Analista francés relativizó las buenas perspectivas de la carne ovina

Neil Beaumond, de la consultora francesa GIRA, dijo que hay problemas de costos y rentabilidad
La producción de carne ovina en el mundo "no tiene el mismo dinamismo que otras carnes, como la de aves" y solo capta "el 7% de los US$ 140 mil millones" que se mueven en el comercio mundial de carnes, dijo Nils Beaumond al disertar ayer en el Seminario Internacional de Producción Ovina.

El analista francés de la consultora GIRA relativizó las buenas perspectivas de la carne ovina, debido a factores como la crisis de la Unión Europea (UE), que lideró las importaciones hasta la crisis de 2008, aunque reconoció que "siempre existe demanda en muchos países musulmanes", y en China, que es el principal comprador mundial, que sacudió el mercado "pero con volatilidad".

Beaumond analizó también a los consumidores de los principales compradores de carne ovina, donde las buenas perspectivas llegan de la mano de los países cuya población crece y en los que hay un crecimiento económico.

El analista francés puso como ejemplo Medio Oriente y el norte de Africa como dos zonas con perspectivas de un incremento del consumo de carne ovina por esos motivos –más población y mejora de las economías–.

El crecimiento de la demanda de carne ovina será impulsado por Brasil, China e India

Respecto al futuro de la producción, Beaumond señaló que "hay un crecimiento en países en desarrollo donde, en general, la carne ovina no forma parte de una economía de mercado estructurada", en tanto que en las cadenas más estructuradas en los países desarrollados hay especialización de las razas, costos de mano de obra, faena en frigoríficos con normas sanitarias".

En definitiva, en las cadenas más estructuradas "hay más productividad, pero costos más altos y problemas de rentabilidad".

Beaumond vislumbró que el crecimiento de la demanda será impulsado por Brasil, China e India, al tiempo que alertó que la carne ovina "es la más cara del mundo y hay problemas económicos en países desarrollados y los consumidores compran carnes más baratas, como la de ave".

Por otra parte, el experto francés analizó que la carne ovina tiene una imagen con aspectos buenos –es considerada natural, es una tradición en las fiestas religiosas musulmanas– y aspectos negativos, como "el gusto fuerte, es percibida como difícil de cocinar, hay ausencia de productos elaborados y se dice que el costo ambiental es mayor".

En resumen, Beaumond remarcó que "hay demanda, tiene buena imagen, es tradicional, pero tiene problemas serios de costos y rentabilidad".


Populares de la sección

Acerca del autor