Al oficialismo se le complicó la interna cuando precisa más unidad

Los dirigentes preparan el debate por el Presupuesto pero exhiben varias diferencias
Aunque el receso estival tiene a la mayoría de la primera línea del Frente Amplio más próxima a las playas de la Costa de Oro, Maldonado o Rocha que de sus despachos, el año empezó agitado en la cúpula del oficialismo. La definición de una Rendición de Cuentas que tendrá alcance presupuestal ya movió la interna, reflotó cruces entre vazquistas y mujiquistas, y expuso luchas internas vigentes en la izquierda.

Mientras los dirigentes reconocen al 2017 como un año clave para la marcha del tercer gobierno del Frente Amplio, en el que además carecerán por primera vez de la mayoría parlamentaria en Diputados, la Presidencia de la coalición de izquierdas elabora una estrategia para alinear a todos los sectores. Al mismo tiempo, la orgánica planea salir a defender la gestión y estar más cerca de la gente.

Los legisladores también tienen la instancia presupuestal en mente y se preparan para volver al ruedo.

El senador del Frente Líber Seregni (FLS) y exministro de Transporte, Enrique Pintado, propuso el 28 de diciembre a senadores del Frente Amplio que el expresidente José Mujica (2010-2015) abra con un análisis propio el primer encuentro de la bancada parlamentaria oficialista fijado para el 6 de febrero.

"Tenemos un laburito para vos", le dijo Pintado a Mujica antes de comunicarle la idea de darle un rol protagónico para el encuentro de Diputados y Senadores.
Consultado por El Observador sobre por qué propuso a Mujica para encabezar el encuentro, el senador destacó que el expresidente tiene "una ascendencia muy poderosa" dentro del Frente Amplio porque "todos lo escuchan". Además lo señaló como el líder del sector que tiene más representantes, el MPP, y dijo que es un eventual articulador.

"El objetivo es ponernos a tono en lo colectivo", dijo Pintado. "Si Mujica no fuera el que diera el puntapié de las cuestiones políticas sería un contrasentido. Es un compañero de relevancia. Es como si tuviéramos en el Parlamento a Tabaré (por el presidente Tabaré Vázquez) o a (al ministro de Economía, Danilo) Astori y no los hiciéramos jugar un papel relevante. No hacer jugar a Mujica un rol fundamental sería actuar contra nosotros mismos", agregó.

El secretario político del Frente Amplio, Gonzalo Reboledo, dijo a El Observador que la orgánica del oficialismo trabaja por estos días en definir su estrategia para un año que tendrá como punto saliente la Rendición de Cuentas.

La Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic también piensa en esa instancia. La agrupación planteará un debate sobre el rol de las empresas públicas, un tema que en el pasado los enfrentó con el Frente Líber Seregni (FLS) encabezado por Astori. "Es el momento de pegar un salto a las transformaciones que tiene que hacer un gobierno de izquierda", dijo a El Observador el senador del sector, Leonardo De León.

Arranque movido

La interna está entreverada en el Frente Amplio. Los primeros días del año mostraron la relación distante entre el presidente Vázquez y Mujica.

Dirigentes cercanos a los líderes cruzaron mensajes en los medios sobre la pertinencia de mantener al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en su cargo. Mientras el MPP transmitió que prefiere al tupamaro en el Parlamento, Vázquez ratificó que lo dejará en la cartera.

Mujica está haciendo todas las señales que puede para procurar un encuentro con Vázquez. Así fue que el semanario Búsqueda informó en su edición del jueves 5 que dirigentes oficialistas pretenden una reunión esos dos líderes más Astori.

Fuentes del Frente Amplio dijeron a El Observador que allegados al líder del MPP le manifestaron a dirigentes del FLS su interés por concretar una reunión entre los tres líderes. La respuesta fue que la llave del encuentro la tiene el actual presidente.
Los informantes aseguraron que la intención es negociar los términos de la próxima Rendición de Cuentas que Vázquez y Economía ya planifican.

En medio de los cortocircuitos entre los líderes de la izquierda, sectores con menor peso pero que serán claves en la Rendición de Cuentas ante la falta de la mayoría parlamentaria en Diputados, como el Partido Comunista, la Liga Federal y el Partido por la Victoria del Pueblo, exigen cambios tributarios.

Mientras, en el FLS, Pintado busca alinearse al presidente del Banco Central, Mario Bergara. Al tiempo que los allegados al jerarca quieren posicionarlo como un eventual candidato para las elecciones de 2019, el semanario Brecha informó ayer que por estos días en la izquierda se considera a Bergara más próximo a Mujica que a Astori.

Presupuesto y alianzas

De cara a la primera reunión del año, los legisladores del Frente Amplio también definieron que la senadora del MPP, Lucía Topolansky, y Pintado elaborarán un documento con los puntos a tratar en el encuentro. La hoja de ruta luego será enviada al senador Rafael Michelini (FLS) para que la traslade al resto del bloque liderado por Astori, y a los otros sectores, dijeron a El Observador senadores oficialistas.

Pintado informó que el eje de la reunión de febrero estará centrado en el cumplimiento de los objetivos programáticos "atendiendo las necesidades económicas".

Astori ya adelantó que las prioridades del Presupuesto serán la educación, el sistema de cuidados y la seguridad pública.

Según dijo Pintado, el oficialismo también buscará delinear en el arranque de 2017 una política de alianzas puntuales o generales en función de cada tema debido a que por primera vez el Frente Amplio carecerá de mayorías parlamentarias plenas tras el alejamiento del diputado Gonzalo Mujica.

En relación a eventuales alianzas, Brecha informó ayer que Mujica es afín a la idea del exintendente de Maldonado, Óscar de los Santos, de reflotar con miras a 2019 un acuerdo similar al Encuentro Progresista conformado en 1994. Esa iniciativa permitió sumar dirigentes que eran ajenos al Frente Amplio.

Promoverán la defensa del gobierno

El documento que prepara la Presidencia del Frente Amplio sobre la estrategia para 2017 incluye lineamientos políticos y de comunicación. La intención de la dirección de la colación de izquierdas también es introducir una mirada de largo plazo. "Es un año en el que la Rendición de Cuentas tiene mucho sabor a Presupuesto. Son temas que te marcan la agenda, y no podemos obviarlo. También pensamos en lineamientos que van mucho más allá en el tiempo", dijo a El Observador el secretario político del FA, Gonzalo Reboledo.

Fuentes del FA dijeron que dos de las líneas principales en el corto plazo serán la defensa de la gestión del gobierno mediante acciones comunicacionales y actividades políticas de cercanía. En ese sentido los dirigentes fomentarán más salidas de la Mesa Política del Frente Amplio a distintos barrios de Montevideo y también a diferentes departamentos.

Populares de la sección

Acerca del autor