Alta demanda

La televisión tradicional ha perdido pie frente a un mecanismo: la televisión on demand. Lo quiero ahora, lo miro ahora

Aire o cable, la televisión como tradicionalmente se ha visto parece tener los días contados. Canales como YouTube o Netflix, que requieren de conexión a internet, amenazan con desbancar del todo a la televisión que durante los últimos años ha logrado reinventarse y acomodarse a las nuevas tendencias. Ahora parece que será diferente y que la situación no es tan fácil para ella. YouTube, incluso, le da cuatro años de vida.

El gigante de videos de internet, que cuenta con un servicio de streaming hace unos meses, aseguró en la conferencia tecnológica Consumer Electronics Show (CES) 2016, realizada en Las Vegas, que si la televisión no se adapta a un nuevo método está destinada a desaparecer. YouTube entiende que las demandas y exigencias del público ya no son atendidas por la TV.

El director de negocios de YouTube, Robert Kyncl, aseguró que será su plataforma la que inicie este inevitable cambio, que pretende terminar con la TV tradicional dentro de menos de un lustro.

La televisión on demand ofrece lo que el público actual, que cada vez tiene más acceso a internet, busca: contenidos visuales a elección, para ver en el momento que le quede más cómodo, sin importar el lugar en que se encuentre, durante el tiempo del que disponga y sin esperar la programación impuesta por los canales de TV. Además, con los teléfonos celulares inteligentes, cada vez más accesibles, las plataformas online como YouTube y Netflix se abren paso con mayor intensidad.

Hoy en día, en Estados Unidos, YouTube tiene más audiencia que la televisión por cable. La generación Millennial —la nacida entre 1982 y 2000— ya es un segmento de 75 millones de personas en ese país, de acuerdo con el estudio State of the Broadcast Industry 2016, de Ooyala (empresa fundada por excolaboradores de Google); un público que redujo en 16% su consumo de televisión tradicional en 2015. El reporte indica que 16 millones de hogares no utilizan un servicio de televisión por cable, pero el 45% de esos 16 millones de casas sí utiliza una plataforma en internet para, al menos, una parte de su consumo de televisión.

"Los millennials prefieren cada vez más la televisión en plataformas en línea. También hacen uso de búsquedas y recomendaciones más que sus homólogos de mayor edad", aseguró Ooyala, citado por la revista Forbes.

El avance del servicio de streaming ha provocado la migración de un formato a otro. "Esa migración ha provocado que hasta el 6% de la población de Estados Unidos corte su servicio de cable. El 2015 fue el primer año en el que vimos que los proveedores de televisión experimentaron una pérdida neta de suscriptores durante el primer trimestre, que es tradicionalmente un período fuerte para ellos", añade el informe de Ooyala.

El avance de Netflix

Según la revista Forbes, el mercado de la televisión on demand en este país tendrá un valor de entre 8.000 millones y 10.000 millones de dólares este año, donde Netflix ya es la tercera emisora más grande de Estados Unidos. Netflix se ha popularizado también en Uruguay y su expansión aumenta en el mundo.

netflix2


La plataforma de distribución de series y películas anunció durante la feria de tecnología de consumo CES —que atrae a unas 3.600 empresas y a más de 150 mil participantes de 150 países— que amplió sus servicios a más de 130 países (que incluye a lugares como Rusia, India, Vietnam, Singapur, Polonia y Nigeria). Con esta adición, Netflix está disponible en un total de 190 naciones. Ahora están trabajando para ampliar sus servicios en China, indicó en ese foro el consejero delegado de la compañía, Reed Hastings.

Netflix permite acceder a películas y series en línea sin depender de las grillas de la programación local por una cuota mensual básica de 7,99 dólares. El servicio está disponible en Uruguay desde setiembre de 2011 y tiene unos 120 mil suscriptores.

