Aguerre defendió la calidad para exportar soja a China

El ministro salió al cruce de un comunicado de los comerciantes de granos
El cuidado y la eliminación de plagas cuarentenarias y residuos en la soja que se exporta a China "no puede sorprender y se debió hacer siempre", dijo el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, y agregó que el proceso comienza en la chacra, donde el productor debe hacerse responsable de lo que está cosechando.

En diálogo con El Observador, Aguerre sostuvo que hay que empezar a implementar "prácticas de mitigación" del problema, que se da en especial con el sorgo de Alepo, una de las plagas que China no admitirá en los embarques que se envíen. La nueva cosecha de soja comenzará en 20 días.

Aguerre puso como ejemplo la aparición de la plaga en el perímetro de los cultivos de soja, donde no se puede aplicar un agroquímico porque están los drenajes del campo. "Se puede pasar la rotativa", dijo el ministro, y agregó que "se puede cosechar aparte y avisar al acopiador, que puede disponer el envío de la soja con la plaga a un lugar diferente para su tratamiento".

El ministro distinguió entre el productor que tiene el problema y no le importa, y el productor que se preocupa. En el primer caso debería pagar por la limpieza de su cosecha; en el segundo, debería pagar el exportador.

Cruce de comunicados

Aguerre también se refirió al comunicado que la Asociación de Comerciantes de Granos (ACG) envió el lunes 20 a sus socios advirtiendo acerca de los requisitos del protocolo fitosanitario firmado con China en octubre pasado para la exportación de soja, que "afecta directamente a toda la cadena exportadora del país". China es el principal destino de la oleaginosa, con 84% del total exportado en 2016.

Además de instar a sus socios a leer el texto del acuerdo "para tomar las medidas correspondientes", la ACG detalló los nombres de "las plagas cuarentenarias que preocupan a China".

Finalmente, el comunicado de los comerciantes afirmó que "en caso de que haya presencia de alguna de estas malezas y que hubiera un tratamiento efectivo, el acopiador lo aplicará y se trasladarán los costos correspondientes", y agregó que "de no existir un tratamiento efectivo, el acopiador podrá rechazar la mercadería".

En respuesta al comunicado de la ACG, el MGAP emitió el jueves de noche un comunicado sobre el tema, en el que repasó la relación comercial con China desde 2004 y aseguró que el protocolo fitosanitario "es producto de un largo proceso de negociación, que a solicitud de China se inició el 9 de mayo de 2011".

Luego de señalar que "el espíritu de un protocolo es facilitar la solución de problemas que tiene antecedentes", el comunicado del MGAP detalló el proceso que se dio desde 2015 con los integrantes de la cadena agrícola por la soja a China y aseguró que "llama la atención que la Asociación de Comerciantes de Granos exprese recién ahora, a 20 días de iniciar la zafra, su preocupación por el tema".

Leer aquí el comunicado completo.

El famoso artículo 8

Además del cruce de comunicados, la presidenta de la ACG, Carola Píriz, hizo un alerta el jueves en el programa Tiempo de Cambio, de radio Rural, por el contenido del artículo 8 del Protocolo de Requisitos Fitosanitarios para la Exportación de Soja que firmaron Uruguay y China, que establece la posibilidad de rechazo de los embarques de soja que lleguen a China con "cualquier plaga cuarentenaria de las listadas".

Sin embargo, el texto del artículo establece una progresión que va desde "un tratamiento efectivo" cuando se encuentre alguna de las plagas –el sorgo de Alepo es la más habitual- hasta la posibilidad de devolver o destruir el envío. "Si el problema es lo suficientemente serio, el exportador y elevador de Uruguay, e incluso toda la soja de Uruguay, serán suspendidos inmediatamente hasta que se adopten las medidas correctivas".

Aguerre defendió el proceso que, después de 12 años, desembocó en la firma del protocolo. En el diálogo con El Observador, remarcó que "está bien que los que se dedican a hacer negocios (en alusión a los comerciantes y exportadores), se ocupen si ven que ello supone algún riesgo".

El ministro recordó que entre el 12 de julio y el 9 de setiembre del año pasado mantuvo "cinco reuniones con la Cámara Mercantil de Productos del País (CMPP), de la cual es afiliada la ACG, con una agenda "donde no faltó ningún tema, desde el acceso a los mercados hasta la competitividad, las importaciones de Brasil y el dragado de los puertos.

"En ninguna de las reuniones se dijo nada del artículo 8 del protocolo con China", afirmó Aguerre, y reconoció que le molestó que recién ahora hubiera un pronunciamiento de la ACG, que "está bien que lo haga" para alertar a los productores.

Reunión y viaje a China

Por último, el ministro recordó que el protocolo firmado por Uruguay también fue suscrito por todos los países que exportan a China, menos Argentina y Brasil, "que lo tendrán" tarde o temprano.

Aguerre comentó que tiene previsto un viaje al gigante asiático para mediados de mayo, a fin de considerar con las autoridades chinas "medidas sanitarias y fitosanitarias", pero advirtió que puede incluir el tema de la desventaja en la que puede estar Uruguay frente a Argentina y Brasil en soja.

Al mismo tiempo, el titular del MGAP confirmó que convocó para el martes próximo -28 de marzo- a todos los integrantes de la cadena sojera, desde los representantes de los productores hasta los exportadores del grano.

Acerca del autor