Amnistía pide a Macri ser "fuerte voz de derechos humanos" en Venezuela

La organización señaló que su condena a Maduro supuso un "aire de esperanza" para la sociedad venezolana
Amnistía Internacional (AI) pidió que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, se convirtiera en una "fuerte voz" que luche por los derechos humanos en Venezuela, donde su condena a la actuación del gobierno de Nicolás Maduro supuso un "aire de esperanza" para la sociedad civil.

Durante un encuentro con la prensa en Buenos Aires para desglosar el informe anual que la organización no gubernamental presentó en París, el director ejecutivo de Amnistía Internacional Venezuela, Marcos Gómez, apuntó que el mandatario se convirtió en un "aire de esperanza" para las "víctimas" de la sociedad civil venezolana, que lo ven como una "persona de referencia" en la región.

Gómez hizo referencia a las declaraciones de Macri, que en varias ocasiones condenó la violación de derechos humanos por el gobierno de Maduro, como ocurrió durante una cita con medios españoles la pasada semana en la que pidió que dejaran de utilizarse "eufemismos" con el país caribeño porque allí "no se respeta la democracia".

El director de AI Venezuela hizo hincapié en que para que sus dichos tengan sentido, el jefe del Ejecutivo argentino tiene que ser un "campeón" de los derechos humanos en su propio país, involucrar a las fuerzas sociales y poner en marcha planes "realizables y medibles".

En ese sentido, le pidió medidas concretas, como que logre la liberación de Marcelo Crovato, un argentino-venezolano que, según la organización, fue detenido arbitrariamente en abril de 2014.

"Definitivamente así va a poder ser una fuerte voz en la región, una fuerte voz de derechos humanos que requiere Venezuela", agregó.

Con él coincidió Mariela Belsk, la directora ejecutiva de AI Argentina, quien recriminó a Argentina que se muestra "mucho más comprometida" con los derechos humanos en los organismos internacionales "que domésticamente" y vio contradictorio que el mandatario pidiera la liberación del opositor venezolano Leopoldo López cuando mantiene detenida a la activista Milagro Sala.

Por otro lado, Gómez hizo hincapié en las violaciones de derechos humanos que denuncia el informe anual, como son las detenciones arbitrarias y "sistemáticas" de activistas y opositores, los juicios a civiles por tribunales militares o la falta de libertad de expresión y los ataques a periodistas.

Asimismo llamó la atención sobre la emergencia económica que vive el país caribeño y para la que, a su juicio, no se han adoptado medidas "inclusivas" sino "discriminatorias", que favorecen a un sector de la población.

Fuente: AFP

Populares de la sección