ALUR indaga si los pagos en negro a trabajadores se remontan al 2006

El directorio pidió saber cuánto fue el dinero girado y desde cuándo se hizo
Alcoholes del Uruguay (ALUR) ordenó a su departamento financiero especificar exactamente los montos pagos a los trabajadores de Bella Unión en calidad de "complemento" –según se estableció en distintos convenios a lo largo de una década– por los cuales no se hicieron aportes al Banco de Previsión Social (BPS).

Uno de los primeros documentos donde se establece que ALUR pagará a los cortadores y otros operarios nucleados en la Asociación de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA) una partida "plus", -como se le conoce en Bella Unión-, data del año 2008.

Sin embargo en la empresa consideran que esos giros al departamento de Artigas pudieron comenzar antes y por eso están revisando la documentación.

Según supo El Observador, antes de ese convenio de 2008 –que en representación de ALUR firmó el hoy senador Leonardo De León (Lista 711) en su calidad de coordinador de la empresa– existió otro acuerdo que, por el gremio UTAA, lo firmó Luis López, actual alcalde de Bella Unión por el Frente Amplio.

Allegados al directorio de ALUR comentaron a El Observador su convencimiento de que por esas partidas se debió pagar aportes a la seguridad social y asumen que deberán hacerlo.
La consulta de ALUR acerca de si debe pagar o no aportes por ese dinero fue trasladada la semana pasada al Banco de Previsión Social luego de que El Observador informó el martes 9 de la existencia de esos giros realizados a lo largo de 10 años.

El BPS pasó el caso a su Asesoría Tributaria y de Recaudación (ATyR) que se tomará su tiempo para responder. En el directorio del BPS están expectantes de la decisión técnica de ATyR, según consultas de El Observador.

De acuerdo a un comunicado de ALUR del martes 9, "en el año 2007 se tomó la decisión de pagar esa partida a los cortadores contratados por la Asociación de Plantadores de Caña de Azúcar del Norte Uruguayo, con el fin de fortalecer e incentivar la productividad en un sector vulnerable del país cuyo ingreso anualizado promedio mensual es de $ 10.000".
Ese pago, según el actual directorio de ALUR, benefició a 1.500 trabajadores zafrales a un promedio de $ 7.500 por trabajador por año.

Sin embargo, de acuerdo a datos del gremio UTAA, la partida "plus" llegaba no sólo a los cortadores de caña de azúcar, que son 1.585, sino también a otro millar de trabajadores como maquinistas, tractoristas y cargadores.
En el convenio del año 2008, por el cual ALUR se comprometió a pagar "un complemento" a los trabajadores y no "una donación" como dijo el senador De León en radio Carve, se menciona, entre los beneficiarios, a "los operarios que trabajan con los grapos, es decir el grapero y los rejuntadores de caña".

Según UTAA, el último pago extra recibido rondó los $ 11 millones.
Los montos a pagar, que eran retirados en Artigas en locales de Red Pagos, variaban de acuerdo a las toneladas de caña de azúcar que se cortaban en la zafra.
La zafra de la caña dura 5 meses y la actual vio retrasado su comienzo por la falta de acuerdo en lo salarial.

El jueves 11 en el Ministerio de Trabajo se firmó un acuerdo salarial entre la Asociación de Plantadores y el gremio UTAA con una extensión de tres años. Por otro lado, se concretó un preacuerdo entre los plantadores y ALUR, donde la empresa se compromete a pagar la partida extra que hoy reciben directamente los trabajadores. Lo hará a través de los plantadores y haciendo los aportes a la seguridad social.

Justicia
Por otra parte, senadores de los partidos Nacional, Colorado e Independiente colocarán su firma para ampliar la denuncia penal realizada sobre la gestión de ANCAP donde se indaga si hubo irregularidades o delitos. En esa instancia presentarán información y documentos sobre los pagos de ALUR a trabajadores sin hacer aportes. Unidad Popular aún no evaluó si participará de la ampliación de la denuncia, según informó a El Observador el diputado Eduardo Rubio.

De todos modos, el legislador comentó que lo ocurrido en ALUR muestra "el desastre de la gestión" que "es totalmente improvisada". "Todo se hacía sin control y en cierto sentido con un sentimiento de impunidad en el manejo de los dineros públicos. Esto es lamentable", afirmó Rubio l


Populares de la sección

Acerca del autor