Alemania sigue buscando a cómplices del atentado de Berlín

En Túnez detuvieron a tres hombres vinculados al presunto autor

Las autoridades alemanas buscaban este sábado posibles cómplices en el atentado de Berlín al día siguiente de la muerte en Milán de su presunto autor, Anis Amri, y de la detención en Túnez de tres hombres vinculados a este yihadista.

Uno de los detenidos es el sobrino de Amri, según indicó este sábado el Ministerio de Interior tunecino.

Los tres hombres, de entre 18 y 27 años de edad, fueron detenidos el viernes y son miembros de una "célula terrorista" vinculada a Anis Amri, añade el ministerio en un comunicado.

"El sobrino confesó que estaba en contacto con su tío a través de la aplicación encriptada Telegram para escapar a la vigilancia policial", precisó el ministerio, añadiendo que había jurado lealtad al grupo Estado Islámico (EI) en un vídeo enviado a Amri.

El joven afirmó que su tío era el "emir" de un grupo yihadista basado en Alemania y conocido como la brigada "Abu al Walaa".

Por su lado la canciller alemana Angela Merkel advirtió que el "peligro terrorista persiste".

"Para nosotros es muy importante ahora determinar si en la preparación y en la ejecución" del atentado en el mercadillo de Navidad de Berlín, así como "en la fuga del sospechoso, hubo una red de apoyo y cómplices" dijo a su vez el jefe de la fiscalía antiterrorista, Peter Frank.

Siete de las doce víctimas del atentado eran alemanas, y las otras procedentes de la República checa, Italia, Israel, Polonia y Ucrania, según la policía federal.

¿Cómo pudo llegar a Italia ?

Los investigadores deben intentar reconstituir ante todo el recorrido exacto del tunecino Anis Amri desde Berlín hasta Milán, y ello pese a la alerta y la vigilancia policial desencadenada tras el ataque.

Según la policía italiana, el hombre transitó por Francia para llegar a Milán, donde fue abatido la madrugada del viernes por un policía, durante un control en una estación de tren.

Las autoridades alemanas intentan ahora tranquilizar a una preocupada opinión pública tras este atentado, que reveló fallos importantes en el dispositivo antiterrorista del país.

En efecto, no se pudo detener a tiempo a Anis Amri, pese a que era conocido desde hace varios años por su radicalización y su peligrosidad.

Pero el ministro del Interior alemán Thomas de Maiziere negó que se hubieran producido graves fallos de seguridad.

Es "imposible vigilar a cada persona susceptible de suponer una inmediata amenaza" dijo al diario Bild am Sonntag.

La policía alemana quiere también saber si el arma utilizada en Milán por el tunecino es la misma que sirvió que matar a un chófer de camión polaco, el lunes en Berlín.

Precisamente con el camión de este chófer Anis Amri arremetió contra la muchedumbre del mercadillo navideño en Berlín, matando a otras 11 personas e hiriendo a 50.

"Centenares" de investigadores seguirán trabajando en este caso durante las fiestas de fin de año, indicó el jefe de la policía judicial alemana, Holger Münch.

Merkel promete cambios

La canciller alemana anunció que "todos los aspectos" del caso serán objeto de análisis."Vamos a examinar ahora de forma intensiva lo que debe ser cambiado en el arsenal de medidas al alcance del Estado" alemán, dijo Merkel.

Anis Amri fue solicitante de asilo en Alemania, y se rechazó su demanda, por lo que en principio era susceptible de ser expulsado desde hace varios meses.

El atentado yihadista y los fallos administrativos son otro golpe duro para Angela Merkel en el plano político a nueve meses de las elecciones legislativas, todo ello en un contexto en el que la canciller ya es criticada por su política de generosa acogida a los refugiados.

La derecha populista antiinmigrantes AfD ha subido y llega a tener 15% de intenciones de votos, según un sondeo publicado el sábado y efectuado tras el atentado con el camión.

En momentos en que Alemania celebra este sábado la Navidad, turistas y locales visitaban este sábado el mercadillo navideño de Berlín donde se produjo el ataque, encendiendo velas o depositando flores en honor de las víctimas.

"Es realmente hermoso que haya tanta gente aquí, y que siga abierto" el mercadillo, exclamó Marianne Weile, de 56 años, procedente de Copenhague.



Fuente: AFP

Populares de la sección