Netflix vio la luz como un servicio de videoclub a domicilio y abandera ahora la transformación de la industria televisiva. La empresa subrayó en un comunicado que tiene ya más de 70 millones de miembros que disfrutan de más de 125 millones de horas de películas y series de televisión a diario, incluidas series exclusivas creadas para la plataforma.

La popular serie House of Cards, una trama política basada en la capital estadounidense con actores de primer nivel, como su protagonista Kevin Spacey, fue su primera serie original y debutó en febrero de 2013.

En una entrevista exclusiva para Cromo, el suplemento de ciencia y tecnología de El Observador, el cofundador de Netflix, Marc Randolph —retirado ya de la firma—, habló sobre la evolución del consumo de películas y series por internet. Se refirió a una "nueva lógica" en la creación de contenidos audiovisuales. "Está claro que va a seguir evolucionando. Si miro para atrás, me sorprenden varios hitos. Por ejemplo, Netflix surgió en Estados Unidos pensando en el público de ese país; y, sin embargo, llegó a ser un servicio mundial. La serie Narcos, desarrollada por este medio, está hablada 80% en español, con subtítulos en inglés. Esto marca lo impredecible que puede ser el futuro. Cada vez más gente consume desde su teléfono, su tableta o PC y, además, la atención que se le da al contenido es muy corta. Incluso hay quienes miran series en el transporte público. Sin duda, estamos ante una nueva lógica para crear contenidos audiovisuales. Y aunque no puedo decir qué pasará en los próximos años, puedo vaticinar que la experiencia en las salas de cine será mucho más inmersiva, comparada con la actualidad".

El gobierno uruguayo ha tomado nota sobre la evolución de Netflix y su influencia en las preferencias de los espectadores uruguayos. El año pasado, tomó la decisión política de gravar los productos de servicios streaming, como Netflix y Spotify.

En el mundo

La tendencia de crecimiento no solo se da en Estados Unidos. Es un asunto que alcanza al mundo entero. O casi. El estudio TV and Media Lab, realizado a escala mundial en setiembre de 2014 por la firma Ericsson, basado en 23 mil personas de entre 16 y 59 años, reveló que 5 de cada 10 televidentes prefieren decidir qué quieren ver y acceder a ese contenido en ese momento.

Este reporte añade que el 56% de los consumidores de televisión on demand asegura que prefiere ver todos los episodios de una serie de TV de inmediato, en lugar de esperar el día y la hora indicada por los canales. No es difícil conocer a alguien que se pase un fin de semana mirando una temporada completa de su serie favorita.

"Hay más shows de televisión que nunca en la historia", dijo Chuck Slocum, directivo del Sindicato de Guionistas de Hollywood, al calcular que hay 250 series en producción. Netflix y Amazon —otra firma que incursiona en esto de la televisión on demand y que nació como una librería— producen ficción de primera categoría, para lo que invierten una media de 3,5 millones de dólares por episodio, indicó en un artículo El País de Madrid.

En Uruguay, y según un informe de Cromo de El Observador, Cablevisión ofrece sin costo adicional para sus clientes una plataforma llamada Cablevisión Play para acceder a contenidos televisivos durante las 24 horas pero sin usar un televisor. Por su lado, Nuevo Siglo Now cuenta con el acceso a programas y fútbol y brinda un decodificador especial para mirar películas, así como los contenidos pay per view, lo que también permite Montecable y TCC Vivo. Este ofrece la opción de conectar el decodificador a internet para observar los contenidos de video on demand.

También está Direct TV que, al igual que las empresas de cable de Uruguay, ofrece la posibilidad de acceder a la plataforma online del canal HBO, el HBO Go. Desde julio de 2014 El Observador TV y desde el año pasado El País TV también ofrecen el servicio de televisión por internet y videos on demand.

"Hasta ahora, las empresas no han perdido un número sustancial de clientes, pero fuentes del sector indicaron que se espera que se registre una merma en los próximos años", subrayó el informe de Cromo publicado en junio de 2015.

