ANCAP planea bajar 200 empleos para viabilizar área del cemento

Directorio aprobó llamado para 43 vacantes con rechazo de oposición

ANCAP mantendrá sus tres unidades de negocio de cemento Pórtland aunque ultima una reestructura que prevé el recorte de unos 200 puestos de trabajo entre públicos y privados, de los 650 que actualmente emplea. Esa unidad de negocio arrastra pérdidas superiores a los US$ 200 millones en la última década.

Hace poco más de tres semanas, la Federación de Trabajadores de ANCAP (Fancap) recibió "el compromiso" del gerente general del ente, Ignacio Horvath, y del gerente de la División Pórtland, Fernando Acuña, de que se mantendrán activas las dos plantas de cemento de Paysandú y Minas y el centro de distribución de Manga.

Sin embargo, en ese encuentro los técnicos del ente –que están trabajando en la reestructura del sector Pórtland– revelaron que para hacer rentable el negocio una de la acciones será la reducción de la plantilla en unos 200 trabajadores, incluyendo algunos del propio ente, privados y empresas tercerizadas que prestan servicios zafrales, informó a El Observador el dirigente de la Fancap, Artigas González.

En esa instancia, la Fancap le hizo saber a los jerarcas del ente que no estaba de acuerdo con una propuesta "al barrer" de eliminar 200 puestos de trabajo, aun cuando parte de esos cupos pertenecen a privados que están por fuera del gremio. El sindicato está dispuesto a negociar un camino intermedio, ya que hay un grupo importante de trabajadores que está próximo a jubilarse en el transcurso de este año.

De todas formas, el dirigente sindical admitió a El Observador que en "algunas áreas" del negocio del cemento el personal "puede estar gordo", pero hay otras que requieren un número mayor de trabajadores. González consideró que "lo ideal" sería recapacitar a trabajadores que ya están trabajando en la unidad Pórtland porque formar un trabajador desde cero demanda como mínimo un par de años. Los técnicos de ANCAP quedaron en presentar una propuesta definitiva de la reestructura que prevén implementar en el correr de las próximas semanas. Si bien aún no está el dato cerrado, ANCAP estimó en el Parlamento que el negocio del cemento cerrará con un rojo de US$ 25 millones en 2016, un resultado menos malo respecto a los US$ 27 millones que perdió el año anterior.

Llamado para vacantes

El directorio de ANCAP tuvo como tema sobresaliente en la sesión de ayer jueves la ratificación de un preacuerdo que el sindicato del ente alcanzó en el Ministerio de Trabajo con negociadores de la petrolera estatal la semana pasada para completar 43 vacantes por medio de un llamado interno para las plantas de Pórtland de Paysandú y Minas, y el centro de distribución de Manga. Eso había desactivado en su momento un paro de 24 horas en La Teja y la ocupación de la planta de Paysandú, consignó El País.

Cuando se puso a votación el preacuerdo que los negociadores de ANCAP alcanzaron con Fancap, la ratificación salió con los cuatro votos favorables del oficialismo y el rechazo del representante de la oposición, el nacionalista Diego Labat.

En diálogo con El Observador, el director opositor explicó que rechazó la ratificación del preacuerdo porque considera que ANCAP "no debería" agregar 43 funcionarios a un negocio deficitario y sin rentabilidad como muestra el cemento.

Si bien se trata de un llamado interno, es decir, que solo podrán ser ocupados por trabajadores del ente petrolero, existe la posibilidad de que otras unidades de negocio de ANCAP pierdan personal y luego sea necesario realizar otra convocatoria para completar esos cargos.

Populares de la sección