Ajuste fiscal estabiliza deuda pero alza menor del PIB pueda complicar

Cinve realizó un estudio para medir la trayectoria de la deuda neta
El ajuste fiscal que anunció el gobierno para recomponer en un punto del PIB el rojo de las cuentas públicas es suficiente para estabilizar la deuda pública, pero pueden surgir nuevas tensiones si la economía no recupera su crecimiento tendencial desde 2018, según el informe de actividad y comercio que divulgó ayer el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve).

En los 12 meses cerrados a abril el déficit fiscal aumentó cuatro décimas a 4% del PIB, su mayor nivel desde agosto de 2003. Ese dato se dio pese a que los ingresos del Estado aumentaron 0,5% del PIB. Sin embargo, los gastos corrientes aumentaron 0,8% del PIB por un aumento en las pasividades y transferencias.

El Poder Ejecutivo acordó incluir en la próxima Rendición de Cuentas un paquetes de medidas fiscales que pretenden elevar los ingresos del Estado en unos US$ 460 millones a partir del próximo año.
Para medir el impacto de esa corrección, Cinve realizó un análisis de "sostenibilidad fiscal" para determinar si el país puede "continuar cumpliendo con el servicio de la deuda pública sin que sean necesarias correcciones de entidad ni en los egresos ni en el gasto público".

Ese estudio intenta despejar las dudas sobre las obligaciones derivadas del endeudamiento del Estado con sus acreedores. El trabajo de Cinve, analizó la sosteniblidad de la deuda pública a partir del criterio de solvencia, procediendo a la determinación del resultado primario que permite mantener estable el ratio entre la deuda neta y el PIB (dn/PIB). Así, un resultado primario inferior llevaría a un trayectoria continuamente ascendente del ratio, lo que pone en riesgo el mantenimiento de la política fiscal vigente.
En el caso de Uruguay, el trabajo concentra la atención en el sector público no financiero, excluyendo del análisis al resultado global del Banco Central (BCU).

El análisis de Cinve del ratio dn/PIB muestra un "salto relevante" este año, ya que las medidas de ajuste comenzarán a regir a partir del próximo año. En 2017, el ratio volvería a crecer aunque de forma "más moderada" que en 2016. "Hacia los años 2017 y 2018 se espera que la economía haya recuperada tasas de crecimiento próximas a la tendencia de largo plazo (lo que tiene impacto directo sobre los ingresos del sector público). En ese contexto, las medidas anunciadas permitirían estabilizar el ratio dn/PIB en niveles algo superiores al 50%", sostiene el trabajo.

Por ese motivo, el análisis concluye que las medidas propuestas por el Poder Ejecutivo "lograrían efectivamente estabilizar" el ratio deuda neta /PIB aunque en un "nivel superior al actual".

De todas formas, advierte que el margen de maniobra de la política fiscal es "escaso" y que el "éxito" del paquete de medidas de "consolidación" de las cuentas públicas del gobierno está "condicionado" al ritmo de crecimiento que pueda mostrar la economía uruguaya a partir de 2018. Si la tasas de crecimiento del PIB no convergen a los niveles potenciales de largo plazo, es posible que "la sostenibilidad de la deuda vuelva a estar comprometida", alertó Cinve.

Populares de la sección