Algo huele a podrido y no es solo Fripur

La tolerancia cero del sindicalismo uruguayo no está a la altura que demanda la hora

“Esto es como el partido de Barcelona (contra el Sevilla por la Supercopa de España)que ganaba 4 a 0 y se lo empataron 4 a 4. Nos están empezando a hacer goles y tenemos quetener la capacidad de revertir esa situación. Los empresarios estamos concientizados, faltan lasautoridades y los gremios. Estamos en un momento delicado porque se prendió la luz amarilla;estamos a tiempo de parar el motor y evitar que se funda”. Con esas palabras se refirió esta semana el presidente de la Cámara de Industrias Washington Corallo, en diálogo con El Observador, al estado de situación que atraviesa más que la economía la sociedad uruguaya,signada por hechos dolorosos como el cierre del frigorífico pesquero Fripur que dejó a casi unmillar de familias sin su fuente de empleo, eso que dignifica a cualquier ser humano y que de un tiempo a esta parte había dejado de ser una preocupación para los uruguayos. En charlas con este y otros hombres de negocios se puede advertir que el clima de armonía y expectativa favorable que propició el inicio de la segunda administración de Tabaré Vázquez no se rompió pero comienza a mostrar algunos síntomas que de no comprenderse a tiempo pueden complicar un partido que parecía ser sencillo.

Fripur -uno de cuyos dueños es amigo personal del expresidente José Mujica y pagó su banda presidencial- cerró sus puertas por problemas de falta de mercados para vender susproductos y millonarias deudas que le hacían imposible seguir operando tras una larga agonía.

Entre sus acreedores de más de US$ 70 millones figura  el Banco República, es decir, todos los uruguayos.

Hubo durante el gobierno anterior supuestos  intentos de salvarla incluso con operaciones de prefinanciación de exportaciones poco claras que nadie públicamente está dispuesto a probar, pero las reglas del mercado determinaron que bajara la cortina tras 40 años en actividad.

No es la primera industria que baja la cortina en lo que va de este año en un contexto de caídade la producción y el empleo fabril.

Antes habían sido la industria láctea Ecolat y la automotriz Chery y eso generó pérdida de puestos de trabajo e ingresos para centenares de familias.

Eso genera bronca e impotencia lógica en los gremios porque a nadie le gusta que cierren fábricas y que la gente se quede sin trabajo. ¿Y qué hacemos como sociedad en respuesta?

¿Incendiamos la pradera, boicoteamos a las empresas y la emprendemos contra el gobierno porque sus integrantes son unos insensibles aunque se digan progresistas? Es una posibilidad.

¿Ahora, no será más “compañero” redoblar el esfuerzo y trabajar más para que la riqueza sigacreciendo y pueda seguir permeando a los que menos tienen como ocurrió durante la última década? ¿O acaso existe una manera má genuina de reproducir la riqueza que invirtiendo y trabajando?

¿Acaso es culpa de nuestros gobernantes descorazonados que en China hayan devaluado su moneda en pro de solucionar problemas en su gigantesca economía y estén cayendo losprecios de las materias primas que compran en el mundo entero, incluido Uruguay?. ¿O queEstados Unidos, la primera economía del orbe, se esté recuperando de un gran letargoeconómico y por eso suba el dólar a nivel mundial?

¿El presidente Tabaré Vázquez y su ministro de Economía, Danilo Astori, deseaban que Brasil yArgentina estén enlodados en semejantes problemas económicos e incertidumbre política o que Europa esté envuelta en los desajustes económicos que no logra dejar atrás?

La respuesta a esas preguntas es muy personal. La de las corporaciones ya las conocemos.

Paros y huelgas de docentes por doquier castigando a los niños y adolecentes que menos tienen y como sus bolsillos evidentemente mejoraron en los últimos tiempos ahora planean protestas fashion como una 6 K, una correcaminata de 6 kilómetros que prepara la central sindical PIT-CNT para octubre en reclamo de que el presupuesto educativo alcance al 6% delPIB en la Ley de Presupuesto que el Poder Ejecutivo se apresta a enviar al Parlamento.

La cifra mágica era el 4,5%. Se alcanzó durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez, se superó en el siguiente y los logros educativos brillaron por la ausencia, así que ahora enumerito “salvador” es el 6%. No importa que la torta (el PIB, la producción total de bienes yservicios vaya a ser menor) Quieren el 6% y la manera de colaborar es amenazando con más huelgas como si la riqueza de un país cayera del cielo.

Y seguramente después vendrá algún otro paro general para protestar por el cierre de Fripur, alguna otra eventual fábrica cerrada, contra el TISA, en solidaridad con el “progresismo”regional, el rechazo a la “injerencia gringa” en algún lugar del planeta o porque en Cuba empiezan a proliferar empresas multinacionales . La razón no importa, siempre habrá una. ¿Y trabajar?

“No es verdad que las empresas estén con una plusvalía enorme; además si la tuvieran debenreinvertir porque la llegada de capitales será mas difícil”, razonó Corallo durante la charla de marras.

Sería sensato que la sociedad toda fuese consciente de la seriedad de la hora antes que el olor se expanda.


Comentarios

Acerca del autor