Alrededor del 60% de la cosecha de trigo sigue en manos de productores

Una de las principales limitantes para la exportación es el escaso volumen disponible en las plantas
Se estima que aún hay un volumen importante de la cosecha de trigo en manos de los productores, en el entorno del 60%, aunque se trata de estimaciones privadas y no de datos oficiales. Los agricultores mantienen el producto en bolsones, en sus campos, a la espera de mejores precios.

Al inicio de la cosecha había un stock de 300 mil toneladas, luego se cosecharon unas 800 mil toneladas, luego las plantas compraron unas 200 mil toneladas y otras 100 mil se consumieron para ración de corrales de engorde. Se cree que en plantas de acopio hay unas 200 mil toneladas, como máximo.

Los volúmenes vendidos por productores fueron fundamentalmente para cerrar aspectos financieros del cultivo, porque la rentabilidad fue negativa. Ese volumen que el productor vendió se entregó en las plantas de acopio y se hace difícil colocar en el exterior porque es poco. Una de las principales limitantes para la exportación es el escaso volumen de mercadería disponible. "No es fácil armar negocios porque cada barco lleva unas 25 mil toneladas", dijo a El Observador Agropecuario el director de Fadisol, Ignacio Foderé.

El mercado sigue trancado. Argentina ejerció una presión bajista muy importante, volcando grandes stocks a Brasil, Argelia y otros países de Asia como Tailandia. Eso impide que el precio avance y además el comprador internacional prefiere el trigo argentino, reconoció.

Foderé razonó que para estimar qué pasará con los precios hay que mirar el contexto internacional, sobre todo qué está pasando en el hemisferio norte. En Estados Unidos hay problemas en la zona de Kansas, pero aún no se ven grandes problemas. Europa del Este está produciendo muy bien, Francia espera una cosecha muy grande; y en el sur Australia, Brasil, Argentina y Paraguay tuvieron muy buenas cosechas.

Lo único que podría darle algo de soporte al precio del trigo es la fortaleza del real en Brasil, lo que le permite un mejor número al importador. Pero por otra parte el consumo interno de Brasil está muy reprimido, y además está bien abastecido. Otra oportunidad puede ser algún problema en el hemisferio norte o algún tema macroeconómico. Pero es difícil que eso ocurra, según el operador.

La calidad del producto de esta cosecha fue buena, aunque hubo interrogantes al inicio, por proteínas bajas, pero eso se corrigió inmediatamente, y al final el porcentaje de proteínas fue bueno.

Hay empresas que tienen mucho trigo de otras zafras y este producto es muy oportuno porque permite mejorar el stock remanente al mezclarlo. Pero eso depende de cada empresa, hay quienes tienen muy poco volumen de otras zafras y otras que tienen algo más.

Acerca del autor