Algo por alguien: una iniciativa para ayudar a personas en situación de calle

El grupo se junta todos los miércoles y sábados en la Plaza Fabini
Algo por Alguien
Una iniciativa para ayudar a personas en situación de calle

Por Brian Jaffé.

"Algo por alguien" es un grupo de voluntarios que se reúne dos veces a la semana para ayudar a personas en situación de calle. La iniciativa surgió en el año 2002 con dos mujeres que decidieron salir a repartir café por el centro de Montevideo. A raíz de la cantidad de gente que se acercó para recibir ayuda, resolvieron fijar un punto de encuentro. Así nació este grupo, que hoy convoca decenas de personas necesitadas y otras tantas que se acercan a ayudarlos.

El encuentro se da todos los miércoles y sábados a las 19 horas en la Plaza Fabini. Los voluntarios se acercan con alimentos, fríos y calientes, y con otras donaciones que logran conseguir: ropas, frazadas, pañales, ropa de bebé entre otros. Aunque Algo por alguien surgió como una forma de proporcionar alimentos a gente que lo necesita, actualmente el grupo hace mucho más que eso.

Lo que en un principio comenzó con una olla de guiso y algunos vasos de jugo, hoy en día se transformó en un espacio de contención donde se ofrece un espacio de charla y encuentro. Cada miércoles y sábado, la plaza es sede de una "cena familiar", según lo define Martha Beduchaud, una de las voluntarias, en conversación con El Observador.

Cuando los voluntarios llegan con una camioneta repleta de donaciones, todos los asistentes se acercan para ayudar a descargar. Y allí comienza la repartición: la ropa se asigna según talles, los útiles escolares para los niños y las herramientas de trabajo para los adultos. Una vez que todo fue entregado es momento de charla. Los voluntarios se acercan a quienes llegan en busca de apoyo para escuchar sus problemas y ofrecer un consejo.

"Una vez uno de los compañeros se acercó muy mal y nos contó que estaba pensando en quitarse la vida. Sólo hizo falta el apoyo de una de las voluntarias que charló con él durante varias horas, para que se replantee su situación y prometa volver la semana siguiente. Eso fue un sábado y el miércoles volvió como siempre. Fue una alegría muy grande", contó Beduchaud a El Observador.

Según compartió uno de los asistentes, el encuentro en la plaza es uno de los momentos más felices de su semana. Esto se debe a que la mayoría de las personas que concurren viven solas. En este sentido, el grupo funciona como un importante soporte.

El principal medio de comunicación de los voluntarios es su grupo de Facebook que tiene cerca de 4.500 integrantes. "Para que esto exista la gente tiene que apoyar. Necesitamos personas que vayan a la plaza pero también empresas que ayuden con alimentos", comentaba Beduchaud. Todas las colaboraciones son subvencionadas por ellos mismos, quienes preparan cada miércoles y sábado la comida que luego entregarán. El grupo no acepta donaciones monetarias, pero sí materiales.

Cada año los voluntarios realizan una fiesta de fin de año, en donde festejan con todos los que se acercan a la plaza y brindan junto a ellos. Este año, la misma será a principios de diciembre. Esa es la mayor preocupación actual del grupo, que está buscando colaboradores para organizar este evento. Para esta ocasión, la comida no será de olla sino que se contratará un servicio de catering o confitería. "Queremos que sea una verdadera fiesta", señaló Dina Girsbergies.


Populares de la sección