¿América Latina está abarrotada?

América Latina no corre riesgo de sobrepoblación, pero la presión demográfica es tal vez hoy más evidente es en sus zonas urbanas
*Por David Castells-Quintana

América Latina alberga a cerca de 650 millones de latinoamericanos, alrededor de uno de cada 10 habitantes del planeta, que hoy cuenta con 7 mil millones de habitantes. Y se espera que para dentro de una generación seamos 9 mil millones. Estos altos niveles de población sin embargo, son muy recientes ya que hasta hace menos de trescientos años la población total de la Tierra era de apenas mil millones de personas, de los cuales solo 10 millones vivían en nuestra región.

Los cambios demográficos a largo plazo definen lo que se suele denominar como "transición demográfica". Este proceso se caracteriza por la caída de las tasas de mortalidad en una primera instancia, por lo que la población tiende a un crecimiento acelerado, y posteriormente como consecuencia, a una baja de la natalidad, con lo que la población se estabiliza. Dicha transición es central en el proceso de desarrollo económico, y culmina con una densidad de población elevada pero estable.

En regiones como Europa, el crecimiento poblacional se ha estabilizado hace ya décadas, pero este no es el caso en muchos países de nuestra región. Si bien la transición en América Latina está casi completada debido al ralentizamiento del crecimiento demográfico en los últimos años, –por debajo del 1% anual, según datos de Naciones Unidas– países como Bolivia, Ecuador, Belize y Guatemala todavía tienen tasas de crecimiento cercanas al 1,5% o superiores. Aunque una tasa de 15% anual parezca reducida, esto implica que su población se doblará en aproximadamente una generación.

Si bien América Latina no corre riesgo de sobrepoblación, donde la presión demográfica es tal vez hoy más evidente es en sus zonas urbanas. Actualmente el 70% de la población latinomericana es urbana debido a las corrients migratorias del último medio siglo hacia las grandes urbes como Buenos Aires, Lima, Bogotá, Caracas, Sao Paulo, Rio, o Ciudad de México, algunas de ellas con más de 20 millones de habitantes. Ciudades que reciben cada día a miles de nuevos residentes y donde millones viven en condiciones muy precarias, sin acceso a servicios básicos como agua potable, alcantarillado o electricidad.
En regiones como Europa, el crecimiento poblacional se ha estabilizado hace ya décadas, pero este no es el caso en muchos países de nuestra región.
Desde varios ámbitos, incluida Naciones Unidas, se han intensificado últimamente los llamados sobre el reto de una población global de acelerado crecimiento. Uno de los que más ha alertado sobre los desafíos de la sobrepoblación mundial es el economista Jeffrey Sachs, autor de Economía para un Planeta Abarrotado (Editorial Debate, 2008). Según Sachs, estabilizar la población mundial es un imperativo global.

El crecimiento poblacional acelerado plantea varios desafíos para la humanidad en su conjunto. En primer lugar, el crecimiento del número de personas que vive en pobreza extrema, actualmente cerca de mil millones de personas, dentro de un marco de desigualdad global creciente. En segundo lugar, el deterioro medioambiental, principalmente el cambio climático global. Y por último, y en parte como resultado de los dos primeros, el auge de los fundamentalismos, no solo de corte religioso, sino también político.

América Latina no es inmune a estos desafíos. Nuestra región sigue siendo la más desigual del planeta y según estimaciones de la CEPAL, todavía alberga a más de 70 millones de personas viviendo en pobreza extrema. Muchas zonas, sobre todo las costeras, sufren de catástrofes climáticas derivadas del calentamiento global, como las lluvias torrenciales actuales en Perú. Finalmente, las tensiones políticas y posiciones extremas no hacen sino intensificarse, dividiendo a la población y erosionando la convivencia y capacidad de buen gobierno. Todos desafíos que requieren una respuesta decidida y urgente por parte de nuestros líderes.

David Castells-Quintana es colombiano, doctor en economía y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, especializado en economía internacional, economía urbana y desarrollo económico. Ha publicado recientemente Los Retos de un Planeta Abarrotado (RBA Editores, 2017).

Comentarios