiales para la remisión de julio y agosto y hubo subas en los precios de Indulacsa, aunque siguen por debajo del promedio que paga la industria.

Por otra parte, entraron en vigor las medidas de flexibilización en el pago de las deudas con el Banco República (BROU) junto a las acciones promovidas por el Poder Ejecutivo, como la rebaja en el Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (Imeba).

El martes pasado, el mercado internacional tuvo un batacazo con una suba de 12,7% en el remate de Fonterra, pero que en el caso de la leche en polvo entera, el principal lácteo de exportación de Uruguay, llegó a 19%, que se suma al 10% de aumento del remate anterior. El precio de referencia de la leche en polvo pasó de poco más de US$ 2.000 a US$ 2.700, que para los contratos de futuro a febrero del año próximo llega a US$ 2.800.

centrales 1.jpg

Cautela entre productores


Entre los productores todo es cautela. Llegan a la primavera con una carga alta de obligaciones financieras debido a los precios bajos, la menor remisión y los altos costos de granos y raciones en la primera mitad del año, y el comienzo del pago al Fondo de Financiamiento que se llevará aproximadamente 3% de la facturación.

Adversidades que pegan en lo productivo. La producción continuaría por debajo de los niveles alcanzados en la primavera en los últimos años. A la castigada condición corporal de los animales se suma la menor cantidad de vacas lecheras debido al incremento de la faena para generar liquidez. Los tamberos tendrán más pasto y podrán reducir el costo en raciones, lo que será de ayuda en un contexto de baja disponibilidad.

Desde Conaprole estiman que la remisión en la primavera será 10% menor a la del año pasado. En el primer semestre del año, la producción cayó 27%. Pero como además bajó el precio, la facturación de los productores cayó 33% en pesos corrientes y 45% en dólares.

Como en otros rubros, el sector enfrenta un problema de costos. En particular incide el aumento en los precios del maíz y del sorgo que se usan en la alimentación del rodeo. La ajustada disponibilidad regional del maíz –por el fracaso productivo en Brasil– encareció los precios del cereal con valores puestos que llegaron hasta US$ 230-US$ 235 por tonelada.

El sorgo también vio subir sus precios siguiendo al maíz, y se sumaron los problemas de calidad por presencia de micotoxinas generados por el exceso de lluvias. Todo esto se dio con un precio promedio de la leche a los productores en el primer semestre de US$ 0,25 por litro –según los datos del Inale-, una caída de 26,5% frente a los US$ 0,34 de igual período de 2015.

"Los productores lecheros vienen trabajando a pérdida. El que dio ración, mantuvo el rodeo y bajó la producción porque redujo la cantidad de comida, se endeudó. Y el que no dio nada está con el ganado en estado muy complicado", señaló Javier López, veterinario que asesora a productores lecheros en la zona de Young, en Río Negro.

centrales 2.jpg


Una limitante para la producción lechera estará en una menor cantidad de vacas en ordeñe.

Dado el nivel de dificultad que se arrastra desde tiempo atrás, han llegado medidas de alivio. A partir del 1° de agosto pasado se hizo efectiva la rebaja del Imeba para productores lecheros, de 1,1% a 0,1%, que estará en vigencia hasta el 31 de julio de 2017. Esa rebaja será reintegrada, a través de otros impuestos.

Por otra parte, ya está vigente la disposición del BROU de analizar caso a caso el corrimiento de los vencimientos para aquellos créditos de inversión por un año, pagando intereses. "Quedamos con el banco en seguir trabajando para que cuando en julio del año que viene al productor se le junten dos años de pago, si la situación no cambia, ver cómo seguimos trabajando con el banco para que pueda de alguna manera reacomodar esas cuentas y que el productor tenga que pagar dos años juntos", dijo a Tiempo de Cambio de radio Rural el segundo vicepresidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Néstor Cabrera.

Una limitante para la producción lechera estará en una menor cantidad de vacas en ordeñe. Las dificultades de este año y la necesidad de generar ingresos complementarios a los de la leche llevaron a muchos tamberos a generar ingresos a través de la venta de su ganado y no solamente con animales de descarte.

En la primera mitad de 2016 se faenaron 32.562 vacas lecheras, 26% más que en el mismo periodo de 2015, cuando totalizaron 25.742 animales, de acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Nacional de Carnes (INAC). En los 12 meses entre julio de 2015 y junio de 2016 la faena tocó el segundo máximo histórico, con 76.945 vacas. La cifra más alta se registró en el año móvil cerrado en marzo, con 77.244 animales.

"Las perspectivas son buenas, pero no como en primaveras anteriores, venimos mucho más complicados. Va a venir una buena cantidad de pasto, con el que la gente va a reemplazar materia seca de ración por pasto, pero la condición corporal de las vacas no es muy buena, como para expresar ese potencial", señalaron desde Conaprole.

Una fuerte presión de selección sumada a la pérdida en estado corporal de los animales llevó a una pronunciada merma en la producción. En junio, la remisión de leche a planta se desplomó 20% respecto al mismo mes del año pasado. Totalizó 129,8 millones de litros frente a los 162,1 millones en junio de 2015, de acuerdo a los datos publicados el lunes pasado por el Instituto Nacional de la Leche (Inale). Se trata del menor volumen para el mes de junio desde el año 2010.

centrales 3.jpg


En la primera mitad de 2016 se faenaron 32.562 vacas lecheras, 26% más que en ese lapso de 2015.

Fernanda Arambarri, veterinaria que presta asistencia técnica a productores lecheros de Salto, evaluó el momento como de gran dificultad para los tamberos en esa zona del país, pero es optimista a partir de la recuperación de precio que lentamente empiezan a percibir los productores.

"Con mejores expectativas se ven productores que ya están empezando a proyectar, por ejemplo, empezar a mover tierra para el verdeo de verano. Muy diferente al año pasado que veía que se hundía todo, no había dinero", señaló la técnica.

Si teníamos un animal que producía 21 litros y bajó a 14, no va a subir de nuevo a 21, irá hasta 16-17 litros", estimó por su parte Javier López.

Se mostró optimista en cuanto a la recuperación del ganado, no tanto así con la producción. Según cree, se verá afectada por una caída de 15% en la parición, por dificultades en los primeros partos, a lo que se suma la pérdida de vientres en frigorífico.

"Estamos haciendo mucho más cesáreas de lo que hacemos habitualmente en esta época, vinculado principalmente a que venimos con un deterioro en el estado corporal bastante grande, con una alimentación mala", dijo el asesor que trabaja en Río Negro.

Hubo productores que siguieron invirtiendo en comida con el riesgo se aumentar su nivel de endeudamiento pero, en general, se vio un obligado menor nivel de compras de granos y raciones. De acuerdo a los datos del balance 2015/2016 de Prolesa, en ese ejercicio las ventas cayeron 8% en volumen.

En el caso de los concentrados el descenso respecto al ejercicio anterior fue de 5%. Un dato algo más alentador surge de las reservas de los productores de semillas para la siembra de cultivos de verano y en la compra de fertilizantes. Desde la empresa informaron a Conexión Agropecuaria que la reserva de semillas –que vence hoy– venía en niveles muy similares al año pasado, mientras se prevé un nivel similar de compra de urea.

centrales 4.jpg

Los productores saben que solo pueden salir adelante produciendo. Esta semana recibieron la mejor señal de los últimos tiempos desde el mercado internacional. Pero las dudas respecto a que esto sea suficiente persisten.

Producción: Cecilia Ferreira y Ricardo Sosa.

Populares de la sección