Varias opciones

Hace casi nueve años, Apple fue uno de los pioneros del negocio al lanzar su Apple TV, aunque esta firma considera este rubro un "hobby" al no ser el eje central de su negocio. Pese a ello, Apple suele vender más de 1.000 millones de dólares al año en estos aparatos de streaming. Entre 2013 y 2014 varias compañías ingresaron en este negocio de la televisión on demand, como Amazon, con su Amazon Fire TV, o Microsoft, con su Xbox One. Google hizo lo propio con Chromecast, al igual que Yahoo; y Roku, de la compañía de igual nombre, lanzó el suyo en 2008. La cadena británica BBC también cuenta con su plataforma de televisión online.

Pero hay vida más allá de estos gigantes para ver contenidos audiovisuales por internet. También existen alternativas online, como Crackle, Mubi, Cuevana y, recientemente, Qubit, una empresa argentina fundada en 2010 con el objetivo de llegar a parte de la población que no accede a Netflix, según su fundador, Mariano Primavera.

Según Primavera, "lo que impide que muchos ciudadanos puedan acceder a estos servicios es la forma de pago: las tarjetas de crédito". "Así que llegó a acuerdos con varias operadoras de internet de distintos países para que incluyeran su costo en la factura telefónica. Aunque también se puede pagar con tarjeta de crédito", cuenta un informe de BBC.

El plan mensual con acceso a 1.000 películas cuesta unos 6 dólares. Qubit ofrece su servicio en Argentina, Colombia, Paraguay y Uruguay, y tiene más de 1 millón de clientes.

Crackle es la plataforma de televisión por internet de Sony Pictures Television —disponible en Uruguay— con series y películas, aunque cuenta con un catálogo algo limitado. Es gratis pero obliga a ver anuncios. Mubi, sitio similar a Netflix con un modelo de suscripción para acceder al catálogo, ofrece películas online y tiene 7 millones de usuarios. La suscripción mensual cuesta unos 8 dólares.

En tanto, la argentina y popular Cuevana fue durante mucho tiempo el principal competidor de Netflix en la región. Cuestionada legalmente, tiene unos 2 millones de usuarios. Esta opción ofrece bajar películas y series de televisión subtituladas en español de forma gratuita.

Otro sitio puesto bajo la lupa ha sido Popcorn Time. La aplicación gratuita, también muy popular, fue pensada como una alternativa a los servicios de streaming por suscripción. Popcorn transmite películas sin la autorización de las empresas propietarias, directamente desde YTS u otros rastreadores de torrents.

Estas iniciativas también han permitido la expansión global de la televisión on demand, una opción que amenaza seriamente a la televisión tradicional. Un signo de estos tiempos.

Nueva costumbre británica

Según informa la agencia EFE: "Una encuesta sobre los hábitos de consumo de contenidos audiovisuales de los jóvenes del Reino Unido reveló que los niños de entre 5 y 16 años pasan más tiempo al día en internet que mirando la televisión.

Los datos facilitados por la agencia Childwise, que cada año desde mediados de 1990 selecciona una muestra de 2.000 niños, evidencian por primera vez un cambio en la forma de consumir material audiovisual.

Tal y como revela el informe, el tiempo medio que gastan en internet cada día menores de entre 7 y 16 años se eleva a tres horas, en comparación con las 2,1 horas diarias que pasan frente al televisor.

Otros datos significativos de la encuesta muestran que 60% de los niños miran la televisión a través de su teléfono, su tableta o su computadora portátil, a la vez que 38% de ellos utiliza los servicios a la carta para ver programas de televisión.

El director del estudio, Simon Leggett, apuntó que los datos muestran cómo 'la forma de ver la televisión se ha redefinido' y ponen en evidencia un 'cambio histórico' en la manera de consumir contenidos audiovisuales.

Por lo que atañe a datos de consumo de televisión, la plataforma de servicio a la carta Netflix fue la opción preferida por más de la mitad de los menores que participaron en la investigación por delante de cadenas convencionales como BBC o ITV".


Acerca del autor