Alas Uruguay se queda sin crédito oficial y Bolivia analiza capitalizarla

En dos meses la aerolínea BoA decidirá si inyecta dinero en la compañia uruguaya
El gobierno resolvió que no volverá a prestar ayuda financiera a la aerolínea Alas Uruguay, que hoy, urgida de financiamiento, explora distintas alternativas para continuar con su operativa en el mediano plazo. En ese contexto, las mayores posibilidades para la compañía autogestionada por los trabajadores aparece por el lado de la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BoA), que en un plazo de seis meses decidirá si es viable una asociación que podría incluir una inyección de capital.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, sostuvo ayer en radio El Espectador que el gobierno tomó la decisión de "respaldar" el proyecto de Alas Uruguay "en lo que tiene que ver con las responsabilidades institucionales, pero no más desde el punto de vista financiero". La empresa autogestionada enfrenta desde hace algunos meses problemas económicos luego de agotar el crédito otorgado por el Fondo de Desarrollo (Fondes) de US$ 15 millones, que fue clave para su puesta en funcionamiento en enero.

Sin la alternativa de contar con fondos del Estado, la aerolínea de bandera uruguaya avanza ahora en negociaciones con la compañía BoA. En diálogo con El Observador, el CEO de la empresa estatal boliviana, Ronald Casso, dijo que se está tratando de "establecer mecanismos de colaboración y complementación entre ambas aerolíneas".

Esto se acordó a través de una "carta inicial" firmada por los representantes de las dos aerolíneas durante la reunión que mantuvieron en La Paz el miércoles pasado, en lo que fue el segundo encuentro en un período de dos semanas luego del primero realizado en Buenos Aires. "Es importante para que podamos empezar a trabajar en un posible plan de negocios. Y luego áreas de complementación en cuanto a las operaciones", precisó Casso.

En un plazo de 60 días, BoA analizará la viabilidad y plan de negocios de Alas Uruguay, para luego ponerse de acuerdo en los detalles de una eventual asociación, cuyo alcance lo determinará la estatal boliviana cuando tenga claro dónde está parada Alas Uruguay y qué posibilidades tiene.

Si bien se habló de alguna inversión por parte de BoA en Alas Uruguay –a lo que aspira la empresa uruguaya autogestionada–, el monto se sabrá cuando la empresa boliviana decida de qué forma ingresar a la compañía, dijeron a El Observador fuentes políticas al tanto de la negociación.

En este sentido, Casso indicó que "sería muy prematuro" hablar de una inyección de capital. "Hay que explorar las áreas de interés de ambas empresas, establecer un plan de negocios y, obviamente, en el plan de negocios saldrán las posibilidades y montos de inversiones. Recién ahí se definirá cuánto invierte cada uno", apuntó.

El CEO de la aerolínea boliviana –de propiedad 100% estatal y creada siete años atrás– dijo que están en conocimiento de que Alas Uruguay enfrenta "algunos problemas financieros", pero agregó que no se trata de la única empresa del rubro "en problemas".

Los directivos de Alas Uruguay se habían reunido con BoA hace dos años cuando estaban tratando de buscar aliados para poner en marcha la aerolínea. El contacto quedó con el gerente que representa al holding de empresas públicas propietarios de la aerolínea, y ahora fue retomado.

Así, una delegación integrada por los directivos de Alas Uruguay, Sabrina Acevedo y Nicolás de los Santos, junto al diputado del MPP Daniel Placeres, y el secretario general del Partido Comunista (PCU), Eduardo Lorier, viajó esta semana a La Paz. La presencia de los dirigentes frenteamplistas tuvo por objeto facilitar un nuevo acercamiento político entre las autoridades de la estatal boliviana y los directivos de Alas Uruguay .

Conectar pasajeros


Por otro lado, el gerente de Planificación de BoA, Hugo Estrada, dijo ayer al diario boliviano El Deber que, en caso de que se concrete una alianza, su compañía ofrecería un nuevo destino hacia Uruguay. Así, los pasajeros de la estatal llegarían hasta Buenos Aires y continuarían el viaje en Alas Uruguay hasta Montevideo y viceversa. "La idea sería poder conectar pasajeros en conjunto, tanto Alas a Bolivia como BoA a Montevideo. La conexión probable sería en Buenos Aires", afirmó.

La asociación también permitiría a la compañía uruguaya acceder a un enorme stock de repuestos, entre ellos trenes de freno, que tienen un enorme desgaste y que son fabricados por BoA, que cuenta con la misma flota de Alas Uruguay.

Según Lorier, la estatal boliviana cuenta con una experiencia acumulada de la que puede aprender Alas Uruguay, porque sus inicios en el mercado fueron muy similares.

"Comenzaron en situación crítica, con solo tres aviones y luego de un proceso similar al de Pluna con aerolíneas bolivianas. Después de unos pocos años avanzaron y tienen una flota muy importante de aviones, más de 20, con la renovación en puerta de gran parte de la flota, cubriendo parte del mercado boliviano", dijo el dirigente del PCU a Montevideo Portal.


Descartan propuesta de la otra boliviana

La posibilidad de que la boliviana Amaszonas se quedara con la compañía uruguaya fue otra de las alternativas consideradas en los últimos meses, pero fue descartado por los directivos de Alas Uruguay. Según pudo saber El Observador, en una reunión que tuvo lugar a fines de abril en el Ministerio de Transporte, Amaszonas había puesto sobre la mesa la posibilidad de absorber la aerolínea de bandera uruguaya, bajo la condición de mantener solo el 30% de la plantilla de trabajadores integrada por unas 200 personas y que Alas Uruguay devolviera los aviones que hoy tiene arrendados. Eso fue descartado por la empresa autogestionada. Según fuentes al tanto de las negociaciones, además de representantes de ambas compañías participaron en la reunión el ministro Rossi y la ministra de Turismo, Liliam Kechichian. Voceros de Amaszonas prefirieron no hacer declaraciones sobre la propuesta.

Populares de la sección