Algunos mitos sobre la vejez

Muchos son los preconceptos sociales que se identifican con la ancianidad. La doctora argentina Margarita Murgeri despeja algunos
La llegada de la tercera edad puede causar ciertos miedos o generar dudas, por eso la doctora argentina Margarita Murgieri, miembro del comité organizador del XIII Congreso Argentino de Gerontología y Geriatría fue consultada por el diario argentino La Nación para echar por tierra algunos mitos que se tienen sobre la vida del adulto mayor.

El primero es la dependencia y las enfermedades identificadas con la vejez. La doctora opina que personas mayores de 65 años pueden ser activas y tener un buen estado de salud, por lo cual este mito no es una realidad para toda la población adulta.

El deterioro cognitivo es un aspecto que tampoco es generalizable. Según Mugieri el cerebro, gracias a su reserva cognitiva o plasticidad neuronal, todavía puede seguir aprendiendo cosas. En la memoria se mantiene la inteligencia y todo lo aprendido, sin embargo, la práctica adquiere una mayor importancia.

La rigidez es otro adjetivo asociado a la ancianidad, pero esa es una característica que depende de la personalidad y no de la edad. Asimismo, el estrés es un síntoma que disminuye con la edad.

La belleza, según Murgieri, es una construcción social que se iguala con la juventud. Esto, afirma, afecta en particular a las mujeres. La presión social por mantenerse joven se arrastra hasta la tercera edad, donde muchas personas intentan mantener una imagen moderna.

Este aspecto también se relaciona con la felicidad. Sin embargo, estudios afirman que la madurez afectiva es mayor en la tercera edad, y que las personas no son ni más ni menos felices que en años pasados.

Por último, la sexualidad en la tercera edad tampoco disminuye, sino que se desarrolla durante toda la vida.


Populares de la sección