Al otro lado de la línea

Este domingo se estrena un documental sobre las "víctimas" del mítico Dr. Tangalanga
Si en la ciudad de Buenos Aires en la década de 1980 uno era encargado de un comercio, o era el portero de un edificio, o tenía un trabajo que se ofrecía en avisos clasificados, corría un riesgo permanente. El riesgo era que un buen día lo llamara un tal Julio de Rissio, mucho más conocido como el Doctor Tangalanga.

Sus víctimas fueron varias y prácticamente anónimas, pero el argentino Diego Recalde investigó durante cinco años a estas personas, las identificó y se decidió a hablar con ellas para conocer a las personas que recibieron las llamadas de Tangalanga durante su trayectoria. Esa es la premisa del documental Víctimas de Tangalanga, que esta madrugada se exhibe nuevamente en Montevideo.

Para el documental, Recalde localizó a 29 de las 30 víctimas más recordadas por los fanáticos de Tangalanga

"Es una risa abierta que tengo dentro mío y necesito cerrar", explicó Recalde a El Observador con respecto al fanatismo que lo llevó a realizar este documental. Un vínculo que inició en "los insólitamente idealizados años ochenta", cuando un amigo le prestó uno de los casetes del por entonces "Tarufetti".

"Me acuerdo de que con ese mismo amigo y otros más nos juntábamos a escuchar ese casete hasta que nos dolía la panza de tanto reírnos. Éramos una suerte de secta, de grupo terrorista que se juntaba no para hacer la revolución sino para burlarse de todos y todas", recordó.

Recalde recorre en el documental las calles de Buenos Aires, hablando con los vecinos del barrio, familiares y colegas de los que recibieron llamados, para conocer sus opiniones y el impacto que tuvo en sus vidas la broma ocurrida hace 30 años.

Entre ellos destaca un tallerista, cuyo teléfono le fue pasado a Tangalanga por uno de sus seguidores, un tal Luis Alberto Spinetta. También un plomero cuyo trabajo por el que el humorista le reclamaba terminó en un juicio porque nunca se lo pagaron. O Volpe, un tenor que era agredido físicamente por su esposa cada vez que cantaba, y que hacía delirar al público de Tangalanga cada vez que eso sucedía en una llamada.
Y esas son solo algunas de las que aparecen en la primera de las tres partes del documental que Recalde continuará presentando, aunque a partir de ahora tendrá la ayuda de una lista de teléfonos y guiones encontrados junto a la nieta del comediante.

A lo largo del documental, Recalde resalta continuamente lo que significa para él "ponerle rostro al otro lado del casete", en referencia al método predilecto de difusión de la obra del doctor.

"Después de conocer a las víctimas, cuando vuelvo a escuchar esos llamados, los escucho desde otro lugar. Sus historias de vida me atravesaron ferozmente. Y me encanta que eso suceda. Tangalanga, como todos los genios, se merece una relectura. Y las víctimas también."

El documental se exhibe a la hora 0.40 de este domingo en Movie Montevideo Shopping.

Populares de la sección

Acerca del autor