Ahora habrá que pagar casi $15.000 pesos para sacar la libreta de conducir por primera vez

IMM exigirá un mínimo de 25 clases de manejo. También se controlará más a las academias
La intendencia de Montevideo envió a la Junta Departamental un proyecto de decreto por el que busca aumentar las exigencias para las academias de conducir y para quienes quieran obtener la licencia.

El proyecto, que comenzó a trabajarse durante la administración de Ana Olivera, prevé aumentar el mínimo de clases de manejo que se exige a los aspirantes a sacar la libreta de conducir en Montevideo desde 15, que es la cantidad actual, a 25. A un costo de $550 por clase, el monto total pasaría de unos $8.250 a $13.750. A eso debe sumarse los $1.226 que cuesta el trámite, y dependiendo del caso, el alquiler del auto para la prueba. Cada clase no podrá ser de menos de 60 minutos ni durar más de 120 minutos.

La comuna había asegurado en 2014 que la nueva normativa apuntaba a revertir el hecho de que no había un control sobre la calidad de las academias. Ahora, esas empresas pasarán a prestar un servicio de "actividad privada de interés público". Y, además de aumentar las clases, la intendencia limita la cantidad de empresas de este estilo y pondrá exigencias también a los vehículos con los que se da el servicio.

"La explotación de este servicio queda reservada a las personas o empresas que hayan obtenido el permiso respectivo", dice el decreto enviado a la Junta. La comuna dejó de otorgar nuevos permisos en 2012, en tanto se trabajaba en la nueva regulación, y a partir de ahora podrá adjudicar nuevos según los estudios de demanda.

Cada permisario podrá ser titular de un solo permiso y, a las exigencias de tener licencia de conducir y no presentar antecedentes graves como conductor, se suma que no podrán ser funcionarios de la división de Tránsito o Transporte de la intendencia.

Por otra parte, quienes dicten las clases deben "lucir un aspecto higiénico y prolijo y vestir con sobriedad y pulcritud", y dar un trato cortés y correcto.

Además de estar domiciliadas en Montevideo, las academias no podrán presentar a aspirantes para obtener licencias en otros departamentos. El servicio, dice el proyecto de decreto, debe prestarse en forma continua y "cada academia de conducir deberá presentar al menos 30 alumnos en el año". El hecho de que el desempeño de los aspirantes en más de un trimestre sea insuficiente, "que haga presumir la inadecuada capacidad de enseñanza", tener condiciones el vehículo en condiciones antirreglamentarias o no concurrir a las inspecciones podrá hacer que se revoque el permiso. Las multas van además entre 1 UR ($ 903,47) y 35 UR ($31.629).

Los funcionarios de Tránsito y Transporte tampoco pueden ser instructores y se mantiene la exigencia de que todas las academias deben contar con al menos un instructor habilitado. Cada instructor puede trabajar hasta en dos academias y para poder dar clases se debe estar inscripto en el Registro de Conductores, tener un certificado de aptitud psicofísica, y un certificado judicial libre de antecedentes; aprobar el curso que dicte la IMM, no tener infracciones de tránsito, y cumplir con las exigencias de seguridad social.

Por otra parte, quienes dicten las clases deben "lucir un aspecto higiénico y prolijo y vestir con sobriedad y pulcritud", y dar un trato cortés y correcto.

También se reglamentará las condiciones que deben tener los vehículos, como la antigüedad e identificación, y se establece que no pueden haber sido utilizados anteriormente para cumplir con otro servicio de interés público. Si el vehículo es utilizado para otro fin que no sea el de dictar clases, la multa será del 20% del máximo legal vigente en el mes de la infracción. Si eso se reitera, se cancela el permiso. Los autos pueden tener propaganda aunque el 20% debe reservarse para campañas de seguridad vial.

Populares de la sección