Alternativas de inversión para 2017

Expertos recomiendan opciones para ahorristas uruguayos desde US$ 10.000
¿Qué alternativas de inversión tienen los pequeños ahorristas uruguayos para 2017? El Observador consultó a los expertos Juan José Varela (Puente), Diego Rodríguez (Gastón Bengochea y Cía), Ángel Urraburu (Urraburu & Hijos) y Mariano Sardáns (FDI). Cada uno dio sus recomendaciones con opciones que están pensadas para personas que cuentan al menos con US$ 10 mil y quieren apostar con su capital. Los paquetes incluyen variedad de productos y combinan de distinta forma bonos y acciones, tanto del mercado local como internacional, pero descartan apostar a los vecinos (Argentina y Brasil).

También se busca contemplar el perfil del inversor con alternativas conservadoras, moderadas y algo más arriesgadas. En los portafolios hay apuestas fuertes por el dólar que se espera tenderá al fortalecimiento. Pero también se deja espacio para herramientas en pesos y unidades indexadas. En esta ocasión también sobresale el atractivo que despiertan las acciones del parque eólico Valentines de UTE.

La emisión que se realizó la semana pasada superó por completo las expectativas con una demanda tres veces y media superior a lo ofertado. Hoy se promociona como la vedette del mercado local dado el muy buen retorno en dólares que ofrece en comparación a otros productos. Son todas opciones que el pequeño ahorrista puede considerar de cara a un año que no estará exento de incertidumbre a nivel regional y global. En buena medida eso está dado por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Los mercados esperan expectantes cuáles serán sus primeros pasos una vez asuma su cargo, en medio de un contexto financiero que hoy también está marcado por la suba de las tasas de interés. Aún con preguntas todavía sin respuesta, el año 2017 ya está a la vuelta de la esquina y con él, como siempre, se presentan oportunidades.

Juan José Varela (Puente)

El experto recomendó un portafolio estándar integrado con bonos en pesos y en dólares de deuda uruguaya, y con distintos perfiles. Pero también valoró como buenas opciones para los pequeños ahorristas las acciones del parque eólico Valentines de UTE y las Obligaciones Negociables de San Roque para la parte de pesos. Una opción con característica conservadora se integra en un 10% con bonos soberanos de Uruguay (Global 2018) y el restante 90% por bonos en dólares (75% en Global 2024 y 15% en Global 2017). Una opción moderada es la de un portafolio con 15% de bonos en pesos (5% en Letras de Regulación Monetaria a 90 días y 10% en Global 2018, y el restante 85% en deuda soberana en dólares, 60% Global 2024 y 25% Global 2027). Un perfil más agresivo se compone de un 30% de bonos en pesos (compartido en partes iguales por Letras de Regulación Monetaria y Global 2018 en UI). Se completa con el otro 70% de bonos en dólares (40% Global 2024 y 30% Global 2027). "Con la incertidumbre global que tenemos hoy, recomendamos estar en inversiones a corto plazo para no estar tan expuestos a la suba de tasas y por lo tanto a una caída en los precios de los bonos por el efecto duration", afirmó Varela.

Diego Rodríguez (Gastón Bengochea y CíA)


El corredor recomendó como una de las apuestas principales para un inversor medio y con un horizonte de plazo de tres a cinco años ir por acciones globales, con una mayor ponderación al sector financiero, materias primas e infraestructura. Así el portafolio sugerido está integrado en un 25% por fondos de acciones globales (Estados Unidos y Europa). También hay espacio en un 15% para acciones del parque eólico Valentines de UTE que se colocó exitosamente la semana pasada. El paquete se completa con un 30% en bonos en UI (notas BCU a cinco años) y otro 30% en bonos en dólares (Uruguay Global 2027 y Corporativos HY (hight-yield) de Latinoamerica –bonos de alta rentabilidad–). Los rendimientos esperados van entre 6,5% y 8,5% anual en dólares. Para Rodríguez, no es momento de invertir en bonos de largo plazo si se toma en cuenta que se esperan subas sucesivas de tasas en EEUU. "Creemos que 2017 será un buen año para acciones en un contexto global de mayor crecimiento, suba de commodities, políticas monetarias algo más contractivas por parte de los bancos centrales y un repunte de la inflación global", dijo Rodríguez. El criterio de selección toma en cuenta aspectos como el retorno esperado, volatilidad, análisis táctico del mercado, plazo y aversión al riesgo.

Mariano Sardáns (FDI)

Explicó que desde el punto de vista teórico lo más conveniente sería dividir el portafolio en partes iguales con dólares y pesos. Pero para un pequeño inversor que solo cuenta con
US$ 10 mil lo ideal es apostar a un solo bono. "Cuando uno compra un bono se fija en la Tasa Interna de Retorno (TIR), pero ese concepto tiene como hipótesis para que se mantenga que cada uno de los cupones se recoloca en el mismo día a la tasa original. Mucha gente que por ahí tiene US$ 10 mil, coloca en dos bonos que pueden pagar cupones cada seis meses. Entonces, tiene cuatro cupones en cuatro fechas diferentes. Recolocar esos pequeños cuponcitos le come las comisiones mínimas", afirmó. Por eso, desde un punto de vista práctico, el experto es partidario de apostar a un solo título que tenga como mucho dos pagos por año. Hoy su preferencia se vuelca a un bono en UI, por ejemplo Letras de Regulación Monetaria, que en los últimos años han tenido rendimientos positivos. Otra alternativa podría ser un fondo de inversión uruguayo con títulos locales. No recomienda posicionarse en nada relacionado con inmuebles.

Ángel Urraburu (Urraburu & hijos)

El corredor ponderó una cartera integrada 70% en dólares y 30% en moneda local. Para el primer caso recomendó volcar US$ 4.000 en acciones del parque eólico Valentines, que tiene una rentabilidad anual estimada de 10%. Y los otros
US$ 3.000 en bonos del tesoro de mediano y largo plazo comprados dentro de 60 días, aproximadamente. Si bien los bonos del tesoro tuvieron un ajuste importante, aproximadamente 10% a 13% (después que Trump ganara la elección en Estados Unidos), se considera que cuando asuma la presidencia (mediados de enero), y se empiecen a conocer más datos sobre sus proyectos de ley, podría haber algún ajuste adicional más en el precio de estos papeles. Por ejemplo, el bono 2050 hoy tiene un rendimiento real de 5,7%. La recomendación es comprar este papel cuando su rendimiento supere el 6%. Para la parte en pesos, en una coyuntura con una inflación que parece estar bajo control, se recomienda posicionarse en Letras de Regulación Monetaria en pesos a 180 días, que hoy tienen un rendimiento de 14% anual. La rentabilidad de la parte invertida en moneda nacional es un 14% anual y el retorno promedio de la parte invertida en dólares es de 8,28% anual.


Populares de la sección

Acerca del autor