ANCAP espera mayores pérdidas para sus negocios en Argentina

La empresa Carboclor no se recupera y su horizonte es complejo para el resto del año

La petroquímica Carboclor que ANCAP opera en Argentina sigue sin mostrar señales de recuperación. El panorama observado en 2015 que la llevó a tener su peor resultado desde el 2003, con pérdidas por US$ 7,4 millones, no parece tener variaciones que hagan pensar en una recuperación.

Según el balance correspondiente al primer trimestre del año al que accedió El Observador, el negocio arrojó pérdidas por US$ 623 mil y para lo que resta de 2016 la perspectiva es que los resultados empeoren, según admitieron autoridades de ANCAP.

Esa proyección no pasa desapercibida en el nuevo directorio del ente, que hace algunas semanas anunció su intención de buscar un socio e incluso desprenderse totalmente de esa unidad de negocios. Hasta ahora, la performance de la petroquímica no se ajusta con la estrategia de mejora de gestión que persigue la nueva administración donde "cada peso cuenta", como ha repetido la presidenta del ente, Marta Jara.

Uno de los motivos que lleva a ANCAP a repensar el negocio es la prohibición de comercialización de uno los principales productos, el MTBE (componente de alto octanaje para la elaboración de naftas sin plomo no contaminantes) que ya no podrá venderse en el mercado argentino. La producción de ese producto fue de 6.715 toneladas en el trimestre, 5% mayor respecto del mismo período del año anterior.

En ese contexto, se espera que los resultados se vean afectados en el segundo semestre del año dada la nueva regulación. Por eso se están tomando medidas para mitigar "ese impacto", había dicho Jara. Se considera que la unidad de negocio podría tener un giro más logístico que industrial a futuro. El giro de Carboclor es actualmente en 90% industrial y 10% logístico. Uno de los principales activos es una terminal de almacenaje y servicios portuarios en la localidad de Campana.

El balance de la empresa sostiene que la compañía espera una reactivación del mercado interno asociada a cambios en las políticas macro y microeconómicas, junto a "esquemas vinculados" a las importaciones que permitan una mayor competitividad.

A nivel de costo de ventas, "la empresa está focalizada en la contención de los costos operativos con el fin de mejorar la competitividad en los distintos mercados donde comercializa los productos", dice el balance.

Los ingresos totales por venta de productos y prestación de servicios alcanzaron en el trimestre la suma de US$ 16 millones, de los cuales US$ 13 millones corresponde al mercado interno y US$ 3 millones provinieron de exportaciones a mercados regionales.

A nivel financiero se indica que se trabaja "con los bancos principales" para mejorar la estructura de financiamiento, "buscando mantener tasas de interés que en el mercado argentino se encuentran al alza".

La sociedad también finalizó el proyecto de construcción de una reserva estratégica de gas licuado de petróleo que permitirá almacenar y disponer de volúmenes de corrientes de gases licuados de refinería, aumentando la flexibilidad operativa de la planta.

Esto permite el acopio de materias primas durante paradas programadas y no programadas de la planta, y da la posibilidad de alquilar almacenamiento a terceros. En materia energética, la empresa trabajó en la optimización de los consumos de gas y vapor, y no sufrió restricciones como en otras ocasiones, según se indica.

Carboclor es propiedad en 75% de Ancsol SA (la firma que tiene ANCAP en Argentina) y 25% de las acciones pertenece a privados y cotizan en la Bolsa porteña. En 2015, la empresa completó tres años consecutivos con pérdidas luego de que en 2014 la pérdida fuera de US$ 5,5 millones y en 2013 de US$ 3,5 millones. Si se analiza el trienio, las pérdidas acumuladas por la empresa ascienden a los US$ 16,4 millones. El período más favorable fue entre 2006 y 2012, cuando obtuvo ganancias por US$ 5,9 millones, pero esa racha se cortó a partir de 2013


Petróleo Brent está 3% por debajo de referencia ANCAP

Los futuros del crudo Brent llegaron ayer a los US$ 47,6 el barril en los mercados internacionales. Eso ubica al petróleo de referencia de ANCAP un 3% por debajo de la última referencia definida por el ente en octubre pasado de US$ 50,2 por barril y un dólar a $ 29,6. Ayer la divisa estadounidense cerró a $ 30,29 en el promedio de operaciones mayoristas.

Los números también fueron favorables para ANCAP en el trimestre abril-junio que cerró 1,1% por debajo de la referencia. En promedio, durante ese periodo el costo del barril de petróleo para ANCAP fue de $ 1.470 cuando sus tarifas contemplan un costo de $ 1.486.

Pese a la coyuntura favorable observada desde principio de año, los precios de los combustibles se han mantenido sin cambios, aun cuando hubo margen para corregirlos a la baja. El gobierno dio prioridad a mejorar las finanzas públicas –y en particular las del ente petrolero–, y por eso cerró la puerta a modificaciones que incluso podrían ayudar a aliviar las presiones inflacionarias. ANCAP perdió el año pasado US$ 198 millones.

El barril de petróleo para entrega en septiembre registró ayer una suba de 0,82% . De esa forma, el crudo del mar del Norte terminó la jornada en el International Exchange Futures con un avance de US$ 0,39 respecto a la última negociación, cuando acabó en US$ 47,22.

El ascenso del Brent se produce cuando China, segunda economía mundial, anunció un mejor desempeño en su actividad segundo trimestre de este año, lo que sorprendió a los analistas y los mercados, impulsada por las políticas de estímulo y al empuje del sector inmobiliario.

Por otra parte, impulsó al alza el precio del barril europeo el abaratamiento del dólar, la divisa en la que se negocian los futuros del petróleo. (Con información de EFE)