Al Asad y Putin se encaminan a la victoria en la devastada Alepo

Analistas internacionales aseguran que el régimen sirio derrotará a rebeldes
Una semana después del lanzamiento de la nueva ofensiva de las fuerzas del régimen sirio en la ciudad de Alepo, expertos y analistas internacionales aseguran que la sucesión de ataques a barrios dominados por los rebeldes podría desembocar en una victoria del dictador sirio, Bachar al Asad, y sus aliados, entre ellos Rusia.

"En esta fase no se puede hacer gran cosa para evitar la caída de Alepo", opinó Emile Hokayem, del International Institute for Strategic Studies. "Ya no se pueden enviar armas, todas las carreteras de aprovisionamiento están cortadas y nadie llevará a cabo (una contraofensiva) aérea debido al costo y a los riesgos", agregó.

Durante los últimos días, las fuerzas del régimen avanzaron en la ciudad con la intención de romper los contactos entre los distintos barrios controlados por los rebeldes, que intentaron sin éxito en dos ocasiones contener el asedio bélico.

Los responsables militares de EEUU son prudentes y reconocen que ya hace dos meses creyeron que estos barrios caerían pronto. De hecho, la "resistencia" de los rebeldes y de la población los sorprendió.

Para ellos el hecho de que el régimen se concentre en la destrucción de hospitales e infraestructura es una señal de debilidad de sus tropas terrestres frente a los rebeldes.

Hokayem advierte que una caída del este de Alepo no supone obligatoriamente "su pacificación".

Los países occidentales

"Pocas veces en la historia de los últimos 50 años, con la excepción quizá de Ruanda, se habrá visto a la que se denomina 'comunidad internacional' asistir como espectadora a una crisis humanitaria de tal envergadura", afirmó Karim Bitar, del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas.

Los países occidentales parecen carecer de soluciones. Desde hace cinco años todas las negociaciones entre estadounidenses y rusos, padrinos respectivos de la oposición y del régimen sirio, y todos los planes de Naciones Unidas, fracasaron.

Según Hokayem, los países occidentales que apoyan a la oposición subestimaron la campaña militar lanzada por Rusia el 30 de setiembre de 2015 para ayudar al régimen de Al Asad. Y con EEUU en plena transición política, "ni los británicos ni los franceses pueden hacer gran cosa", según el experto.

Alepo y Washington

Para los mandos castrenses estadounidenses, una caída de los barrios rebeldes de Alepo no tendría consecuencias directas en sus intereses. Los militares repiten que lo único que les preocupa es combatir al grupo yihadista Estado Islámico. Y no hay señales de que vaya a cambiar de política en las próximas semanas.

Estados Unidos eligió como presidente al republicano Donald Trump, quien se declaró partidario de una política menos hostil hacia el dictador sirio.

Entre tanto, las fuerzas del régimen "están animadas por la victoria de Trump y las perspectivas de un acercamiento ruso-estadounidense que se focalizaría únicamente en la lucha contra el Estado Islámico", recalcó Bitar.

EEUU mató a un líder de Al Qaeda

En un ataque realizado con un dron estadounidense murió un alto dirigente de Al Qaeda en Siria que operaba antes en Afganistán, anunció ayer el Pentágono. El ataque, lanzado el 18 de noviembre en el noroeste de Siria, tuvo como blanco a Abu Afghan al-Masri, dijo el secretario de prensa del Pentágono, Peter Cook. "Al-Masri, egipcio, originalmente se integró a Al Qaeda en Afganistán y más tarde pasó a la organización en Siria", dijo Cook.

Fuente: AFP

Populares de la sección