América Latina: lugar de paso y reclutamiento para el Estado Islámico

Un experto ruso y otro estadounidense plantean que pueda ser un área de reclutamiento
La advertencia de dos expertos de Rusia y Estados Unidos sobre la posibilidad de que América Latina pueda transformarse en territorio de paso e incluso sea una base de reclutamiento de grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) quedó repiqueteando en los oídos de quienes pudieron escucharlos en los últimos días.

Es que hasta el momento las actividades de esa organización yihadista han tenido como centro de operaciones básicamente a países de Europa y otras áreas del planeta no menos estratégicas.
Pero América Latina, al menos hasta hoy, no había estado presente en la consideración de expertos militares como una región en la que ese grupo pudiera sentar sus reales.

Sin embargo, el pasado jueves 6, quien encendió las alertas en ese sentido fue el jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Kurt Tidd, quien en un extenso informe ante el Senado advirtió de esa situación.

Tidd planteó que el Estado Islámico podía intentar radicalizar a determinados sectores y aprovechar las rutas y la infraestructura del crimen organizado para ingresar a Estados Unidos a través de la frontera con México.

Lugar de paso

Pero, además, sugirió que en algunos países de América Latina y el Caribe hay personas "radicalizadas" que podrían constituir un caldo de cultivo para reclutar nuevos combatientes para esa organización.

La advertencia no quedó como un hecho aislado, pues ese mismo día, en una conferencia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el director adjunto del Departamento de Nuevos Desafíos y Amenazas del Ministerio de Exteriores de Rusia, Dmitri Feoktístov, sostuvo que, en el futuro, los yihadistas podrían usar a los países de la región como un territorio de tránsito.

No obstante, el experto señaló que nadie vinculado al mundo árabe "se ha radicalizado" en América Latina, de forma tal que exista la presunción sobre la organización de alguna "actividad concreta" en esta región.

Falta de preparación

Por ejemplo, para la experta argentina en defensa y seguridad, Rut Diamint, la tesis de que América Latina y el Caribe pueden convertirse en región de tránsito para el Estado Islámico no tiene sustento real.

"Nadie está exento de que eso pueda pasar, pero no hay ningún dato real que permita pensar que esto tiene algún fundamento", consideró Diamint, consultora del Ministerio de Defensa de Argentina en 2003 y 2004 y profesora del Departamento de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella.

En tanto, para el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Paraíba, Marcos Alan Ferreira, un país como Brasil, el más extenso y poblado de la región, carece de preparación para "prevenir" ataques terroristas.

Esa falta de preparación, consideró, responde a las "dimensiones" del país, a la "magnitud" del problema y a que Brasil carece de un historial sobre "este tipo" de violencia.

No obstante, el analista aseguró que un "punto sensible" para la actuación de grupos terroristas como el Estado Islámico es Foz de Iguazú, ubicada en la triple frontera con Argentina y Paraguay (ver recuadro). En su opinión, en esa zona reside una población musulmana importante y la financiación de "determinados grupos podría salir de allí".

Para Ferreira, las autoridades no temen tanto un ataque como que se envíe dinero desde allí hacia otros países.

Frontera porosa

Otra zona delicada es la fronteriza con Perú y Colombia, donde existen diversas rutas muy transitadas por los traficantes de armas y drogas, por lo se teme que los yihadistas pudieran utilizar esas vías ya abiertas.

En tanto, pese a que México también tiene una frontera "porosa" para la inmigración irregular y el narcotráfico, hasta el momento resultó impenetrable para potenciales terroristas, según el investigador en geopolítica del Centro de Estudios de Asia y África del Colegio de México, Gilberto Conde Zambada.

"La frontera con EEUU se consolidó con una larga colaboración muy importante de todo el aparato de seguridad y migratorio, que desde hace décadas consideró una prioridad apoyar los esfuerzos encabezados por Washington en la zona", dijo el experto, coordinador y coautor del libro "Siria en el torbellino de Oriente Próximo".

Los terroristas nunca entraron a Estados Unidos por México porque ese país fue "celoso" en sus políticas migratorias, aún antes de los fenómenos de migración y narcotráfico, que son de naturaleza diferente.

"No hay registros ni nada que sustente las advertencias", estimó Conde Zambada.

Creen que puede haber migración hacia la región

La presión que afronta el Estado Islámico en Siria e Irak puede generar que los terroristas busquen un desplazamiento hacia países de América Latina, observó el experto en Medio Oriente, Ricardo Bajo Herrera, director de Le Monde Diplomatique en Bolivia.

"La presión sobre el terreno de conflicto puede obligar a los yihadistas europeos a volver a su continente y recordemos que también hay, entre sus soldados, ciudadanos de América Latina", remarcó.

Para el académico chileno Pablo Sapag, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, América Latina "no comprende" el fenómeno del EI porque "está bebiendo de fuentes manipuladas en su origen, y que presentan a esta organización como territorializada, cuando es global".

Así, según él, América Latina no tomó real conciencia del problema.




Fuente: El Observador y Sputnik

Populares de la sección