Alas Uruguay negocia con estatal boliviana junto a delegación política

Daniel Placeres y Eduardo Lorier acompañan a los directivos de la empresa en la búsqueda de un acuerdo
La aerolínea Alas Uruguay busca un nuevo socio que le permita continuar con las operaciones en el mediano plazo, y junto a una delegación política viajó a La Paz para negociar un acuerdo con la estatal Boliviana de Aviación (BoA).

La delegación estuvo integrada por los directivos de Alas Uruguay, Sabrina Acevedo y Nicolás de los Santos, junto al diputado del MPP Daniel Placeres y el secretario general del Partido Comunista, Eduardo Lorier, según publicó el jueves el semanario Búsqueda a partir de fuentes de gobierno y del sector aeronáutico.

El Observador accedió a fotografías que muestran el momento en el cual la delegación política que acompañó a la empresa llegó al aeropuerto de La Paz junto a los directivos de Alas Uruguay. En ellas también se ve al exviceministro de Economía y Finanzas y asesor cercano del expresidente José Mujica, Pedro Buonomo. Según consigna Búsqueda, el economista estuvo en el mismo vuelo pero "viajó por otros asuntos" y no está vinculado a la delegación.

La empresa autogestionada, que surgió a impulso de los trabajadores de la ex Pluna, enfrenta desde hace algunos meses problemas financieros luego de agotar el crédito otorgado por el Fondo de Desarrollo (Fondes) de US$ 15 millones, que fue clave para su puesta en funcionamiento en enero. Esa situación la empujó a buscar nuevo financiamiento e incluso a interesarse por potenciales asociaciones que hagan viable su actividad.

BoA es una aerolínea que inició sus operaciones en 2009, propiedad del Estado boliviano. Ya el año pasado se había manejado que Alas Uruguay estaba en conversaciones con BoA para la incorporación de destinos en una segunda etapa.

En un breve contacto telefónico realizado ayer con El Observador, De los Santos –presente en las fotografías en el aeropuerto tomadas en la tarde de ayer– negó el viaje a Bolivia y dijo que se encontraba en Paraguay, donde la aerolínea tiene una base de operaciones.

El Observador también intentó en repetidas oportunidades ayer miércoles y hoy jueves contactar a Placeres y Lorier, pero ninguno de los dos contestó su teléfono.





Populares de la sección