Al menos 50 muertos en atentado de EI

Un terrorista suicida hizo explotar un camión cargado de explosivos en la ciudad Hila

Al menos 50 personas murieron y setenta resultaron heridas en un atentado perpetrado el domingo por un terrorista suicida del Estado Islámico (EI) contra un puesto de control policial en la ciudad de Hila, situada a cien kilómetros al sur de Bagdad.

El atentado, el más sangriento registrado en la provincia iraquí de Babel en los últimos años, destruyó completamente la posición de seguridad y provocó además el incendio de vehículos militares y civiles que se encontraban en los alrededores.

El terrorista, al volante de un camión cargado de explosivos, logró pasar un puesto de registro situado antes del puesto de control sin ser detectado. Tras atravesarlo, el suicida detonó el camión junto al puesto de control conjunto de la Policía y el Ejército iraquíes, situado en la entrada norte de Hila.

El EI asumió la autoría a través de un anuncio difundido por su agencia de noticias Amaq que "la operación de martirio (suicida) con un camión bomba causó decenas de muertos y heridos".

Por su parte, el Ministerio de Interior calificó el ataque terrorista de "inmoral" y confirmó la muerte de al menos siete miembros de las fuerzas de seguridad.

El vicepresidente de la Comisión Parlamentaria de Seguridad y de Defensa, Hamed al Mutlak, aseguró a Efe vía telefónica, que "esta explosión es parte de un terrorismo que no cree ni en fronteras ni en geografías".

Según el responsable, el mensaje que quiere enviar el Estado Islámico con este ataque es también que puede "hacer daño" donde quiera y cuando quiera. "Es un mensaje de desafío que quieren decir: todavía estoy aquí y todavía tengo capacidad de influir y de llevar a cabo operaciones en cualquier zona", agregó el político.

Para el diputado, la manera de evitar este tipo de agresiones es "aumentar la capacidad y la profesionalidad de los servicios de seguridad, así como su acceso a la información de Inteligencia para que puedan llevar a cabo intervenciones preventivas".

Al Mutlak responsabilizó también de lo ocurrido al sectarismo, que según él, sirve de acicate al Estado Islámico y a las acciones terroristas.

Por su parte, el presidente de la Alianza de los Unionistas por la Reforma, Osama al Nayifi, también condenó lo ocurrido y subrayó que el ataque demuestra que el EI "no valora la vida ni las propiedades de los iraquíes"

Al Nayifi, expresidente del Parlamento y cuya alianza está considerada el principal bloque suní de la Asamblea Legislativa, instó además a las fuerzas de seguridad a "revisar su planes y activar su trabajo de recogida de información para abortar los ataques del EI".

El grupo terrorista proclamó un califato en junio de 2014 en vastas zonas de Irak y Siria, donde logró imponer su dominio, ante la impotencia de las autoridades de ambos países.

En los últimos días, el Estado Islámico ha asumido la autoría de varios ataques en Irak, coincidiendo con los avances de las fuerzas leales a Bagdad en distintos frentes con los yihadistas.

El pasado 1 de marzo, al menos 40 militares iraquíes, entre ellos un general, murieron en un atentado perpetrado por dos suicidas contra la sede de las Fuerzas Armadas en la zona de Hadiza, en la provincia occidental de Al Anbar.

En los días previos, el EI perpetró también dos sangrientos atentados suicidas, uno de ellos en la zona de Al Meqdadiya (noreste), que causó 35 muertos, y otro en el distrito bagdadí de Ciudad al Sadr, de mayoría chií, con 55 fallecidos.

Fuente: EFE

Populares de la sección