Anabella Junger

Gerente de Relaciones Públicas de Sheraton Montevideo Hotel

“En mi trabajo hago de todo. Ventas, eventos internos y externos, marketing, de todo. Estoy desde que abrió el hotel hace 12 años, no es pavada.  Mi problema de salud empezó hace como 16 o 17 años, ahí me hicieron un trasplante de riñón, que fue de mi mamá. Después, estuve bien durante siete años, y hace cuatro me volvieron a trasplantar, el día de mi cumpleaños. Por este problema de salud aprendí a poner prioridades y algo muy importante: aprendí a disfrutar de mi trabajo y a no padecerlo, como le pasa a mucha gente.

Mi enfermedad requiere hacer controles con mi equipo de trasplante, pero vivo de manera completamente normal, te diría que más normal que la mayoría de la gente. Gracias a Dios, siempre elegí conectarme con la vida. Hay gente que no tiene ningún problema de salud y elige conectarse con la muerte, vive sufriendo y quejándose. Yo no, siempre elegí conectarme con la vida. Entiendo que lo que viví me hizo ser como soy, me hizo aprender miles de cosas y no lo cambiaría”.


Comentarios