Al Asad quiere seguir con la guerra hasta reconquistar Siria

El líder aseveró que no renunciará a parte de su territorio aunque esto implique mucho tiempo

La guerra en Siria comenzó hace casi cinco años y el final parece lejano. Los más de 260.000 muertos, los diez millones de desplazados y el destrozo general del país parecen no alcanzar como argumento al presidente Bachar al Asad, que en una entrevista divulgada ayer se dijo decidido a continuar con los conflictos hasta reconquistar su territorio, algo que podría ser muy largo.

Al Asad, en el gobierno desde el año 2000, libra desde 2011 una batalla contra los rebeldes que se alzaron en su contra. Con el paso de los años los bandos se ampliaron y el conflicto se mantiene. Ayer la agencia AFP divulgó una entrevista que le realizó el viernes.

"No es lógico decir que hay una parte de nuestro territorio a la que renunciaremos", dijo el mandatario sirio en su primera entrevista tras el fracaso, días atrás, de las conversaciones en Ginebra y del lanzamiento de una amplia ofensiva militar en la región de Alepo, respaldada por bombardeos de la aviación rusa.

Aseveró que está dispuesto a negociar con la oposición pero aclaró que también pretende continuar su lucha contra la rebelión armada. "Que seamos capaces de hacerlo o no, es un objetivo que buscaremos sin dudar", respondió luego ante la pregunta de si se consideraba capaz de retomar el control de todo el país.

"Desde el inicio de la crisis, creímos firmemente en las negociaciones y en la acción política. Sin embargo, negociar no significa detener la guerra contra el terrorismo. Los dos aspectos son indispensables en Siria (...). El primero es independiente del segundo", aseveró Al Asad.

El régimen sirio califica de "terroristas" a todos sus opositores armados, tanto a los de tendencia moderada como a los yihadistas.

El 1º de febrero el régimen, con apoyo de Rusia, lanzó una ofensiva con la que pretende reconquistar la mitad de la ciudad de Alepo que está en manos de rebeldes. Alepo es la segunda ciudad del país y en estos días huyeron al menos 30.000 personas hacia Turquía y hubo más de 500 muertes.

Para Al Asad, la "batalla principal" tiene por objetivo precisamente "cortar la ruta" entre esta provincia norteña y Turquía, pero no el de tomar la segunda ciudad del país, dividida en sectores bajo el control de los rebeldes y barrios dominados por las fuerzas del régimen.

La importancia de esta ruta estriba en que constituye "la principal vía de reabastecimiento de los terroristas", según él apoyados por Turquía, Arabia Saudita y Catar.

Al Asad estimó que existe riesgo de una intervención militar de Turquía o Arabia Saudita en Siria, pero anunció que sus fuerzas iban a "hacerle frente".

"Es una posibilidad que no puedo descartar por la sencilla razón que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan es alguien intolerante, radical, pro Hermanos Musulmanes y que vive el sueño otomano (...). Ocurre lo mismo con Arabia Saudita. De cualquier manera, dicha acción no será fácil para ellos y nosotros vamos muy probablemente a hacerle frente", agregó durante la entrevista.

Sobre la crisis de los migrantes, afirmó que Europa debe crear las condiciones para permitir el retorno de los refugiados a su país.

"Voy a pedir a los gobiernos europeos que contribuyeron directamente al éxodo de los refugiados sirios cuando crearon una cobertura para los terroristas y un embargo contra Siria, que ayuden a los sirios a volver a sus casas", sostuvo.

La ONU está "politizada"

Asimismo, Al Asad rechazó las acusaciones de la ONU contra su régimen por crímenes de guerra, a las que atribuyó motivaciones "políticas". El mandatario aseguró categóricamente que esas denuncias "obedecen a una agenda política (...) y carecen de pruebas".

"Las instituciones onusianas están esencialmente dominadas por las potencias occidentales y la mayoría de sus informes están politizados", y "no muestran pruebas", sostuvo.

"Es por ello que no temo a sus amenazas y alegaciones", respondió cuando los periodistas de la agencia AFP le preguntaron si no temía tener que rendir cuentas ante un tribunal internacional por sus acciones durante estos años.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección