Aldo Lema: "Uruguay está recuperando algo de impulso desde la región"

El economista explicó por qué el panorama es más favorable para una recuperación del crecimiento de cara a 2017
Las malas noticias que arreciaron desde los países vecinos comenzaron a menguar y, en un escenario esperado en que la economía uruguaya termina este año estancada para empezar a reactivarse recién a lo largo de 2017, la región jugará un rol beneficioso en este proceso. Eso es lo que espera el economista Aldo Lema, director de Vixion Consultores, quien agregó que también "el viento en contra" de fuera de la región –que golpeó sobre todo entre 2013 y 2016–, está amainando.

Lema participó ayer de una conferencia organizada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) y la Fundación Konrad Adenauer. El experto repasó el escenario mundial y explicó por qué, a su juicio, "lo peor parece haber pasado". Esa coyuntura adversa estaba marcada por el desarme de la política monetaria expansiva de EEUU y un sobreenfriamiento de China, dos procesos que ahora dan muestras de volver sobre sus pasos, dijo.

De acuerdo con el economista, "Uruguay está recuperando algo de impulso desde la región, tras años donde estuvo más bien favorecido por el resto del mundo". En Brasil, tanto la bolsa como el real reflejan expectativas de recuperación, sostuvo Lema. Argentina, en tanto, hace lo propio, y Uruguay empezará a recibir un "mayor impulso" desde este país.

La apreciación real del tipo de cambio argentino, indicó, va a dar un empujón, sobre todo en el comercio de servicios y "algo" en el de bienes. En este sentido, anticipó una temporada turística que será mejor a la anterior. En tanto, la recuperación que se espera para Argentina a partir de 2017 impactará en Uruguay en el comercio de bienes. También existe un "contagio positivo" en los precios de los activos, expresó. Muchas veces se dice que si a Argentina le va bien todo el mundo mirará hacia ahí y no hacia Uruguay, relató. Se trata de una "mala lectura", porque "si los precios de activos en la región se valorizan, en definitiva es un contagio positivo sobre Uruguay".

"Si bien por ahora es una brisa, creo que se va a intensificar en 2017", expresó con relación al impacto argentino en el país.

Transición que se dilata

La gran pregunta al otro lado del Río de la Plata es si Argentina, que no crece desde 2011 y que en el tercer trimestre del año pasado entró en recesión, volverá a ver expandir su economía. "Soy optimista, pero los desafíos son muchos", respondió el economista Luciano Cohan, director de la consultora Elypsis y el otro expositor de la conferencia.

Según Cohan, la "virtud" del kirchnerismo fue "patear los problemas para adelante", lo que generó que tras su asunción en diciembre el presidente Mauricio Macri y su equipo tuvieran que poner manos a la obra para desactivar varias bombas que recibió como legado.

La lista de problemas a resolver –acabar con el cepo cambiario, negociar con los holdouts, empezar a producir nuevas estadísticas oficiales– se intentó corregir rápidamente, indicó Cohan. Con esto, se buscó aprovechar la "luna de miel" de los argentinos con Macri para aplicar un combo de medidas "contractiv" y antipático. La apuesta es tener el "trabajo sucio hecho" para cuando lleguen las elecciones de agosto del año próximo, apuntó.

Ahora, el gobierno está "empezando a priorizar" retomar el crecimiento. Para eso, debe soltarle la mano a algunas metas que se había planteado, como la mejora de las cuentas públicas o poner a raya la inflación. Cohan sostuvo que, desde diciembre, son varios los indicadores de la economía argentina que están mostrando desempeños malos. El consumo se contrajo, impulsado por la caída del salario real.

La inflación, en tanto, superó la barrera del 40%. Estos números, apuntó, dejaron en offside a los "objetivos optimistas" que habían manejado los integrantes del gobierno en el arranque del mandato.
Asimismo, un "fuerte ajuste fiscal" en los primeros seis meses del año derivó en una caída pronunciada tanto de la obra pública como de la construcción, lo que impactó de manera negativa en el empleo.
En general, el escenario que se vivió durante el primer semestre del año fue el de una economía que se contrajo. Todos estos elementos provocaron que el "costo de la transición" (un proceso que está demorando más de lo previsto) esté siendo más alto de lo que el gobierno de Macri había manejado en un principio. "Fijar expectativas demasiado altas" fue un "error importante", añadió.

A su juicio, el país necesita migrar de un modelo basado en el consumo a uno que esté empujado por la inversión. De hecho, los argentinos están esperando la prometida "lluvia de inversiones" que el gobierno ha venido anticipando en los últimos meses. Para que esto suceda, manifestó Cohan, "Argentina tiene que crecer".

El Mercosur "tocó fondo"

En materia de inserción internacional, Aldo Lema postuló que el Mercosur "tocó fondo" desde tres ángulos: comercio de bienes, inestabilidad macroeconómica y en materia política. "No podríamos estar peor en los tres frentes", dijo. Por eso, no se logrará una inserción rápida en el corto plazo, por lo que es sensato esperar un "proceso gradual".

Populares de la sección